Chile: Carné de conducir inteligente da que hablar

Chile: Carné de conducir inteligente da que hablar

por

Ejemplo de carné de conducir inteligente

En el contexto del mensaje presidencial del 21 de mayo, la presidenta de Chile anunció la adopción de un sistema de carné de conducir que reemplazaría a la actual licencia, y que tendría por finalidad modernizar el sistema y disminuir las muertes por accidentes vehiculares que el año pasado alcanzaron la dolorosa cifra de 1600 fallecidos.

La idea es adoptar un sistema de puntaje asociado a un carné de conducir inteligente, de modo que cada infracción tenga una variación en el puntaje asociado, lo que facilitaría el sancionamiento de los infractores y por sobretodo disminuir la tasa de fallecidos, cuestión que en la experiencia internacional ha sido de utilidad con un éxito de entre el 30 al 40% por medio de las mismas sanciones y beneficios para los conductores prudentes, como por ejemplo una disminución en las primas de los seguros.

Por otro lado, dicho sistema implicará la adopción de un carné inteligente, siendo el objetivo del Gobierno optar por una tarjeta inteligente con un chip que almacene en forma segura tanto las características biométricas de los conductores, su fotografía, el historial de infracciones, restricciones, e incluso antecedentes de salud. Lo que permitirá además, proteger a los conductores del robo de identidad como la optimización de su atención en un centro de salud en caso de accidente.

Finalmente, cabe señalarles, que aunque este sistema ha sido adoptado en otros países tanto latinoamericanos como europeos, en Chile aún está en pañales, ya que ni siquiera ha finalizado el proceso licitatorio, pero ya hay grandes empresas interesadas y comprometidas para enviar sus propuestas como Gemalto que ya se encuentra publicitando su propuesta; pero como ya les mencionábamos tendremos que esperar para ver si el nuevo sistemas cumplirá con las expectativas, haciendo nuestras vías de tránsito más seguras y reduciendo el gasto social por accidentes de tránsito, que en el 2008 alcanzó una cifra superior a los USD $452 millones según la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito.