[NB Labs] Prototype [NB Labs] Prototype

Lean de lejos si no quieren salir heridos: llegó la hora reventar militares y mutantes con Prototype.

[NB Labs] Prototype

Lean de lejos si no quieren salir heridos: llegó la hora reventar militares y mutantes con Prototype.

Los juegos abiertos en ciudades ficticias o copias de la realidad no es nuevo, es cosa de ver CrackDown o Grand Theft Auto IV. Prototype se une a este tipo de títulos donde es tú decisión qué hacer primero en una ciudad infestada por mutantes y toneladas de sangre al estilo de la película más gore del mercado.

Quizás uno de los mejores títulos que podrás encontrar a la hora de buscar algo sangriento y explosivo, y posiblemente tengas un buen tiempo con él, pero otros tendrán más de un par de sentimientos encontrados por varias falencias.

Limpiando el desastre

Prototype, como algunos adivinaron, nos sitúa en una isla de Manhattan ficticia, que ha sido infectada misteriosamente por un virus que transforma a la población en mutantes, convirtiendo a algunos más poderosos que otros. Eres Alex Mercer, despiertas en un laboratorio y no recuerdas nada de lo que ha sucedido. Tu único objetivo es saber el culpable de haberte cambiado tu simple vida por la de un monstruo con poderes raros.

La historia es simple de seguir pues está hecha a base de raccontos, pero posee varias falencias argumentativas. Esto se debe al pésimo desarrollo de la historia, que si bien como conspiración es interesante, tiende a dejar cabos sueltos, generar personajes poco interesantes (incluido Alex) y motivaciones poco convincentes de ellos.

G-Man diría: Despierta Alex, despierta y huele las cenizas.

Para avanzar debes hacer algo muy simple: cumplir las misiones principales. A medida que progresas recuperas la memoria de la gente clave que consumes, ampliando tus habilidades y tus objetivos. También debes juntar Puntos de Experiencia (PE) para mejorar tus habilidades y lidiar mejor con los enemigos que crecerán en dificultad. Canjear PE por mejoras en las habilidades de Alex es una excelente mecánica para mantenerte destruyendo bases militares o colmenas, o incluso los variados y entretenidos Eventos como carreras o saltos largos. El problema es que hay tantas mejoras por canjear que rápidamente te perderás entre cuál mejorar y cómo usarla.

Jugar con Alex Mercer por toda Manhattan es muy entretenido, especialmente saltando de edificio en edificio a lo Spider-Man pero sin telarañas. El problema cae en algunos polígonos y objetos molestos en los edificios se tornan conflictivos a la hora de calcular bien el salto o avanzar sin perder el momentum.

La ciudad es muy representativa y sin muchos problemas puedes identificar lugares como Chinatown, Metlife, Central Park y el Times Square, pero la gran mayoría de los lugares se sienten muy ficticios, sin vida, y repeticiones de otros lugares. El tinte de color cambia a medida que cambias entre zonas normales, militarizadas o infectadas, lo que es buena idea para decirte en realidad donde puedes conseguir accción. Respecto al minimapa, deberían colocar un aviso que diga “Los enemigos en el minimapa parecen ser más de lo que hay en realidad”: usualmente ves muchos triángulos como enemigos pero en la realidad son menos y están mucho más esparcidos.

Consumiendo en medio del Times Square

A medida que empiezas a sobrevolar Manhattan, las detalles comienzan a aparecer sólo cuando estás muy cerca de ellas. Los elementos más lejanos se ven poco detallados o no aparecen, lo que se ve raro a pesar que permita excelente fluidez gráfica en el juego. Cuando se trata de recolectar las pistas y coleccionables a lo largo de la ciudad, tienes que estar muy cerca de ellos. Súbete a un helicóptero y verás de qué hablo. Por el lado generalizado, las gráficas son bien detalladas en las cosas importantes, para el resto las texturas parecen de baja calidad. No molestan para nada, pero al acercarte muchas veces notarás la baja resolución.

Otro punto en contra sucede cuando bajas de lo alto. Desde arriba verás las luces de los automóviles en las calles, para luego desaparecer mientras bajas. Finalmente llegas al suelo con un escenario bastante diferente.

Jugabilidad infectada

¿Les dije que había muchas habilidades? Lo genial es que jugar con Alex nunca se hace repetitivo y tedioso. Siempre hay nuevas maneras de consumir a un enemigo, eliminar 10 soldados a la vez, codear tanques desde el cielo y lanzar autos a helicópteros. Lo mejor es tirarse como bomba desde un rascacielos, volver a subir y darle de nuevo. Pero es un total desafío aprenderse todas las habilidades, y usarlas. La solución está por actualizar las que más encuentres peligrosas. A veces te sobrarán puntos – si te gusta juntarlos – y tendrás a Alex con gran mayoría de habilidades desbloqueadas en las etapas más avanzadas del juego.

Cuando se trata de patear traseros militares o infectados, deberás cambiar de táctica dependiendo de la situación. Gracias al selector radial es muy fácil cambiar de habilidad y muchas veces te verás intercambiando poderes de forma muy intuitiva. Si te frustra una habilidad, la mejor opción es probar otra aproximación al combate, por lo que no siempre los puños serán la mejor opción.

Lo quiero rebanado por favor

El juego avanza su dificultad de muy buena forma. Desde principio a fin tendrás un gran desafío avanzando la historia con las habilidades disponibles hasta desbloquearlas todas. Lo malo de sólo avanzar la trama principal es que estas habilidades te harán falta, y el juego escalará muy rápido a tal punto se hacerse frustrante, así que te sentirás obligado a juntar puntos y canjear habilidades.

Aún así, algunas misiones requieren mucho tiempo o paciencia, especialmente porque algunos enemigos hacen combos que si no evades rápido terminan por consumir mucha energía. En otras deberás replantear tu estrategia a tal punto de repetir un ataque una y otra vez para no morir en el intento, muchas veces debido a que debes regenerar salud saliendo de la batalla, extendiendo misiones varios minutos más.

Se necesita urgente lija para pulir juegos

Exacto, hay muchas cosas que faltan por pulir en Prototype. Al principio no se notan, pero cuando ya tienes avanzado el juego verás que existen varias y en diferente magnitud. Hay ciertos puntos ciegos donde no puedes ver lo que pasa, la cámara no ayuda y es muy difícil que Alex logre escalar la pared cercana para salir. No sólo eso, algunos enemigos sólo tienden a quedarse quietos en un lugar esperando a que los golpees, o arrancar cuando existe un tanque de apoyo en el peor de los casos, mientras que los más grandes serán más agresivos.

El mayor culpable de la jugabilidad es el caos que se genera en el juego. Se ve genial cuando los cuerpos vuelan y todo lo que quieran, pero cuando hay muchos enemigos en pantalla y todos vienen a por ti, la única forma de esquivarlos es saltando, o bien, no usando armas explosivas. Gracias al humo, objetos quemándose y los múltiples enemigos, muchas veces te perderás la acción porque no sabes ni a qué le estás pegando.

¿Pero que coño? ¡Ni si quiera sé dónde estoy!

En estos casos el selector de enemigos en un dolor en el trasero. Se supone que con Tabulación mantenido eliges enemigos moviendo el ratón, pero a veces se atonta, y con muchos enemigos en pantalla, terminas eligiendo al que menos te interesa, incluso civiles inocentes. Es mejor no usarlo hasta que lo necesitas de verdad.

Una mala decisión que encontré fue sobre los personajes clave infectados, esos que tienen recuerdos para rellenar la trama. Esta es otra buena idea para mantenerte ocupado mientras paseas por la ciudad. El problema radica en que estos tipos aparecen sin previo aviso incluso en misiones contra el reloj. Si te alejas demasiado, no los vuelves a ver nunca más. Son memorias interesantes, menores a 30 segundos en su mayoría, pero que muchas veces decidirás saltarlas con Espacio para seguir en la misión.

Después de terminar el juego – les confirmo que el jefe final es posible de matar aunque cuesta bastante – podrás jugar con Alex y todas sus habilidades desbloqueadas desde el principio, o seguir rellenando la trama secundaria o completando eventos faltantes. Puede que sea una molestia recolectar el resto de las tramas a la antigua; realmente sería genial tener la ubicación de toda esa gente en vez de esperar a encontrarlas con algo de suerte.

Hablando sobre eventos, me encontré con uno que a nivel platino es imposible de completar. Debes matar a todos los infectados en menos de 1:25 minutos con un lanzagranadas y es totalmente un insulto, lo mejor que pude hacer fue 1:29 con algo de suerte. En serio… ¿algún desarrollador probó este evento antes que el juego saliese al mercado?

Imposible aburrirse de atravesar tipos.

Al fin y al cabo, el juego te puede dar perfectamente unas 24 horas de entretención si decides completar todos los eventos y juntar PE para llegar mejor equipado al nivel final. También puedes ir directo al grano saltando edificios hasta llegar a la Misión de Trama Principal en casi la mitad del tiempo, algo no recomendado si no quieres frustrarte por muertes rápidas o falta de poderes que podrían ser de tu ayuda.

Consumido

Prototype es definitivamente un juego muy bueno, bastante adictivo, especialmente por la cantidad de sangre y explosiones que pueden salir por todos los combos a tu disposición, y el nivel de destrucción que puedes generar. Hay muchas buenas ideas por aquí y por allá, pero estas nunca logran materializarse bien porque siempre hay detalles sin pulir en varios aspectos. En resumen tenemos un juego que es muy interesante, bastante largo, pero con bastantes pifias gráficas y técnicas.

Lo imperdible:

  • Muchas cuotas de sangre y explosiones.
  • Muchas habilidades interesantes y llenas de diversión.
  • Saltar y correr por Manhattan nunca fue tan adictivo.

Lo impresentable:

  • Muchos detalles sin pulir en varios aspectos del juego.
  • Problemas de LOD, y gráficas a baja calidad en algunos casos.
  • Manhattan se siente sin vida, parece otra ciudad en una isla.
  • Historia enredada y mal desarrollada.
Interesante
Hay muchas buenas ideas por aquí y por allá, pero estas nunca logran materializarse bien porque siempre hay detalles sin pulir…”