Estudio sobre abuso de los SMS preocupa a especialistas

por

Estimados padres y apoderados. Junto con las horas que sus retoños dedican a la TV, Internet o los videojuegos, tal vez es bueno que se preocupe también por el tiempo que pasan mandándose mensajitos. Es la luz roja que pone un estudio de Nielsen, profundizado por el New York Times.

Puede que se base en EE.UU, pero al igual que el H1N1, el virus tiene cara de global y el contagio, rápido. Resulta que las estadísticas de la consultora arrojaron que, debido a los planes de texto ilimitado ofrecidos por compañías como AT & T y Verizon, en el cuarto trimestre de 2008 los adolescentes estadounidenses enviaron y recibieron un promedio de 2.272 mensajes de texto al mes. Es decir, 80 mensajes al día, lo que equivale al doble del año pasado. Repito, promedio.

¿Cuál es el problema? Resulta que el fenómeno está empezando a preocupar a los otros hombres de las batas blancas: médicos, psicólogos y traumatólogos. Entre todos afirman que el abuso de los SMS está llevando a los jóvenes a la ansiedad, la distracción en el colegio, las lesiones musculoesqueléticas por estrés y la privación del sueño.

Los expertos ven que la promesa de la conexión y el compañerismo presionan a los miembros de los grupos a contestar inmediatamente, generando angustia, perdiendo la concentración y dejando de lado lo que están haciendo en esos momentos, ya sea educacional, familiar o social.

De todas maneras, el estudio mismo se define como no concluyente y evita satanizar el uso del SMS, invitando más bien a una reflexión sobre su uso, sus alcances y sus reparos.

Links:

The Problems With Over-Texting (Moconews)

Texting May Be Taking a Toll (The New York Times)