God of War III a primera vista

God of War III a primera vista

Probamos la tercera parte de las saga de Sony más exitosa de los últimos años.

God of War III

Con la llegada de God of War al PlayStation 2, Sony no sólo se hizo de una serie que finalmente le daría fuerza a sus consolas ante las exclusivas de la competencia, sino que hizo de Kratos uno de los personajes que se volverían íconos para los videojugadores de toda una generación. De igual forma su modo de juego, diseñado por David Jaffe y Cory Barlog, se volvió un parte aguas en el género de acción, volviéndose con los años venideros en un punto de comparación, inspiración y copia para casi cualquier otro título similar, haciéndose un lugar en la historia de los juegos de video y llenándose de fanáticos que consumieron sus secuelas y precuelas como no había ocurrido hasta ese momento con una exclusiva de Sony Computer Entertainment. Por esta y muchas otras razones es que God of War III se estableció como uno de los títulos más esperados del PlayStation 3 y de paso, una de las demostraciones más visitadas durante el E3 2009.

El final de la trilogía.

Duelo de bestias.

La primera aventura de Kratos en el PlayStation 3 es, según sus creadores, la última de la serie y con ella terminara la guerra personal del mortal contra los dioses del Olimpo. La historia del juego comienza justo en donde acabó God of War II y comienza con Kratos, encima de Gaia en su camino hacia el paraíso divino para consumar su venganza.

De acuerdo a lo mostrado en el demo disponible en E3, esta secuela no se aleja de la fórmula básica del juego. Kratos esta armado con cuchillas y elimina a sus enemigos de la misma forma: golpes débiles y fuertes, más la combinación de ambos en ataque poderosos. Con armas nuevas como los puños de león hay mayor variedad de acciones y, gracias al poder del PS3, también una mayor variedad de enemigos entre los que se encuentra una Quimera cuyo ataque varía según las partes del cuerpo que vas cortándole, pero que como cualquier otra criatura del juego, conforme la debilitas se activa una acción específica para un botón del control, con la que terminarás ejecutándolo de una manera particularmente violenta. En esta demostración, además, no faltaron los esqueletos guerreros, algunas arpías y claro, un par de cíclopes que terminas ejecutando al montarte en sus espaldas hasta llegar a la cabeza donde le arrancas el ojo nomás por gusto, aunque existe la opción de poder usarlo para vencer al resto de las criaturas que hay en el escenario.

Nuevas habilidades para Kratos.

Kratos puede contra todos.

En esta demostración se hicieron presentes dos de las herramientas que tendrá Kratos a su disposición en la versión final. Primeramente tenemos la cabeza de Helios, dios del Sol en la mitología griega, cuya visión ilumina tu camino y señala pasajes escondidos y descubre áreas u objetos secretos; este “Poder” te permite encontrar un camino hacia el final del área de prueba donde se activa una segunda habilidad que son las alas de Ícaro, las cuales te permiten volar por corrientes de aire en un mini juego en donde tendrás que tomar el control de Kratos vía el SIXAXIS (de manera opcional, ya que también puedes usar el stick del control) para volar a través de un canal hacia el siguiente nivel.

Si bien el título se ve impresionante, debo reconocer que fuera de ellos y de la expectativa que genera la posible trama de esta entrega, lo que más me llamó la atención de God of War III es el hecho de que este no se aleja mucho de lo que vimos en la edición anterior en lo que a modo de juego se refiere, teniendo una misma dinámica de interacción y un camino previamente establecido para avanzar por cada área. Si, hay sangre, muchas ejecuciones morbosamente violentas y un trabajo gráfico impresionante, pero fuera de ello no tenemos algo que realmente haga lucir al juego por la consola en la cuál se encuentra, lo cuál espero que sea considerablemente mejorado en su edición final. Oficialmente se sabe que se editará exclusivamente para el PlayStation 3 a mediados del 2010.