[NB Labs] Uncharted 2: Among Thieves a primera vista: Modo multijugador

[NB Labs] Uncharted 2: Among Thieves a primera vista: Modo multijugador

Probamos los modos multijugador de esta esperada secuela y nos gustaron mucho.

Drake regresa con más balas y amigos.

Eran las 17:00 horas (tiempo del pacífico) del 20 de abril, cuando se nos había citado a diversos medios internacionales en un ostentoso hotel de Los Ángeles, California. La reunión era muy esperada por todos los miembros ahí reunidos. Nosotros estuvimos codo a codo con personalidades de IGN, Gamespot, G4 y hasta Destructoid. El pretexto: probar antes que nadie, y por primera vez, los modos multijugador del esperado Uncharted 2: Among Thieves.

Fue entones que tuvimos que dejar nuestras bebidas a un lado para agarrar el DualShock 3 más cercano y quedar atónitos al presenciar un juego con unas gráficas dos niveles arriba que casi cualquier otra cosa que podamos haber visto antes. Pero no todo lo que brilla es oro, o al menos eso pensamos, afortunadamente nos equivocamos y quedamos enganchados con uno de los modos cooperativos más interesantes y adictivos que hayamos jugado. Estas son nuestras impresiones de los modos multijugador de Uncharted 2: Among Thieves.

La primer sorpresa fue el hecho mismo que Uncharted 2 contara con modos multijugador. Y la sorpresa se tornó en alegría cuando pudimos jugar tres de estos modos.

Explosiones al por mayor.

Tres no es multitud

Cuando vimos el arreglo de tres consolas por sección, no sospechamos que se trataba de un modo cooperativo no de dos, sino de tres jugadores de manera simultánea. ¡Oh, si! La acción entre tres siempre es más emocionante, además la historia no es exactamente la misma que la de un jugador.

El sistema de juego es muy similar al que hemos visto en Gears of Wars 2. La perspectiva es en tercera persona y uno se puede cubrir del fuego cruzado con casi cualquier objeto del escenario, cosa que resulta vital. Solo se puede cargar con dos armas y las respectivas granadas. Quizás hasta aquí no hay nada revolucionario, pero cuando caemos en cuenta que hay ciertos lugares que requiere la cooperación de dos y hasta de los tres personajes para realizar acciones muy específicas, es un poco cuando los gritos comienzan. “Hey, dónde estás. Te necesitamos acá”, “puedes apurarte, no alcanzo la barda sin tu ayuda”, “ya voy, estoy atascado entre fuego cruzado”. La socialización al más puro estilo videojugador.

Para sobrevivir hay que trabajar en equipo.

Aunque cada vez que uno de los tres muere tiene que esperar varios segundos, que parecen eternos, para reaparecer en el juego, el resto del equipo puede ayudar al compañero caído para recortar considerablemente el tiempo de espera. También notamos que hay enemigos más fuertes y mejor armados que salen a manera de pequeños “jefes” entre secciones.

La organización entre los tres jugadores es importantísima para contener a los malos del juego y la acción es frenética, pero muy coordinada dejando sentir cierto orden entre tantas balas y dándole a los jugadores un respiro para cambiar de armas y recargar municiones.

No me queda duda de que este modo será uno de los puntos más fuertes de Uncharted 2, ya que no solo vino a ajustarse a la moda, sino que ha superado intentos similares y logrando un grado de adicción extremadamente alto. La próxima vez que escuches que tres son multitud, es que no han jugado el modo cooperativo de Uncharted 2: Among Thieves.

Frente a frente.

Todos contra todos

El clásico modo Deathmatch está presente. Me parece que no hay juego multiplayer que no lo tenga entre sus opciones. El mapa nos permitía jugar en modalidades de cuatro contra cuatro cinco contra cinco y resultó bastante divertido, aunque genérico. Cada uno de los jugadores puede seleccionar hasta dos atributos entre una gran variedad de opciones, para especializar a nuestro personaje y sobresalir con dichas habilidades. También se hace presente la exploración, como lo ha sido desde el primer Uncharted, solo que aquí la usamos para llegar a cierto tipo de armamento, items y para posicionarnos estratégicamente y tener ventaja sobre los del equipo contrario.

Es cierto, todos tienen un modo similar, pero se trata de un sistema probado y que con los nuevos elementos de Uncharted 2 le dan cierto aire de frescura. Lo interesante, desde mi punto de vista, será analizar como resuelven los diseños de los mapas cuando el juego salga a la venta.

Agárrame si puedes.

La carrera del tesoro

Con el nombre de Plunder llega otro modo que probamos. No es sino un Capture Flag aderezado con elementos que harían sentir a Indiana Jones como en su casa. Equipos de cuatro tratarán de robarse tesoros o reliquias del equipo contrario y llevarlos a su base. De los tres modos, fue el menos divertido; quizás se debió a la lentitud para aparecer en el escenario después de una muerte, o a que todos los que jugaban eran muy buenos y yo muy malo. De cualquier manera está presente y el escenario estaba diseñado con elementos que permitía hacer tiros a larga distancia, esconderse y planear trampas al equipo contrario. Después de fracasar con mi equipo en repetidas ocasiones en este modo, decidí que lo mío no es llevarme lo ajeno.

Nadie puede contra Tu Mamá.

Gloria para tus ojos.

Gráficamente el juego luce escalofriante, la iluminación es de los puntos a destacar ya que constantemente veremos sobras por doquier al grado que pensaremos que es de lo más normal sin pensar en los cálculos en tiempo real que se están llevando a cabo en ese instante. Las texturas en alta resolución, aunado a unas animaciones muy bien realizadas, ayudan a que el juego sea un festín visual, pero de esos que no empachan.

Todavía faltan meses para tener la versión final de Uncharted 2: Among Thieves, incluso nos quedamos con ganas probar el modo de un jugador, pero así como lo hemos visto y jugado es que quedamos emocionados y con unas expectativas todavía muy altas. Espero que la gente de Naughty Dog no baje la guardia.