Encerrona a Dan Clancy de Google Books

Encerrona a Dan Clancy de Google Books

por

Farándula geek y matea más encima

Aunque Google Books cerró un acuerdo de licenciamiento con miles de autores y editoriales, las críticas están lejos de terminar.

Básicamente, Google escaneó cientos de miles de libros sin pedir permiso a las editoriales ni a los autores, asumiendo que libros antiguos, ya fuera de catálogo y que sólo se encontraban en universidades, no sufrirían merma en sus ventas si acaso eran ofrecidos gratuitamente en formato digital. Hubiera seguido adelante si no le hubiera llegado una tremenda demanda, la cual finalizó con Google pagando USD 125 millones en lo que se ha catalogado como el mayor acuerdo de licenciamiento de la historia.

Hay un consorcio de poderosos interlocutores que integran Microsoft, Yahoo, Amazon y The Internet Archive entre otros llamado Open Book Alliance, que sostiene que un empresa con fines de lucro no puede apropiarse de esta manera de cientos de años de historia literaria, por mucho que haya pagado por ello. Google se defiende diciendo que, fruto de la negociación, se creó la organización Books Rights Registry, a cargo de recibir los pagos de licencias y distribuirlos a los autores o editoriales que corresponda, y que cualquiera puede hacer un acuerdo análogo con ella. Claro que ahora que Google ha escaneado 10 millones de libros es un poco burlarse sugerir que un competidor empiece a hacer su propio Google Books desde cero.

De esto y mucho más se habló en una presentación de Dan Clancy (arriba a la derecha) en la Universidad de Berkeley, en donde el director de ingeniería de Google Books tuvo poco espacio para explicar las bondades de la tecnología y pasó más tiempo respondiendo preguntas no muy simpáticas. La que lo dejó sin habla fue la de un estudiante de la School of Information de Berkeley, que dijo: “¿Qué clase de mensaje está enviando Google cuando aplica la técnica de copiar primero y preguntar después?“.

A mí no me consta que Google haya hecho pública su colección de libros con copyright escaneados antes de la demanda. Si es como yo creo, es igual que si yo tomo mi colección de comics y la empiezo a escanear y un abogado de la DC me pregunta:  “¿Y a quién le pediste permiso?” que yo sepa, mientras no publique lo escaneado no es asunto suyo si los escaneo, los quemo o los uso para trancar la puerta.

Como sea, Clancy aprovechó de señalar que la tecnología que están usando para escanear libros enriquece las técnicas de otras disciplinas. Por ejemplo, al escanear el mismo libro en 10 idiomas distintos, aprenden sobre las estructuras lingüisticas y enriquecen el motor de traducción de Google Translate. Creo que en este puro párrafo hay más valor y contribución a la cultura mundial que en un grupo de empresas que sólo quiere aguarle la fiesta a su competidor, aunque eso signifique sabotear el sueño de una biblioteca digital universal.

Link: More questions than answers on Google Books (CNET)