Futurología: Próximo iPhone tendrá otro diseño

(cc) Wayerless

Para ver el futuro basta con ver lo el presente y analizar el pasado. El iPhone 3G S, el ultimo modelo de teléfono móvil de Apple es un equipo idéntico por fuera al iPhone 3G, pero con componente más potentes y de mayor velocidad, para bien o para mal, todo nos da a pensar que el iPhone del futuro no será igual al que vemos hoy.

La razón es sencilla y es que el diseño que vemos en el iPhone tocó techo en cuanto a paquete termal. El procesador al interior del mismo, tiene capacidad de correr a más de 800MHz pero que en la realidad esta configurado para correr a 600MHz. La razón de esto es que al aumentar la frecuencia, el procesador exigirá más electricidad, disminuirá la autonomía de batería y se calentará más.

Apple tiene dos formas de escalar en potencia el iPhone, cambiar su diseño o esperar a Ley de Moore. El problema es que actualmente nos encontramos en una explosión en la industria de los teléfonos móviles y si bien la Ley de Moore es bastante ágil, no es suficiente. Hay momentos en que el hardware va más allá de los requerimientos del software, otros momentos de la historia del silicio han sido al revés, en el mundo de la telefonía móvil estamos en un instante en que el talento de los desarrolladores de aplicaciones se ve opacado por la potencia de estos equipos. Si Apple quiere brindar mayor libertad a esta creatividad, el próximo iPhone deberá ser más potente y para esto, tendrá que cambiar su diseño.

Ya corren los rumores que la compañía de la manzana estaría trabajando en un diseño Unibody para el futuro iPhone. Esto va de la mano con una mejor disipación de calor, una mayor firmeza en su construcción y podría permitir poner componentes más potentes (o los mismos a mayor frecuencia) y cumplir los parámetros necesarios para que esto sea posible. Por lo tanto no es loco pensar que lo más probable es que el próximo iPhone será más potente (ya sea con nuevo hardware o el mismo a mayor frecuencia) y para esto tendrá un nuevo diseño.