Grand Theft Auto: Chinatown Wars (DS) [NB Labs]

Grand Theft Auto: Chinatown Wars (DS) [NB Labs]

La ultra popular franquicia Grand Theft Auto llega al Nintendo DS ¿estará a la altura de la serie?

Después del gran éxito de Grand Theft Auto IV en Xbox 360, PlayStation 3 y PC, la compañía Rockstar Games anunció el lanzamiento de un nuevo GTA para Nintendo DS, lo que inmediatamente sorprendió y causó muchas expectativas, aunque también con algo de escepticismo entre el público dada la relativa falta de poder de la popular portátil. Estas dudas quedaron resueltas tras la llegada de Grand Theft Auto: Chinatown Wars, el décimo juego de la saga que conserva la esencia de la franquicia con la libertad que otorga un diseño de mundo abierto, cientos de cosas por hacer y un excelente uso de las capacidades táctiles de la consola.

La historia de este juego se desarrolla de nueva cuenta en Liberty City en donde controlaremos a Huang Lee que recién llega a la ciudad tras la misteriosa muerte de su padre, quien en vida fuera jefe de tríadas chinas. Pero las cosas se complican desde un principio ya que a unos minutos de bajar del avión el joven es atacado, dándolo por muerto y robándole una valiosa espada propiedad de la familia. De esta manera la aventura comienza con dos tareas principales en mente como lo son el recuperar la reliquia e investigar y vengar la muerte de su padre.

La primera diferencia importante que notarás es la presentación, ya que se utiliza una perspectiva cenital con gráficos cel-shading, que aunque no es a lo que estamos acostumbrados en las entregas más recientes igualmente funciona de gran manera al mostrarnos con detalle la enorme ciudad, que por cierto está compuesta de dos tercios de Liberty City (no se incluye Alderney) por lo que puedes darte una idea de la amplitud de las dimensiones que se manejan en esta versión “para llevar”.

La herramienta más importante del juego es sin duda la PDA, que hace las veces del teléfono celular de GTA IV y que presenta una gran variedad de usos, todos ellos geniales y solamente posibles en esta consola. En el panel sensible al tacto visualizarás la pantalla virtual de tu asistente personal, y desde ahí podrás seleccionar destinos en el GPS, ordenar armamento desde Ammu-Nation que más tarde podrás recoger en los pisos francos, administrar el correo electrónico y los negocios, ver puntos de interés y por supuesto visualizar elementos importantes como lo es la salud del personaje.

Obviamente estas inteligentes ideas se han implementado en diversos segmentos clave de la jugabilidad como puede ser el robo de autos, ya que en lugar de solamente romper el vidrio del coche y subirte, ahora tendrás que hacerlo manualmente con el stylus haciendo las veces de desarmador y en donde incluso se puede desactivar la siempre molesta alarma. Igualmente, y siguiendo esta línea, se pueden hacer muchas otras actividades como desarmar artefactos explosivos y dibujar tatuajes a los nuevos integrantes de tu banda.

También está presente una tarea alterna que consiste en comprar y vender drogas en diferentes puntos de la ciudad que puede llegar a ser tan entretenida como el juego principal. El sistema básicamente consiste en la ley de la oferta y la demanda, con variaciones de precios a tu conveniencia y la búsqueda del dominio de posiciones geográficas, lo que te puede hacer ganar mucho dinero si es que eres lo suficientemente hábil.  No cabe duda que es un elemento muy bien diseñado y que encaja perfectamente con el concepto general.

Por supuesto se siguen manteniendo intactos muchos otros elementos como las misiones vigilante que obtienes desde las computadoras de las patrullas, la posibilidad de poder llevar pasajeros a sus destinos a bordo de un taxi, o incluso el llegar a tiempo con una ambulancia a atender a algún herido, además de las infaltables carreras clandestinas. Todo esto en una ciudad “viva”, en donde como podrías esperar tendrás a tu disposición una amplia variedad de armas como pistolas, ametralladoras, lanzallamas y granadas, y diferentes vehículos que no solamente difieren en apariencia sino también en la forma en que se conducen.

El sistema de disparos es sencillo y cumple su función, utilizando el botón superior derecho para enfocar a los enemigos y el botón A para disparar. Aún así, hay pequeñas fallas a la hora de seleccionar los objetivos ya que algunas veces no se selecciona al rival que uno desea, además de en ocasiones parecer complicado el arrojar granadas o ajustar la cámara, nada que arruine la experiencia pero que no se puede dejar de mencionar.

Aparte de la campaña principal, que te llevará alrededor de 15 horas superar, también encontrarás soporte para modos multiplayer locales. La mayoría de estas modalidades requieren múltiples copias del juego, en donde hasta cuatro jugadores pueden competir en carreras, en un divertido modo que consiste en buscar una camioneta oculta y llevarla hasta un punto determinado, o incluso hasta en un modo cooperativo en donde hay que defender una base. También está la opción de subir tus estadísticas al Club de Rockstar en donde puedes comparar tus logros con otras personas.

Gráficamente el juego luce bastante bien, lógicamente no como las versiones para las consolas caseras ni tampoco como las ediciones para PSP, pero muy sobresaliente considerando lo que hemos visto en la DS. Como ya había mencionado se utiliza una perspectiva aérea similar a la de GTA 2, pero en donde todo está modelado en 3D y lo notarás al momento de realizar acciones e interactuar con los diversos elementos en pantalla. Con un estilo caricaturesco derivado del cel-shading todo corre a 30 cuadros por segundos constantes, aunque con ralentizaciones en algunos momentos como en las persecuciones con muchos policías resultado de un nivel de búsqueda elevado. Por otro lado, el apartado del audio es sin duda el más flojo de Chinatown Wars, ya que carece de actuación de voces en los personajes – lo que se extraña en cantidades industriales – y tampoco cuenta con la impactante y extensa banda sonora como estamos acostumbrados.

Grand Theft Auto: Chinatown Wars es un excelente juego que llega para ubicarse entre lo mejor de la extensa librería de Nintendo DS. Es un ejemplo para lo que se debe hacer al desarrollar un juego para una plataforma específica, ya que no solo es una simple adaptación ni tampoco se aleja de sus raíces como sucede con otras series, sino que en lugar de perder fuerza al llegar a una plataforma que no permite gráficas o efectos como los que hemos venido disfrutando, se hace igualmente divertido y poderoso gracias a que se aprovechan las capacidades de la consola de manera innovadora e inteligente (además de todo lo que se hace con la pantalla táctil también puedes hacer otras cosas como silbar al micrófono para detener un taxi). La campaña principal tiene cientos de cosas por hacer en un mundo totalmente interactivo y que parece tener vida propia, además de modalidades para múltiples jugadores que disfrutarás al máximo si es que tienes amigos con quien puedas aprovecharlos. Si eres fanático de la franquicia no debes perderte esta entrega ya que la podrás llevar a todos lados contigo, y si no te gusta mucho pero tienes DS, igualmente la recomiendo porque seguramente te dará buenos ratos y entretenimiento, lo primero que uno busca recibir con un juego de video.

Lo Imperdible:

  • La manera en que se aprovechan las capacidades táctiles de la portátil
  • La cantidad y variedad de contenido dignas de la serie
  • Las gráficas, que si bien no lucen espectaculares si fijan un estándar en la consola
  • Se conserva la esencia de la franquicia

Lo Impresentable:

  • La música
  • La falta de voces
  • Algunas veces pareciera que se requieren más dedos para hacer lo que deseamos