La Revolución Móvil La Revolución Móvil

Debemos aprender de la historia y si miramos el actual fenómeno de la movilidad nos encontramos con que se hace caso obvio al pasado y por sobre todo, de la experiencia de uso.

La Revolución Móvil

por

Debemos aprender de la historia y si miramos el actual fenómeno de la movilidad nos encontramos con que se hace caso obvio al pasado y por sobre todo, de la experiencia de uso.

Creo fervientemente en que la verdadera movilidad comienza cuando puedes despojarte de un toma corriente por al menos un día completo. No hablo de 24 horas, pero al menos 15 horas ya debiese de hacer el corte o siendo aun más tolerantes, que me den 9 horas, con eso me basta.

Hoy por hoy muy pocos dispositivos logran esto con todas sus capacidades encendidas. No hagamos trampa, hasta mi computador logra 8 horas con el brillo de la pantalla al mínimo, en reposo y con absolutamente todo apagado. Hablemos de nueve horas reales y usables, nueves horas de conectividad e interacción real con nuestras maquinas.

Los teléfonos móviles ya lo logran (no voy a hablar de las PDAs que en mi diccionario ya estan obsoletos) algunos Netbooks también – o al menos en el papel – sin embargo creo que la real revolución móvil comienza cuando se empieza a crear un ecosistema que diferencia el software para equipos móviles.

Llevo más de una década usando teléfonos móviles, desde un viejo Ericsson con una pantalla de 8 caracteres alfanuméricos, hasta los últimos equipos, iPhone, Nokia Nseries y hoy por hoy el ultimo aparato con Android. También he ocupado muchos equipos basados en Windows Mobile, y si bien los sistemas operativos de Microsoft son mis favoritos en plataformas x86, en teléfonos móviles son mi peor enemigo. Intentar poner Windows en un telefono móvil, es como tratar de correr Mac OS X en una calculadora. Sí, puede que lo logres, pero la experiencia es absurda.

Si analizamos el mundo de la telefonía móvil, nos encontramos con un par de jugadores grandes: Nokia, Apple, BlackBerry y HTC. Nokia, el más grande, decidió separarse lo más posible de Symbian que pudiese, manteniendo algún control. BlackBerry por razones de seguridad, es muy cauteloso con su sistema operativo. Apple, sigue la misma norma que en los equipos de escritorio, fabrican el hardware y el software, pero al menos no nos intentan hacer correr Mac OS X en un teléfono, sino una versión especialmente diseñada para esto. HTC en tanto, solo fabrica hardware y si lo vemos más allá del software que porta, nos encontramos con que llevan un impresionante historial de innovación en equipos móviles.

Si miramos los inicios de la computación personal, nos encontramos con distintos jugadores que pretendían vender maquinas y software. El único que lo logró del todo fue Apple, pero 15 años más tarde. El resto se dedico a fabricar computadores y Microsoft se dedico a desarrollar software. Todo perfecto, dejando de lado el hecho que el ultimo se transformo en un monopolio.

Debemos aprender del pasado: pastelero a tus pasteles. Que los fabricantes de equipos móviles: HTC, Samsung, LG y compañía, se dediquen a fabricar y desarrollar hardware. Que ellos dejen en manos de los usuarios la elección de sus sistema operativo. Que existan opciones de sistemas operativos. Que Google, la fundación Symbian, Microsoft y nuevos actores, sean los proveedores de estos. Que BlackBerry siga ofreciendo el pack, porque lamentablemente para ser teléfono de espías, tiene que hacerlo. Que Apple siga haciendo lo que ha hecho toda la vida, porque pareciese que tuviese un pacto con el Diablo. Que tengamos la opción de elegir cual es nuestra mejor combinación, y si no nos gusta, derechamente cambiarlo.

De esta forma veremos mejores equipos móviles, un mundo de desarrollo más amplio y la opción de ver como la revolución móvil realmente se forja. Las mejores aplicaciones para teléfonos móviles son desarrolladas por terceros, no por fabricantes de teléfonos. ¿Que nos hace pensar que en los sistemas operativos estos fabricantes son los mejores?

Para los Netbooks corre lo mismo. Dejemosnos de bromas, nadie quiere ir un computador de dos kilogramos con un débil procesador corriendo las mismas aplicaciones que una estación de trabajo de ocho núcleos. Queremos sistemas operativos baratos o gratuitos, livianos y que se dediquen a cumplir las funciones de estos aparatos: ser un cliente a las aplicaciones en la nube. Algunos fabricantes de Netbooks entienden esto, pero no le dan la importancia que merece, toman distribuciones de Linux y le ponen una nueva – y horrenda – interfaz gráfica. El resto, solo utiliza Windows XP.

Dame un Netbook liviano, con más de 9 horas de autonomía, capacidad de reproducción de video en alta definición y conectividad 3G o WiMax dependiendo de la disponibilidad regional. No me des un notebook de 12” con un Celeron recortado corriendo un sistema operativo creado para funcionar en pantallas de 15”.

Todo lo que queremos es libertad de elección, bajos tiempos de respuesta, facilidad de uso y conectividad. Si algunos teléfonos móviles hoy me permiten leer mi correo inmediatamente, ¿porque tengo que esperar 15 segundos para que mi Netbook vuelva de reposo y me deje hacer lo mismo? El mundo móvil no es un procesador x86 con Windows XP, el mundo móvil son procesadores de real bajo consumo con sistemas operativos concebidos para estos equipos. Cuando Mercedes Benz decide fabricar un automóvil descapotable, no toma su sedan de cuatro puertas y le corta el techo, investiga en base a las consideraciones que hay que tomar respecto a un automóvil descapotable, y eso es algo que la mayoría de los actores del mundo de la movilidad hoy esta olvidando.