Call of Juarez: Bound in Blood [NB Labs] Call of Juarez: Bound in Blood [NB Labs]

Volver al Viejo y Salvaje Oeste jamás fue tan divertido, interesante y frenético.

Call of Juarez: Bound in Blood [NB Labs]

Volver al Viejo y Salvaje Oeste jamás fue tan divertido, interesante y frenético.

Volver al Viejo y Salvaje Oeste jamás fue tan divertido, interesante y frenético.

Acción y Oeste no son dos conceptos que sean fáciles de mezclar. En ese tiempo no habían ametralladoras ni automóviles como existen ahora, pero Techland se las ha ingeniado muy bien para que esta mezcla salga bien. A diferencia del primer Call of Juarez, que pasó sin pena ni gloria, Bound in Blood llega como un título con más acción y balas.

Si tienen hambre de acción, y dudas si adquirir este nuevo juego o no, les recomiendo darse vuelta por este análisis que disipará todas sus preguntas.

El viejo y lejano oeste en todo su esplendor

No será Crysis ni mucho menos Arma II, pero tampoco tiene que envidiarle mucho a estos juegos: Bound in Blood posee gráficas excelentes. Existen algunos leves detalles por aquí y por allá que se pueden contar con los dedos de las manos, pero el resto está muy bien logrado. El motor Chrome Engine 4 es bastante avanzado, mostrando escenarios gigantes bien realizados y muy realísticos, sin que tu equipo sufra de un infarto mientras te desplazas a lo largo de los escenarios.

También hay que admitir que la escenografía es muy buena: desde el humo que dejan los caballos hasta ver las balas que atraviesan el firmamento en medio del humo de las pistolas, todo esos detalles aportan a realmente sentirte parte de un oeste vivo, en vez de sólo un montón de casas de madera amontonadas al lado de un camino de tierra. También la ambientación, es sólo cosa de mirar el nivel del pueblo fantasma.

Una de las cinemáticas más emblemáticas es cuando desertan.

La historia es muy interesante, especialmente porque es la precuela al original Call of Juarez que despeja muchas dudas sobre Ray y su transformación a un “ciervo de Dios” que al principio dudarás que tenga lugar. En general está muy bien contada y argumentada, casi como en las mejores películas Western de las que tengo memoria, y eso también incluye la actuación vocal. Sangre, amor, codicia y explosiones son una buena combinación en este juego.

Para resumirles el argumento, la historia se basa en las andanzas de los tres hermanos McCall: Thomas, Ray y William, para rearmar sus vidas. William posee votos religiosos y es quien narra la historia en el 95% de todo el juego, por otro lado Thomas y Ray son soldados de los Estados Confederados (sur de Norteamérica), aquellos que en los años 1860 querían mantener la esclavitud. Desertan de la compañía al saber que su granja, donde residen William y su madre, peligra ante el superior ataque de los Estados Unidos. Eso les hace ganarse mala fama especialmente con su fanático general, quien ordena la retirada a Georgia (que finalmente termina siendo destruida).

Al descubrir que su Granja queda en pésimo estado, el ejército con un precio sobre sus cabezas y William como el único con vida, deciden escapar a y juntar fondos para rehacer su hogar. Como ya supondrán ustedes, terminarán inevitablemente sabiendo el secreto tesoro de Juarez, el medallón maldito, y de la gran aventura que les espera para cambiar su suerte.

Te puedes terminar la historia en aproximadamente 6~7 horas. Quienes jugaron el original Call of Juarez ya conocerán el final, pero a pesar de ello no le quita méritos al último nivel.

Nada de hacer el espía aquí

Call of Juarez: Bound in Blood está mucho más orientado a la acción que el anterior título, es sólo cosa de mirar la caja. Se mantiene el control de dos personajes, pero esta vez podrás elegir quién será el que controles. Ray es un salvaje con una pistola en cada mano, y mortal cuando se trata de hacer explotar cosas con dinamita; Thomas es mucho más letal a larga distancia, especialmente con el rifle, las cuchillas y el arco. Podrás jugar con los dos e incluso repasar algún episodio eligiendo al otro hermano, a diferencia de algunos niveles al principio como al final, donde estarás obligado a usar sólo a uno.

¡No se vayan, hay balas para todos!

En lo que respecta a las balas y explosiones, hay bastante en Bound in Blood. Tendrás la oportunidad de enfrentarte a varios enemigos y ser partícipe de geniales tiroteos con armas de la época, aunque los enemigos no son muy inteligentes. Usualmente encontrarás una minoría que usa bien los objetos para cubrirse, pero el resto parece sólo desplazarse de un lugar a otro dejándolos abiertos para una bala a su cráneo. Realmente se mueven más de lo que se cubren, así que el desafío será acertar mientras caminan de un lado para otro.

También te podrás cubrir a lo Killzone 2 pero esto sucede manera automática. Al acercarte a algún parapeto, esquina, pared o caja, te “pegarás” detrás de éste. Con el ratón controlarás la puntería detrás de tu cubierta para matar, o bien, evitar la constante lluvia de balas. Cuesta acostumbrarse, y a veces molesta pero es sólo cosa de tiempo saber cómo usarlo y aprovechar sus ventajas.

Cuando estás fuera del parapeto, y has matado suficientes tipos, podrás acceder al “Modo Concentración”. Al activarlo se ralentizará el tiempo para que Thomas pueda regalar una bala por cada enemigo cerca (hasta 6 si la memoria no me falla), mientras que con Ray tendrás que ubicar a los enemigos para posteriormente acribillarlos. Sólo tendrás 60 segundos antes que la habilidad no pueda ser activada y debas matar más enemigos para recuperarla, pero a pesar de ésto su uso es letal cuando tienes a más enemigos de los que puedes contar, o de verdad estás en aprietos.

Lo interesante de Ray y Thomas es la puntería asistida que se activa cuando vas caminando y te topas con enemigos. En el caso de Ray, es muy genial desplazarse de un lado hacia otro mientras la mira se divide en dos para aniquilar dos enemigos a la vez, en vez de repartir balas sólo a un sector de la pantalla.

Hay mucha variación en el juego, no todo es un FPS plano y linear. En ciertas ocasiones tendrás que cubrir a tu hermano mientras realiza algunas acciones a lo largo del juego, como poner dinamita o abrir una puerta. También podrás montarte en caballo para dirigirte a cumplir una misión secundaria y juntar dinero, comprar mejores armas, estar detrás de una Gatling matando indios salvajes o dentro de una carroza escapando de… bueno, no se los puedo contar.

También tendrás que ayudar a tu pesado hermano algunas veces.

Buenos agregados al surtido de balas

Lo que sí les puedo contar es sobre los duelos mano-a-mano; no podría decir que es una agregado importante pero sí una buena forma de variar cómo las balas perforan a la gente. Se trata de mantener a la vista a tu contrincante caminando hacia la derecha o izquierda, mientras tienes la mano cerca de la pistola con el ratón, para desenfundarla inmediatamente después de que la campana suene. Al principio cuesta hacer buen timing pero después se hace más fácil de lo que parece.

Tu sobrevivencia radicará especialmente en tu puntería con la pistola, escopeta o rifle, y qué tan atrevido seas, como en todo FPS, pero nunca se hace tedioso gracias a los constantes encuentros con enemigos que tratarán cualquier cosa para frenarte y la gran variedad de formas para aniquilarlos.

El apartado multijugador por fin tiene una notoria diferencia respecto al resto y explota la atmósfera del Oeste. Dispones de 5 modos: Most Wanted, Manhunt, Posse, Wild West Legends y ShootOut. Lejos el mejor es Wild West Legends, que revive momentos épicos del lejano oeste como el tiroteo de OK Corral o el típico Robo de Bancos entre los más famosos (cumpliendo diferentes objetivos), y Most Wanted, donde el precio por tu cabeza va creciendo más y más.

El resto es muy similar a lo que hizo famoso Call of Duty 4, me refiero al subir niveles gastando el dinero que recolectas de las partidas y elegir clases. Cada uno tiene sus pros y su contras, así que lo mejor es probar cuál te acomoda más. Por mi parte, no hay nada mejor que elegir ser Mexicano y patear traseros con la escopeta.

Abrir puertas con tu hermano es de lo mejor.

¿Vale la pena el modo Multijugador? Definitivamente, no sólo porque deja fuera los típicos modos a los que estamos ya aburridos, sino porque cuando se trata de los modos grupales, es precioso ver cómo una buena comunicación y coordinación con tu equipo resulta en una partida ganada, mientras el otro equipo lleno de n00bs siguen pateando balas como locos. No te preocupes por el límite de 12 jugadores, realmente no se siente como si fuesen pocos en un mapa gigante, sin embargo no tiene mucho sentido estar en un servidor con sólo 2 jugadores.

Hablando de juego en línea, el único “pero” de la conectividad de Bound in Blood es que no existe cooperativo. Era como obvio que con dos personajes lo más probable era visitar la tierra sin ley con un amigo a través de Internet, pero por alguna razón esta característica no llegó.

“Go ahead, make my day”

No sólo posee unas excelentes gráficas sin pedir un equipo monstruoso, y una excelente escenografía en todo ámbito, sino también una historia muy bien contada y un apartado multijugador fuera de lo habitual que muchos encontrarán interesante. Definitivamente uno de los mejores juegos del viejo oeste a la fecha; muy bien hecho y bastante original para ser un FPS. Hay leves detalles técnicos por aquí y por allá, pero nada importante que afecte demasiado al título. Si te gustó Call of Juarez original, ya tienes un pretexto para jugar esta precuela, especialmente porque te disipará más de alguna duda respecto a Ray.

Lo imperdible

  • Excelentes gráficas y efectos.
  • Buena escenografía, Wild West en todo su esplendor.
  • Historia muy bien contada y muy interesante.
  • Bastante acción y balas cruzando el firmamento.
  • Interesante modo multijugador
  • Darse vuelta un nivel con los dos hermanos.

Lo impresentable

  • Algunas leves falencias técnicas por allá y por acá.
  • Un par de texturas feas en un par de niveles.
  • Cubrirse puede molestarte algunas veces.
  • No hay cooperativo (hubiese sido genial).
Excelente
Definitivamente uno de los mejores juegos del viejo oeste a la fecha; muy bien hecho y bastante original para ser un FPS”