NVIDIA GeForce GTS 250

NVIDIA GeForce GTS 250

por

GeForce GTS 250, la controversial nueva apuesta de NVIDIA para el creciente segmento medio. ¿Se trata de otra tarjeta renombradam de la ya famosa GeForce 9800 GTX+ o hablamos de un producto que trae alguna sorpresa entre manos?

NVIDIA, en una “ingeniosa” jugada de marketing, ha decidido renombrar su antigua 9800 GTX+ a GTS 250, para así poder deshacerse de las grandes cantidades de chips G92b que parecen tener en bodega, y traer a una generación actual de tarjetas gráficas un chip que tiene ya una generación de antigüedad. O bueno, al menos eso fue lo que pensamos en un comienzo.

Al recibir el modelo de muestra pudimos apreciar que no se trata simplemente de un borrón en el antiguo nombre “9800 GTX+” y un “GTS 250” escrito con lápiz de mina encima. Lo primero que llamó la atención fue el tamaño de la tarjeta, ya que es un buen resto menor que su antecesora, lo que nos habla de una mejora/optimización a nivel de PCB. Otro punto importantísimo es que ahora cuenta con un solo conector de energía de 6 pines. Si bien no es una novedad propiamente tal, ya que la marca EVGA alcanzó a lanzar una 9800GTX+ con un solo conector de poder, de todas formas resulta ser otro porotito que se anota esta tarjeta.

En lo que a especificaciones respecta, las variaciones en las frecuencias en este modelo con respecto a su antecesora son ínfimas; podríamos decir que hasta ridículas: 2 MHz de diferencia en el núcleo, mientras las frecuencias de shaders y memorias se mantienen invariables.

Sin duda no van a faltar los diablillos rojos que salten diciendo que por aquí huele a aceite requemado. No obstante, si algo nos ha enseñado la experiencia es que no se debe opinar sin antes probar. Y eso es justamente lo que haremos a continuación: compararemos ambas tarjetas para así poder afirmar o desmitificar con argumentos sólidos la fama de refrito que de antemano se ha ganado esta VGA.

Como siempre, todo esto se lo presentaremos a todo color y con lujo de detalle, al más puro estilo de CHW y su multidisciplinario equipo de revisores.