Ksplice: Actualizar el kernel de Linux sin reiniciar

por

Ya funciona en Ubuntu

Sin lugar a dudas, una de las principales molestias al momento de actualizar un sistema es la necesidad de reiniciar el computador. En Linux y otros sistemas este proceso se ha minimizado bastante, sin embargo, aún es necesario reiniciar cuando se actualiza el núcleo o kernel del sistema. Si para un usuario de escritorio el proceso es molesto, en el caso de un servidor empresarial puede ser no tan sólo molesto, sino que costoso, ya que el tener un servidor abajo aún cuando sea por un minuto implica muchas veces costos que incluso pueden llegar a los miles de dólares en algunos casos.

Con ksplice para Linux eso ya no será necesario, ya que han ideado una forma para poder actualizar el kernel sin necesidad de reiniciar nunca.

El sistema funciona comparando el kernel que está corriendo con el parchado, así como los símbolos en memoria de uno y otro. Finalmente, reemplaza en memoria RAM directamente los símbolos del kernel antiguo que han cambiado con el nuevo kernel parchado, y especialmente preparado por ksplice, con lo cual, al ocurrir una llamada a un función, se seguirá redireccionando de forma correcta, pero al nuevo kernel. El proceso de reemplazo deja inoperante el PC/Servidor por solo 0.17 milisegundos, por lo cual no hay realmente impacto alguno apreciable.

Lo interesante además, y bastante raro en el mundo de la tecnología, es que esto va mucho más allá de una simple promesa, y ya se encuentra disponible para Ubuntu 9.04, por lo cual quienes tengan dicha distribución de Linux podrán desde ya probar el nuevo sistema.

Hay que advertir, sin embargo, que aún cuando la tecnología está lista para usarse es bastante nueva, y por tanto, susceptible a errores. No sería de extrañar que, por ejemplo, sea necesario reinstalar el controlador de NVIDIA y reiniciar una vez finalizado el proceso, ya que en este caso se trata de un controlador externo al kernel.

Fuente: ars technica