Mirasol: El futuro de las pantallas para móviles

por

Una de las principales preocupaciones que surgen a la hora de elegir un teléfono móvil, es la autonomía que entrega la batería.

En los últimos años hemos visto como se va incrementando los requerimientos energéticos de nuestros celulares. Las amplias pantallas, las capacidades multimedia, las redes 3G, Bluetooth, WiFi y todas las características que integran los actuales equipos, han elevado los requerimientos energéticos de los terminales obligando a los fabricantes a recurrir a baterías con mayor capacidad, lo que esta directamente relacionado con su tamaño.

Pero esta solución -baterías cada vez más grandes- atenta fuertemente en el diseño y portabilidad de los equipos, por lo que los fabricantes se las tienen que ingeniar para incorporar baterías cada vez más voluminosas en sus equipos, pero sin que signifique un aumento considerable del equipo en si (a nadie le gusta andar con un ladrillo en el bolsillo).

En la actualidad existen diversas tecnologías en estudio que buscan aumentar la eficiencia de las baterías, con el objeto de ser una respuesta a la creciente demanda energética de nuestros gadgets. Lamentablemente para nuestras pretensiones, estas investigaciones no han logrado llegar a un buen término, limitándose a ser una probable solución a largo plazo (5 a 10 años como mínimo).

De ahí que la compañía Qualcomm se animara a invertir en el desarrollo de la tecnología denominada Mirasol, por medio de la cual obtendremos pantallas con un bajo consumo energético.

El desarrollo de esta tecnología ya lleva varios años, por lo que ha logrado un nivel de desarrollo que promete tener los primeros dispositivos comercializados con esta tecnología hacia fines de este año.

Las pantallas Mirasol utilizan placas conductoras que reflejan la luz, cambiando la longitud de onda para producir diferentes colores. Estas placas forman paneles IMOD (Interferometric MODulation) cuyas dimensiones son de entre 10 a 100 micrones cada uno, por lo que equivalen a lo que hoy conocemos como píxeles.

Esta estructura logra operar gracias a la tecnología denomina MEMS (Micro-electro-mechanical Systems), la que se encarga de controlar la distancia entre las dos placas de cada IMOD. Es esta distancia entre las dos placas las que permite que el color reflejado sea rojo, verde o azul (cuando no es energizado) y negro (cuando es alimentado).

Entonces tenemos un sistema con dos estados (con o sin energía), de bajo consumo y con colores que resultan más llamativos incluso cuando se enfrentan a la luz del sol.

Las primeras demostraciones realizadas de esta tecnología han mostrado imágenes de gran calidad, por lo que muchos comienzan a señalarla como la tecnología que utilizarán los próximos libros electrónicos a color.

Link: mirasol™ Display Technology