Miguel Almaguer: Director musical de Arcade [NB Interviú]

Después de terminado el concierto Arcade: Un Tributo a la Música de los Videojuegos, tuvimos la oportunidad de entrevistar al director de la Orquesta de Cámara Nuevo Milenio, Miguel Almaguer, quien junto a otros tres músicos creó este recital.

¿Cómo surgió la idea de Arcade?

La idea de este concierto surgió desde noviembre del año pasado, cuando el director Miguel Lawrence y yo estábamos platicando acerca de que, actualmente, los públicos de las orquestas oscilan de los 40 años para arriba. Nos dimos cuenta que no ha habido un llamado a las nuevas generaciones por parte de las instituciones, entonces, desde ahí empezamos a enfocarnos en este esfuerzo para poder captar nuevo público y demostrar que la música sinfónica tiene un poder y una pasión que mucha gente desconoce. Creo que la gente no va a estos conciertos porque simple y sencillamente no se les ha brindado la oportunidad de conocer esta fuerza de la música.

A partir de esa idea fue que hace cinco meses iniciamos el trabajo de preparar la música. Cuatro arreglistas dedicaron estos cinco meses a poder transcribir toda esta música que originalmente no estaba preparada para ser tocada por instrumentos reales. Es música muy difícil que, como se pretendía que fuera tocada por computadoras, tienen ritmos muy complejos, muy desfasados, que para un intérprete humano son muy difíciles, entonces hubo que adaptar todo esto para después dar paso al trabajo de ensayos y producción. Fue un muy bonito medio año.

¿Cómo fue el proceso para adaptar la música? ¿Consiguieron las partituras?

Básicamente de Internet estuvimos bajando los tracks extraídos de los juegos para estarlos escuchando continuamente. De ahí fue primero el trabajo de escribir tal cual la música como aparecía en el videojuego y luego empezar a repartir a la orquesta y aumentar esta visión de la música.

¿Cuál pieza fue la que les causó el mayor dolor de cabeza?

Realmente todas fueron muy particulares, quisimos crear un universo único en cada pieza. Creo que eso fue lo más difícil; no queríamos que pareciera que hicimos todo de corrido, entonces era hacer una pieza con su propio lenguaje y luego enfocarte en crear un nuevo lenguaje para otra melodía y que cada una tuviera una identidad aislada de las demás. Eso fue lo más difícil, el poder partir de distintos puntos de vista para cada momento.

¿Cómo fue el proceso de selección de las melodías?

Inició primero por mi parte, con lo videojuegos que yo jugué, con los que más conocía. Después, al invitar a otros arreglistas, ellos mismos propusieron sus favoritos. Cuando les platicábamos a los amigos que estábamos trabajando en esto, inmediatamente empezaban a decir ‘Tiene que estar tal, tiene que estar el otro’, entonces de los que más oíamos fue que se hizo la selección.

¿Quiénes forman el grupo de arreglistas?

Somos cuatro compositores jóvenes de Nuevo León: Jonathan Salas Ocañas, José Moreno, Carlos Hernández y un servidor.

¿Hubo alguna melodía que no entró en la selección pero que te hubiera gustado que se quedara?

Hubo muchas. La verdad, es que a mí me hubiera gustado tener una orquesta mucho más grande para poder hacer más cosas. Hay muchos videojuegos nuevos que requieren coros y cosas mucho más ambiciosas, ese fue el primer sueño que tuve. Pero te digo, había primero que romper la barrera de ‘no se puede’ de la gente. A partir de mañana estaremos trabajando en crecer esta visión.

¿Entonces piensan repetir Arcade con más músicos en la orquesta?

Aunque no precisamente repetirlo, sí hacer crecer el proyecto. Probablemente se toquen unas cuantas de estas piezas y mucho de lo que quedó en el tintero, el chiste es estarnos renovarnos constantemente.

¿Qué videojuegos has jugado últimamente?

Bueno, los últimos cinco meses, desafortunadamente, no puede jugar nada por estar enfrascado en esto, entonces tengo que ponerme al corriente con los que han salido.

¿Cuáles son tus planea a futuro además de Arcade?

Principalmente retomar mi carrera de compositor, que también se vio detenida un tiempo. También tengo algunos proyectos cinematográficos en puerta, y ya será hasta el siguiente Arcade que vuelva a dirigir.