Chrome OS, sólo agregue Internet Chrome OS, sólo agregue Internet

Google sacudió al mundo con el anuncio de su nuevo sistema operativo. Haremos un análisis de la noticia que más ruido está causando en internet.

Chrome OS, sólo agregue Internet

por

Google sacudió al mundo con el anuncio de su nuevo sistema operativo. Haremos un análisis de la noticia que más ruido está causando en internet.

“Google es una empresa que pone mucho énfasis en desarrollar aplicaciones web y conceptos tan simples como crear accesos directos a dichas aplicaciones, muestra como independientemente de que haya tomado a muchos por sorpresa la aparición de Chrome, este paso era lógico para Google, pues a fin de cuentas el “sistema operativo” con el cual operan la mayoría de sus productos es el navegador.”

Este párrafo lo escribí hace 10 meses atrás y servía para justificar la lógica de que Google lanzara un navegador al mercado. El espíritu de lo que decía el párrafo era que a diferencia de la mayoría de empresas tradicionales que viven del software de una forma o de otra, Google era una de las pocas empresas en el mundo donde prácticamente el 100% de sus aplicaciones viven en un navegador.

Google lo tenía claro desde un principio y por eso hoy anunciaron el siguiente paso obvio en su estrategia: lanzarán un sistema operativo basado en un kernel de Linux cuya interface y programas giran en torno a su navegador Google Chrome. Pero esta obviedad solo resulta del todo clara posterior a esta bomba de hidrogeno lanzada por la gran G, pues técnicamente los rumores de que esto ocurriese habían sido acallados cuando la empresa dio a conocer a Android.

Leer el anuncio de Google era haber revivido el lanzamiento de la Palm Pre, donde un muy capaz aparato giraba en torno a un sistema operativo basado en estándares web llamado precisamente webOS. La belleza de este sistema operativo desarrollado por Palm era que el único requisito para desarrollar aplicaciones era saber cómo programar con las herramientas web disponibles en la actualidad. Por ende, el universo de posibles desarrolladores es mucho más amplio que cualquier otra plataforma que ha partido de cero en el último tiempo. El anuncio, fue gigante y el potencial enorme, sin embargo, hasta la fecha Palm no ha hecho su trabajo muy bien y el acceso a la plataforma webOS sigue siendo muy restringida.

Sin embargo, a Google parece que la misma gitana le leyó las cartas pues la empresa está apostando por la misma estrategia que Palm, con su flamante Chrome OS. Como fue mencionado en el principio, la transición de un navegador a un sistema operativo -en el caso de Google- es una extensión absolutamente natural que es coherente con todos sus desarrollos. La lógica para este sistema operativo es la misma que implementaron para cuando lanzaron Chrome : los navegadores actuales (descontando el de Google) tienen mucho bagaje pues su código contiene muchos aspectos del nacimiento y la infancia de la web -solo hay que reemplazar navegadores por sistemas operativos.

Google considera los sistemas operativos actuales lentos pesados e inseguros y piensa resolver esto partiendo de cero desarrollando un sistema operativo sencillo, liviano, rápido y seguro. Pero esto no es todo, la empresa define que la plataforma de desarrollo de software es la web, por lo que cualquier aplicación web actual y futura funcionara de forma automática en Chrome OS. Considerando que Chrome funcionara tanto en plataformas x86 y ARM, que sus aplicaciones serán cualquier programa hecho con herramientas web y que dichas aplicaciones no solamente funcionaran en este sistema operativo sino en cualquier navegador que cumpla estándares, estamos hablando de que este nuevo desarrollo de Google es de temer, especialmente en Redmond.

Dos razones poderosas  hay para lo anterior: la gran mayoría de aplicaciones que hay para sistemas operativos actuales existen de una forma o como versión web incluyendo suites ofimáticas. Se ha hecho tan popular esto que hasta Microsoft anuncio una versión en línea de Office en el futuro. Por otra parte, el navegador e Internet están presentes prácticamente en todas partes por lo que la gran ventaja del software tradicional, un medio físico donde este almacenado el software, ya en muchas partes es irrelevante. Ahora para cuando el tema de la conectividad sea relevante, tecnologías disponibles en la actualidad como Google Gears (que permiten acceder a las aplicaciones de Google sin estar conectado a Internet) se encargaran de cubrir la brecha entre el mundo online y offline.

Desde hace un muy buen tiempo, los sistemas operativos tradicionales han dado pistas que tienden hacia simplemente comportarse como maquinas virtuales. En el ambiente de servidores es prácticamente un requisito, en sistemas operativos de consumidores se está volviendo necesario tener una maquina virtual y muchos grupos de desarrolladores -incluyendo Microsoft- están pensando “partir de cero” nuevamente, creando un sistema operativo nuevo en donde la compatibilidad se maneja a través de maquinas virtuales. El mejor ejemplo de la actualidad es la maquina virtual de Windows XP que vendrá con algunas versiones de Windows 7 para mantener compatibilidad con programas antiguos.

¿A qué va lo anterior? Cuando analicé el manejo de memoria de Chrome el año pasado dije: “Viendo esto, es claro que Google ve más a su navegador como una maquina virtual la cual debe funcionar de forma eficiente para no hacer decaer el rendimiento del computador. Ciertamente esta mentalidad es muy acertada y es un paso en la dirección correcta para hacer de los navegadores herramientas aun más poderosas.” Esto muestra que Google va claramente adelantado en la carrera de los sistemas operativos del futuro y va a ser un rival altamente competitivo.

Un sistema operativo liviano, limpio y rápido con miles de aplicaciones familiares desde el día de lanzamiento. El anuncio de Google no pudo llegar en un momento más oportuno cuando los sistemas operativos actuales están teniendo problemas para cumplir fechas de entrega y ofrecer razones de fondo para adquirirlos. Google Chrome OS es una muy interesante apuesta que está bien fundamentada y encaminada.

Desde luego, no es que durante el segundo semestre del 2010 Google vaya a tomar un 20% del mercado de sistemas operativos ni mucho menos, es un esfuerzo a largo plazo (tal como lo han venido siendo su suite de aplicaciones) que dependerá, dentro de muchas cosas, del nivel de adopción del sistema operativo, su compatibilidad con el hardware y su idoneidad para reemplazar los esquemas de computación tradicionales. Sin embargo de todas las empresas que podrían lograr tener éxito en el cometido de lanzar un nuevo sistema operativo y ser una potencial amenaza para el líder indiscutido actual -Windows- Google era el mejor candidato.