[NB Labs] Music Catch 2 [NB Labs] Music Catch 2

Un juego independiente para olvidarse del estrés

[NB Labs] Music Catch 2

Un juego independiente para olvidarse del estrés

Music Catch 2: Un juego para olvidarse de los problemas

Terminó una semana saturada de Resident Evil 5, de controversias por los cobros y del lanzamiento de la estresante pero sabrosa expansión Soviet Assault de World in Conflict. Tanta sangre, disparos y movimientos sin cesar del mouse me orillan a dedicar el domingo para disfrutar otro tipo de juegos. De vez en cuando es bueno salirse de todo el embrollo comercial y voltear a ver el mercado independiente ya que puede encontrarse joyitas para relajarse.

Music Catch 2 es un juego casual desarrollado en Flash por Reflexive Entertainment, puede accederse desde tu navegador y el objetivo es sencillo: Agarra la mayor cantidad de notas posibles para aumentar tu marcador. El control no es nada complejo ya que precisa de mover el puntero para ir tomando todas las notas que aparecen de manera aleatoria en la pantalla, no se presionan botones más que para pasar a la siguiente etapa. ¿Por qué es tan especial entonces?

Este juego cae en la dinámica musical que hemos visto en juegos como Audiosurf o Boom Boom Rocket; a pesar de que el objetivo y el control es diferente, el concepto es el mismo: Jugabilidad generada por el ritmo y armonía de una canción. Sumado a la música de fondo tenemos una serie de patrones base en que aparecen las notas (lineal, vórtice, radar) así como la dirección (izquierda, derecha, etc). Todos estos elementos determinan la dificultad del escenario.

Music Catch 2 es de tomar las notas de colores por medio de un circulo que crece a medida que lo alimentamos. Existen tres tipos de notas: Generales (verde, azul), de Crecimiento (amarillas); de Bonificación (púrpura) o Penalizadoras (rojas). La forma de alimentar el circulo es tocando notas amarillas para hacerlo más grande y así abarcar un número mayor de notas generales. En caso de tocar alguna roja, tu círculo perderá tamaño y será más difícil completar el porcentaje general de nivel.

Ten cuidado de no tocar las notas rojas o perderás tamaño

Las bonificaciones vienen en dos sabores: Una que convierte tu círculo en un imán que traga todas las notas (excepto las rojas) y otra que, al tocarla, convierte en notas amarillas todo lo que se encuentre en pantalla. Por supuesto que cuando tienes la suerte de que aparezcan dos a la vez, obtendrás una bonificación impresionante de tamaño y puntos. El problema es que, a medida que tu círculo se hace grande, será mucho más fácil tocar por equivocación alguna nota roja y perder tamaño. En el nivel de “Radar” donde las notas aparecen de manera circular, se vuelve una proeza salir sin perder notas amarillas.

¿Quién dijo que lo sencillo no es divertido?

Al inicio del juego tienes solo una melodía, un diseño de nota y una forma única de desplegarse, sin embargo esto cambia conforme avanzas. En total son cinco escenarios que pueden jugarse en orden o cambiarle las opciones y añadir lo que desbloqueas. Te recomiendo que lo juegues de principio a fin ya que la selección por defecto de formas, despliegue y música hace que disfrutes mejor los primeros escenarios. Al final, la bonificación es poder jugar con tu propia música indicándole el URL donde tienes el MP3.

El sonido es lo que define la jugabilidad y para eso tendremos algunas canciones para empezar. Las tres melodías incluidas son a piano y no pasará mucho antes que te des cuenta que se parecen bastante a las de algún Final Fantasy. En el momento que decidas poner tus MP3 te darás cuenta que el juego cambia radicalmente; intenta poner algo de Iron Maiden o Daft Punk y contempla como la pantalla se llena de notas que no parecen tener fin. Si a esto le añades la opción de que se desplieguen aleatoriamente, la sesión de juego terminará por estresarte.

La simpleza también se refleja en las gráficas, sin embargo es atractivo y se aleja del típico juego casual con fondos planos y saturados. Las notas solo manejan cuatro colores con un resplandor en la orilla y una variación de tamaño durante el juego; por alguna razón me recuerda a Geometry Wars pero sin los efectos especiales. La interfaz de usuario es bastante sencilla: Una línea superior que indica el progreso de la música y otra frase en la parte baja que nos dice que la pausa se activa con la tecla [P]. En realidad no hay mucha información que el usuario necesite, todo se ofrece al inicio y final de cada escenario.

La recompensa por jugar como se debe

Conclusión

Music Catch 2 es un juego elegante, con un concepto sencillo que podría pasar desapercibido, sin embargo una vez que lo inicias te engancha hasta el final. El control es simple y la música es tranquila, dos elementos vitales para olvidarte del estrés laboral o de la cantidad de sangre de aquellos que mataste en tu PS3 o Xbox 360.

Una vez que lo terminas te deja un buen sabor de boca, estás tranquilo y poco importa que hayas desbloqueado cuatro o cinco opciones. Tal vez por curiosidad te animes a poner tus MP3, sin embargo el juego ya habrá cumplido su objetivo de distraerte algunos minutos y podrás regresar a tus actividades normales.

Lo imperdible

  • Una jugabilidad simple pero bien equilibrada
  • La música te hará olvidar lo estresado que estabas
  • Tu recompensa es usar tu librería de MP3
  • El juego es gratuito

Lo impresentable

  • Dos melodías extra hubieran quedado bien para evitar repetirse
  • No puedes cargar tus MP3 directamente, tiene que ser por medio de URL
  • Al usar tu música, el juego se alenta un poquito

Link: Music Catch 2 (Reflexive Games)