Apple vs Google ¿Se viene una guerra?

Apple vs Google ¿Se viene una guerra?

por

Después de varios años de noviazgo, Apple y Google parecen estarse distanciando. Son dos gigantes de la industria cuyo choque sacará chispas para bien de la competencia, la farándula geek y nuestros artículos de análisis.

Las parejas disparejas

Si mañana me dicen que Aston Kutcher y Demi Moore se separaron, no me extrañaría. Lo mismo con Angelina Jolie y Brad Pitt o Victoria y David Beckham. Creo que uno tiende a asociar la farandulización de una relación con su fragilidad, tal vez porque la misma sobreexposición echa a perder la convivencia.

En cambio si me dijeran que la reina Isabel de Inglaterra se separa de su marido, Felipe de Edimburgo, lo encontraría rarísimo. Ellos no se andan abrazando en público y hay pocas fotos de la pareja en el mismo lugar. Se diría que cada cual anda por su lado pero hey, el duque ha estado a su lado, discretamente, durante décadas. Es una pareja que no destaca por su pasión pero en cambio destila firmeza, constancia, estabilidad.

Creo que las alianzas Tech operan de la misma manera. Los grandes romances suelen ser tormentosos y la pomposidad de su anuncio sólo es superado por la estridencia de la separación. Al igual que en la vida real, estas uniones y desuniones van y vienen. Yahoo fue la femme fatale que se dejó seducir por  Microsoft y Google.  NVIDIA es la amante postergada de Intel y AMD que no abandonarán  sus divisiones gráficas pero correrán a sus brazos a la hora de sacar placas madres SLI. ATI es la esposa de AMD pero también tiene escarceos con Intel, y Apple es la chica difícil que durante años se negó a los brazos de éste último hasta ceder al asedio hace un par de años. Se juntan, se separan. Se abrazan para la foto y luego se apuñalan por la espalda.

Por el contrario, hay relaciones de largo aliento que no viven de conferencias de prensa ni abrazos fotográficos. Un ejemplo es la larga relación de IBM con AMD, quienes comparten la investigación que ha dado frutos como la tecnología Silicon on Insulator. Otro ejemplo, hasta el mes pasado, eran Apple y Google, que a mi entender están, bajo cuerda, completamente distanciados.

Conflictos de Interés

Hace tres años les conté sobre Eric Schmidt, CEO de Google que además ostentaba un sillón en el directorio de Apple. Era imposible no admirar a este Ph.D. en Ingeniería Eléctrica que estaba a la cabeza del gigante web y al mismo tiempo en el directorio del fabricante de hardware más ondero de la década. Lo que es más meritorio es que no se andaba paseando por los escenarios colgándose de la fama de Jobs. Es más: me costó encontrar una foto en que aparecieran juntos y no están posando sino simplemente conversando antes de un keynote (noten que también están Segei Brin y Chad Hurley).

Una de las pocas fotos juntos

Hoy, gracias a información enviada por Apple a la FCC, supe que en los casi 3 años de Shmidt como director de Apple éste trabajó prácticamente gratis. Un director cualquiera tiene derecho a 50.000 dólares anuales y opciones de compra de 30.000 acciones. Shmidt como gran cosa aceptó regalos promocionales y simbólicos por 15.000 dólares en total, en tres años. No es que este señor se esté haciendo rico en Google, porque se sabe que ahí cobra sólo USD 1 en forma simbólica.

Pero bueno, acá la idea no es hacerle una oda a Schmidt, sino tomarlo como ejemplo del creciente conflicto de intereses que ha terminado por distanciar a las compañías.

Schmidt renunció al directorio de Apple el 3 de agosto pero, según varias fuentes, llevaba varios meses excusándose en las reuniones que versaban sobre temas sobre los que él podría tener conflictos de interés, y esos temas eran cada vez más.

Cuando Schmidt se integró a Apple ambas empresas no competían entre sí salvo en servicios irrelevantes como el servicio de correo electrónico que a Apple le da lo mismo. Por el contrario, competían en diversos frentes contra Microsoft y un adversario en común es el mejor bálsamo para una amistad. Durante los 3 años que siguieron las cosas fueron cambiando y debo decir que fue Google el que empezó a rayarle los cuadernos a Apple.

Los productos de la discordia

Veamos. Google no tenía ningún sistema operativo. A fines del 2007, en cambio, Google anunció Android.  Si bien Android no compite directamente con el sistema operativo del iPhone (al menos hasta ahora nadie ha instalado Android en uno) Apple perfectamente puede haber interpretado la aparición de este sistema operativo como un golpe bajo. Mientras el sistema operativo del iPhone -y su AppStore- lo convierten en una plataforma más atractiva que Windows Mobile y Symbian (espero no me crucifiquen por decir esto) con la aparición de Android muchos dispositivos condenados a un OS no tan atractivo podrán optar ahora a una plataforma con empuje y promocionada por un gigante que domina la promoción y los canales de distribución. Ciertamente Nokia y Microsoft son empresas enormes y muy buenas en lo suyo, pero no han sabido promocionar al máximo sus sistemas para PDAs y smartphones. Si alguien piensa que a Apple no le afecta Android, baste recordar cómo reaccionaron ante WebOS, el sistema operativo de la Palm Pre que los enfrascó en varias declaraciones cruzadas con aquella firma.

Sistemas móviles frente a frente

Pero Android no es lo único en el ítem sistemas operativos, porque hace poco supimos la inminencia de -por fin- un sistema operativo Google que ya parecía el cuento del lobo. Se trata de Chrome OS y, aunque es pronto para pensar en él como “competencia de MacOSX” nadie nos dice que Apple no lo tome como otra traición.

Sigamos. Google no tenía navegador, pero hace un año presentaron Chrome. No sólo eso sino que está basado en Webkit, el mismo motor que potencia a Apple Safari. Mientras Apple se valió de los updates de iTunes y Quicktime para masificar Safari en el PC, al menos en un principio, Google no trepida en poner un aviso de Google Chrome en su buscador.

Sin ser un ejemplo de competencia directa, la negativa de Apple a aceptar la aplicación Google Voice para el iPhone levantó suspicacias de la prensa especializada y, claro, de la FCC, y esto creo que fue la gota que derramó el vaso, porque aunque a regañadientes, nunca se habían taponeado el uno al otro.  Todos los ejemplos que mencionamos antes pueden haber sido una ofensa para Apple como pueden haber pasado desapercibidos, pero en su conjunto y a la luz de las circunstancias, si yo fuera Apple mi sentimiento sería: “Se supone que eran nuestros aliados, y en vez de ayudarnos a promocionar nuestros productos sacaron los suyos propios”.

No envidio a Schmidt al pensar que tenía que salir de las reuniones cuando el tema a tratar era MacOSX, iPhone OS o Safari, eso debe haber sido muy incómodo. Bueno, en realidad sí lo envidio, pero por su cuenta bancaria.

A futuro, el contraataque de Apple

¿Qué sigue para el futuro? No hay que ser pitoniso para saber que con Schmidt fuera del directorio la competencia entre las aplicaciones de uno y otro se intensificará. Y si Google lleva casi 3 años invadiendo terreno de Apple, es seguro que empezaremos a ver el fenómeno contrario.

El sitio eWeek postuló la teoría de que el rechazo de Apple a la aplicación Google Voice se debe a que ellos quieren hacer un servicio analogo para incorporar a MobileMe. Actualmente esta plataforma, que reemplazó a .Mac y heredó de ésta la poca chispa y el cobrar por algo que se consigue gratis en cualquier parte, se enriquecería bastante si se le incorporara la posibilidad de tener un único número que reenviara las llamadas a todos tus teléfonos, o bien tomara el mensaje de voz. Es una adición interesante para el iPhone y bueno, por eso la gente se quejó tanto al negárseles la posibilidad de usar Google Voice.

Pero más interesante es la teoría de  Business Insider que dice que Apple está pensando construir un servicio de pago online al estilo Paypal. Ustedes dirán: ¿Qué tiene que ver Paypal con Google? Bueno, sucede que Google ya tiene un servicio que compite con Paypal, que es Google Checkout. Aunque Paypal está mucho más difundido, también es cierto que según muchos analistas es un sistema completamente subexplotado, que se durmió en los laureles y apostó a crecer sólo mediante más cobertura sin diversificar servicios, plataformas y canales.

Puede que en los próximos años veamos a Apple y Google compitiendo fieramente por desplazar a Paypal de su lugar de privilegio, lo cual puede no ser tan bueno para eBay, pero de seguro será interesante de ver. Sin ir más lejos, Google mostró la semana pasada un tutorial de 5 pasos para generar un widget de pago en línea con Google Checkout.  No es que Paypal no lo tenga pero el de Google es más fácil y -según dicen- mejor. Asi, como si nada, Google saca un producto que mejora la experiencia de uso y eventualmente puede ayudarle a ganar terreno en usuarios nuevos si no en los que ya usan Paypal. Ya lo dijimos pero vamos a repetirlo: Google tiene la potencia y ubicuidad para promocionar masivamente lo que quiera. Sólo como una idea, qué pasaría si ofrece USD 10 de crédito en Google Adwords si pagas con Google Checkout? Le sale prácticamente a costo cero.

Por su parte, Apple ya tiene un gigantesco negocio electrónico que es iTunes, hoy por hoy el uno de los mayores eTailers del planeta y por cierto más masivo que cualquier tienda material en venta de música, al menos en USA. Actualmente algunas aplicaciones del iPhone te permiten pagar con cargo a tu cuenta iTunes, asi que no es descabellado intentar expandir la cobertura. ¿Qué pasaría si en un futuro cercano el mismo iPhone fuera un medio de pago? Intercambias un handshake via bluetooth y pagas en una tienda real.

Tal vez nos estamos poniendo un poco fantasiosos y la rivalidad no crezca sino que se revierta. Pero, mal que mal, estamos hablando de dos empresas con un crecimiento explosivo en la presente década. Uno tiene un ecosistema cerrado en donde controla sus dispositivos y el software que puede correr en ellos. El otro es promotor de la libertad y la diversidad. Qué quieren que les diga, su choque eventual no sólo es probable sino que además sería muy entretenido de observar.

Fuentes: MacNN, Business Insider, Softpedia, eWeek