Los 12 celulares más olvidables de la historia

Los 12 celulares más olvidables de la historia

por

De todo hay en la viña de los celulares. Proyectos rimbombantes que terminaron en fiasco. O artefactos tan mal diseñados que resultaron prácticamente inutilizables. Y cómo dejar de lado esos caros y horribles aparatos “de diseño” que aparecen de vez en cuando…

PC World se tomó el jocoso disgusto de reunir esta galería del terror con los dispositivos menos afortunados de la experiencia móvil.

A la vuelta del leer más, una pequeña reseña con estas joyas tecnológicas.


Samsung P300

Lanzado en 2006, este experimento de Samsung estaba lleno de grandes características en su tiempo, como una buena cámara, amplio almacenamiento y un metal de 9 mm de espesor. Había un pequeño detalle con su apariencia que era difícil no notar…
¡¡¡ Se parece más a una calculadora de bolsillo que un teléfono celular¡¡¡

Motorola ROKR E1

Este teléfono, que debutó en 2005, fue el hijo de un desfigurado matrimonio entre Apple y Motorola. Hubo mucho bombo y serpentina de por medio, pero en lugar de ofrecer algo que sería un híbrido de iPod + teléfono móvil, el resultado se parecía a cualquier otro celular donde cabían apenas 100 canciones.

Nokia 7380

Este teléfono, que parece la caja de un lápiz elegante, merece el honor de ser uno de los teléfonos más inutilizables jamás inventando. Los críticos comentaron que la única cosa que se puede hacer rápidamente con este teléfono era contestar una llamada entrante.
Carecía de cualquier tipo de teclado físico. Más encima, su pantalla de espejo era totalmente ilegible ante una luz o la luz solar directa. Tenía sólo 52MB de espacio de almacenamiento -sin ranura de expansión-, algo claramente insuficiente para guardar las fotos tomadas con su cámara de 2 MP (con flash y vídeo)

Sony Ericsson W350 Walkman

Estaba pensado para los jóvenes, pero poco después de que el teléfono salió a la venta, sus dueños comenzaron a publicar en foros de Internet que el celular ultrafino literalmente se desmoronaba a las pocas semanas de uso.

Siemens Xelibri Línea

La línea entera de estos teléfonos es tan horrible que merece un lugar en esta galería como un bloque. Lanzado en 2003, la primera ola de teléfonos Xelibri se vendía como lo que “el consumidor debería tener”. Claro que lo que todos deberíamos tener sólo sobrevivió unos 18 meses como marca.

Toshiba G450

Lanzado en 2008, este dispositivo es una exótica combinación de USB módem de banda ancha, teléfono celular y unidad de almacenamiento móvil. Lo peor es que hacía todo esto a medias: tenía sólo 160 MB de almacenamiento interno y tanto su pequeña pantalla como su teclado dividido en dos hacía muy difícil –por no decir imposible- hacer cualquier uso decente de este gadget.

Samsung Bang & Olufsen Serenata

Lanzado en 2007, este híbrido de Bang & Olufsen con Samsung tenía un extraño diseño que ponía la pantalla por debajo del área de entrada de datos. Además eliminaba las teclas numéricas y las reemplaza por una “cómoda” rueda estilo iPod. Más extraño aún era que no tuviera cámara, pero costara $2000. Claro, tal vez sus maravillosos parlantes y sus 4GB de memoria contribuyeran con algunas ceros.

Virgin Mobile Langosta 700TV

Liberado por Virgin Mobile en octubre de 2006, su nombre y forma estaba inspirado en la garra de una langosta. No es necesario agregar otro dato para desacreditarlo.
Eso sí, hay que decir a su favor que fue el primer teléfono en ofrecer TV móvil sin adición de costos por uso de datos, aunque el teléfono está discontinuado y el servicio de televisión móvil se interrumpió en enero de 2008.

Compulab Exeda

Para ser un teléfono que aún no sale a la venta y que ejecuta Windows y Android se podría pensar algo un poco más moderno. El boxy se parece a una Palm Treo aplastada y sus múltiples botones de navegación se ven algo confusas. Por si alguien se interesa, también tiene Wi-Fi, Bluetooth, un puerto ethernet, una cámara de 2 MP y una ranura para tarjeta MicroSD.

Vertu Cobra Bucheron

Caro no es lo mismo que bello. Y que mejor ejemplo que el rey indiscutible de la fealdad: el Bucheron Vertu Cobra, un hijo no reconocido de la división de lujo de Nokia. ¿Cuál es su gracia? Está cubierto por una cobra de oro con 439 rubíes, una costra de corte de diamante, un diamante redondo y dos esmeraldas que hacen de ojos.
Más que suficiente para elevar su precio a extremos ridículos: U$310.000. Sólo se hicieron 8 que nunca sabremos si se vendieron. Tampoco alguno de las 26 “más accesibles” unidades, a la módica suma de 115.000 dólares (con un pitón en lugar de una cobra).