El rey de los juegos de acción en primera persona ha llegado al PlayStation 3.

Te tengo, ojos rojos

El 3 de noviembre del 2004 un juego intentó hacerle frente al que, en aquel entonces, era el rey indiscutible de los juegos de acción de primera persona: Halo. Killzone para el PlayStation 2 llegó a ser considerado como el nuevo rival a vencer antes de ser lanzado al mercado, pero los críticos lo recibieron con opiniones encontradas y no pudo igualar en ventas a su rival del Xbox.

A pesar de estos hechos, Guerrilla Studios había creado un universo difícil de olvidar y que daría pauta a uno de los juegos que mayor expectación han causado desde que se anunció en el E3 del 2005: Killzone 2.

Hoy, cuatro años después de aquel infame trailer creado enteramente en CGI, queda la pregunta ¿en verdad es tan bueno? ¿Valió la pena la espera? ¿Me hará comprar un PlayStation 3? Las respuestas las tienen cada uno de ustedes, nosotros solo daremos un paseo, a manera de guía, del que es uno de los títulos de acción más impactantes de los últimos años.

¡Te tengo cubierto!

Haciendo historia

Quizás uno de los puntos que más me ha llamado la atención, y que aplaudo fervientemente, es que ahora el juego nos pone en los pies del bando invasor, del equipo que busca venganza, de la humanidad que, en aras de libertad, ataca al enemigo hasta la muerte.

La historia sigue los sucesos del primer Killzone, y del juego de PSP; Killzone: Liberation. Dos años después de que los Helghast invadieron una colonia de la Alianza Estratégica Interplanetaria (ISA, por sus siglas en inglés), la alianza ha lanzado un contra ataque al planeta de los antes invasores, con el propósito de capturar al Emperador Scolar Visari y detener de una vez y por todas a la milicia Helghast. Aunque el plan parece perfecto, los agentes de ISA subestimaron la resistencia Helghast y se toparon con un aguerrido grupo dispuesto a dar la vida por su planeta natal. Si esto no fuera suficiente para los invasores, el clima del planeta es adverso y las condiciones se complican.

Los jugadores tomarán el papel del Sargento Tomas “Sev” Sevchenko, un tipo fuerte y hábil con las armas y sobre todo, con mucha actitud y algo de suerte.

La violencia es una constante en Killzone 2.

No habías visto esto antes

Quizás el aspecto del que más se especuló por mucho tiempo, era el “como se vería el juego en la vida real”. Pues sencillamente luce impresionante. Visualmente no hay, al día de hoy, un juego con este nivel de detalle y, a pesar de desarrollarse en un mundo de ciencia ficción, realismo.

El ambiente de Helghan es duro. Tormentas eléctricas invaden constantemente el medio ambiente y predominan los colores obscuros, dignos representantes de una sociedad guerrera. Tuberías, edificios, alcantarillas y edificaciones con huellas de violencia, se encuentran por doquier a lo largo del juego. Efectos de vapor saliendo de coladeras, grandes polvaredas ocasionadas por el correr de la milicia y por el constante tiroteo que hacen que las armas se pongan al rojo vivo y despidan humo de sobrecalentamiento. Casquillos que salen volando a velocidades que el ojo humano no puede calcular, y un medio ambiente que queda con las cicatrices de una batalla frenética; las balas quedan marcadas en las paredes, y los pilares pierden pedazos dejando ver un esqueleto de varillas.

Todo, absolutamente todo, sucede en tiempo real.

Los personajes cuentan con una personalidad distintiva, cosa que agradecemos. Cada uno cuenta con uniformes perfectamente detallados y expresiones faciales que realmente denotan lo que están sintiendo. Las unidades Helghast lucen impresionantes y sus ojos rojos son sinónimo de muerte y debo decir que hay muchos ojos rojos en el planeta Helghan.

Mención aparte merecen las animaciones, en donde se nota la captura de movimiento. No estamos viendo robots torpemente animados, sino seres humanos desenvolverse con soltura y desplazándose por los escenarios con naturalidad; buscando cobertura de fuego enemigo, solicitando ayuda médica, disparando de frente y, lo más impresionante: las muertes.

Los más puristas dirán que el juego no está en FullHD, y tienen razón, la resolución de Killzone 2 es de 720p/1080i, sin embargo me atrevo a decir, que a cambio de esta pérdida se obtuvo un mundo más detallado.

Cubrirse es un elemento fundamental para sobrevivir en Helghast.

Audio de película

La música está hecha al más puro estilo Hollywood. Joris de Man grabó alrededor de 60 minutos de música para el juego y otros 30 de orquesta que va de acuerdo a una película de la Segunda Guerra Mundial y le pone dramatismo a las escenas a lo largo de la historia.

Los efectos de sonido logran ambientar perfectamente un escenario hostil. El pasar de las balas casi se sentirá por nuestras cabezas y las pisadas machacan el piso cuando se busca refugio. La carga y recarga de balas en las armas es una constante a la que uno se acostumbra como parte del lo normal en una guerra. Resulta curioso la propaganda Helghast que se escucha en altavoces a lo largo de ciertas zonas, me recordó por completo al mundo real en el que vivimos.

Todo este glorioso sonido se disfruta si se cuenta con un equipo de sonido adecuado en 5.1 canales en Dolby Digital.

¡A jugar!

La jugabilidad es frenética. La guerra no da pie a descansos, y parece que eso han intentado en crear aquí. El cruce de armamento es constante y se necesitará de un control absoluto del juego.

El control es algo distinto a lo que hemos visto en otros juegos del género. Se decidieron por una configuración algo confusa, aunque se puede ajustar. El Sixaxis se hace presente ya que al colocar explosivos o abrir compuertas, tendremos que presionar un par de botones simultáneamente mientras movemos a la derecha o izquierda el gamepad del PS3.

Una manita de vez en cuando, es de gran ayuda.

Sev únicamente puede cargar dos armas, pero solo una es intercambiable. Posee una pistola con balas infinitas, y un rifle de alto poder que se puede cambiar a lo largo del juego con armamento de enemigos, o aliados, caídos, y en bases especiales para recargar municiones. También hace uso de granadas, hasta tres, y en caso necesario de un cuchillo afilado. A lo largo de la aventura Sev puede manejar vehículos como tanques, aunque no es el punto más fuerte del juego, sino el combate hombre a hombre.

Un elemento diferente, es el sistema que se usa para cubrirse. Muy al estilo de Gears of Wars, pero siempre permaneciendo con la vista en primera persona. Es un detalle que se vuelve vital conforme se avanza en la dificultad del juego y sirve para recuperarse de las balas recibidas que nublan la vista y ponen todo de color gris.

En un principio la acción puede parecer desordenada y demasiado intensa, por lo que podría ocasionar confusión, así debe de ser la guerra ¿cierto?, pero gracias al pad digital, podemos ubicar hacia donde hay que moverse y continuar con la aniquilación Helghast.

El aspecto multijugador está presente, aunque se extraña mucho una campaña en línea en conjunto. A cambio, tenemos un sistema basado en siete diferente clases en donde el jugador puede seleccionar el que mejor se adapte a su estilo de juego. Ya sea ISA o Helghast, dependiendo el desempeño, se obtiene una calificación que servirá para el ranking en línea y lo más importante: subir de rango muy al estilo militar.

Son cinco los modos de juego incluido: Assassination, Search & Retrieve, Search & Destroy, Bodycount and Capture y Capture & Hold. Los mapas dispinibles son ocho y gozan de tamaños muy grandes, listos para soportar hasta 32 jugadores simultáneos, organizados en escuadras de 4 miembros.

Los lanza cohetes son mortales.

Conclusiones

¿Killzone 2 cumple con la promesa? Sí. Está lejano de ser el juego perfecto, pero dudo que eso alguna vez exista. Pero sí nos acerca a un mundo de ciencia ficción lleno de acción, balas y a una ambientación de película que supera las expectativas creadas originalmente.

La jugabilidad está puesta, y me parece que pasará un buen rato antes de que algún juego tenga el impacto visual de Killzone 2. Se trata de un título por el que los jugadores de un PlayStation 3 deberían de sentirse orgullosos. Desde el 27 de febrero la era Killzone 2 comenzó, y tiene los elementos para permanecer durante todo el 2009 y mucho más.

¡Es hora de aniquilar Helghast!

Lo Imperdible

  • Las gráficas más impresionantes del planeta están aquí.
  • La jugabilidad es frenética y constante.
  • El sistema para cubrirse le da dinamismo a la acción.
  • El apartado auditivo merece aplausos.
  • Tiene opción de audio en español.

Lo Impresentable

  • La historia, fuera del impacto inicial, pierde relevancia.
  • Al inicio puede ser confuso para el jugador primerizo.
  • No hay modo cooperativo en línea.
  • El idioma en español solo está disponible con acento de España. También queremos español latino.