Motores Especializados, ¿Los Googles del Futuro? Motores Especializados, ¿Los Googles del Futuro?

En el último mes han aparecido nuevos buscadores que según expertos amenazan a Google. Haremos un breve análisis al respecto.

Motores Especializados, ¿Los Googles del Futuro?

por

En el último mes han aparecido nuevos buscadores que según expertos amenazan a Google. Haremos un breve análisis al respecto.

Cada cierto tiempo aparece la noticia que se ha lanzado un buscador único que gracias a su tecnología de última generación, puede resultar siendo una amenaza a la hegemonía de Google. Innumerables buscadores y reporteros han predicho e incluso sepultado anticipadamente a Google, debido a la supuesta oferta superior de estas nuevas empresas. Esta muerte se le ha predicho a Google con motores de empresas tan reconocidas como Amazon hasta aquellas que son nuevas como Cuil.

La razón principal para desear la “muerte” de Google se basan en el hecho de que aun cuando el buscador es capaz de de indexar miles de millones de páginas web, su capacidad de interpretar lo que el usuario quiere buscar es tan pobre que por lo general las búsquedas complejas no suelen entregar resultados satisfactorios.

Esta debilidad se agrava aun mas cuando se consideran las miles de empresas dedicadas a implementar estrategias de SEO (optimización del motor de búsqueda) para que su producto en particular este en los primeros resultados de búsqueda.  Al final, muchas búsquedas están llenas de “ruido” y encontrar un resultado que sea realmente útil es muy difícil.

Por otra parte, cuando puede existir información neutra relevante con respecto a un tema, por lo general pareciera que Google solo conoce las mismas fuentes de información “respetable”: Wikipedia, About.com, Yahoo Answers. Esto se ha vuelto tan común que muchos profesores de colegio pueden asociar de forma clara y directa los trabajos de la mayoría de sus alumnos con los 10 primeros resultados de Google (donde la mayoría suelen provenir de Wikipedia y los vínculos al final de sus artículos).

Para hacer más fácil la búsqueda de información, hace muy poco Google implementó una nueva forma de clasificar sus resultados cuando se busca en la versión en inglés de su buscador: opciones adicionales que clasifican el contenido en el tiempo, foros, revisiones y algunas otras opciones. Encontrar información con esta nueva herramienta de Google entrega resultados confusos, pues a veces funciona bastante bien y otras, deja mucho que desear.

Pensado que la misión de Google es ordenar y clasificar toda la información del mundo, probablemente hasta que no ocurra el siguiente milagro que permita la evolución del algoritmo de búsqueda de Google los resultados de búsqueda cada vez serán peores para los usuarios.

Con todo y este problema, Google sigue siendo el buscador más popular del mundo y mantiene una distancia extremadamente grande con respecto a su competidor más cercano. Sin embargo dos competidores parecen haberse dado cuenta que la debilidad de Google mencionada anteriormente es más grande de lo que parece y están enfocando sus desarrollos en ella para atacar su hegemonía.

La premisa para el ataque se basa en que no se necesita ser un gran buscador genérico de resultados, lo único que se necesita es ser el mejor para ciertos tipos de resultados. Bajo este nuevo enfoque ya no es mal visto que para una búsqueda relativamente común, el buscador no entregue resultado alguno, pues esa no es su razón de ser.

Este caso fue claramente demostrado con el lanzamiento de Wolfram Alpha un buscador que se define a sí mismo como “un motor computacional del conocimiento”. Basado en esta visión, el modelo de búsqueda de resultados de Wolfram se interesa más por entender el resultado (razón por la cual “computa” la información) que simplemente por el simple juego de asociación de palabras que realizan los buscadores tradicionales incluyendo a Google.

Lo interesante del modelo Wolfram es que busca fuentes de información menos comunes (incluso no disponibles en internet) pero que suelen tener mejor reputación que las fuentes tradicionales de Google. Como contraparte, debido a que los resultados dependen mucho documentos que se suelen publicar a velocidades de libro, (cada trimestre, año, 5 años, etc.) lo más probable es que muchos datos se encuentren más actualizados en Google reduciendo parte de la utilidad de Wolfram como buscador de información para el día a día.

Wolfram no esta actualizado con respecto al peso chileno

Para mitigar estas falencias, ha nacido (o ha vuelto a nacer) un nuevo buscador que no profesa computar resultados, pero si promete que será el mejor “motor de decisiones”. Estamos hablando desde luego de Microsoft Bing. El modelo de este buscador no se basa tanto en entender las palabras o en buscar datos precisos extraídos de valiosas bases de datos, sino se basa en organizar la información y ajustar el algoritmo de búsqueda dependiendo de lo que la persona quiera.

Así, en vez de tener un único algoritmo para encontrar todo en internet, se implementan varios que se amoldan mejor a ciertos tipos de búsqueda. Visto de otra forma, Bing es una colección de mini-motores de búsqueda especializados para distintas tareas como compras o viajes, los cuales se vuelven aun mas útiles pues el motor es capaz de clasificar los resultados. Ahora, cuando las búsquedas realizadas en Bing se refieren a términos sobre los cuales no hay un motor especializado (o el motor especializado no está habilitado en una zona geográfica especifica), los resultados suelen ser tan útiles (o inútiles) como los de Google o Yahoo.

Dime de que pais vienes y ajustaré la calidad de mis resultados

Las revisiones actuales de ambos motores han tenido resultados ambiguos pues los criterios y metodologías de búsqueda de cada persona son muy diferentes. Sin embargo, en lo único que si ha existido relativo consenso es que cuando se realiza una búsqueda que le “gusta” al motor, esta es considerablemente mejor que los resultados de Google.

Uno de los dichos más comunes que existe reza que el que mucho abarca poco aprieta, en el caso de Google, pareciese que después de muchos años de ser líder indiscutido lo anterior puede resultar profético. No estamos hablando que en un par de meses la gran G empezara a perder de forma estrepitosa su participación de mercado. Sin embargo, pensando en que solo uno de los múltiples índices de “tamaño” de internet reza que por lo menos hay 29.220 millones (si, mas de veintinueve mil millones) de páginas web indexadas, la existencia de  buscadores alternativos que se concentren en un subconjunto de datos es una interesante idea que puede fragmentar mucho el mercado de búsquedas en internet y restarle poder a Google.

Sin embargo este modelo de búsqueda especifica sigue siendo resultando ser una tarea monumental para cualquier empresa que se dedique a ello, por lo tanto sería interesante saber ¿Qué tan bien lo están haciendo hasta ahora estos buscadores alternativos?