[NB Labs] Fire Emblem: Shadow Dragon [NB Labs] Fire Emblem: Shadow Dragon

Estrategía y RPG en la palma de tu mano, y a doble pantalla.

[NB Labs] Fire Emblem: Shadow Dragon

por

Estrategía y RPG en la palma de tu mano, y a doble pantalla.

Fire emblem es una cruza de juego de rol con estrategia que se juega en turnos, pero es mucho mas divertido de lo que suena. Acá estaremos a cargo de un ejercito medieval-fantástico de caballeros, paladines, magos y guerreros montados en grifos.

Aunque en Japón es una saga muy popular, en América no se han publicado todos los juegos y son difíciles de conseguir, pero afortunadamente -y casi 20 años después- Intelligent Systems decidió hacer el remake del primer Fire Emblem para Nintendo DS, un juego nunca antes visto en América.

Espera Tu Turno

Fire Emblem: Shadow Dragon es originalmente un juego de estrategia para NES que por alguna razón pensaron que nunca iba a tener éxito en América. Es entendible, porque a primera vista parece demasiado complejo, poco amistoso y lento. Está basado en turnos (cosa que todos asociamos a los juegos de mesa) y tiene muchas mas reglas que un típico RTS.

Solo bastan un par de minutos con el juego y todos esos prejuicios quedan eliminados. A simple vista parece un juego de estrategia como los populares Warcraft o Command and Conquer: manejamos varias unidades de infantería que deben acabar con las del enemigo. Cada tipo de unidad tiene algo que la hace distinta y eso la pone en ventaja/desventaja frente algunos enemigos. Pero el giro está en que la acción funciona por turnos, entonces solo podemos mover y/o atacar una vez con cada guerrero de nuestro ejército y luego debemos esperar, porque es el turno del enemigo. Quienes han jugado Civilization o juegos de mesa como Warhammer 4k se sentirán en casa.

¡Mira ma! ¡mi mago subió de nivel!

Una de las cosas mas emocionantes de este juego es que nuestros reclutas funcionan mucho como un personaje en un juego de rol: tienen atributos (Armadura, Inteligencia, Fuerza, Destreza) y ganan experiencia. esto significa que pensaremos dos veces antes de enviar a nuestros mejores soldados a una batalla, porque una vez muerto será reemplazado por un novato en el próximo nivel, y como todos saben, ´soldado que arranca sirve para otra guerra´. Antes de entrar al campo de batalla podemos elegir que guerreros irán a pelear, cambiar su disposición inicial en el mapa y comprar ítems, que es muy importante porque como en un buen RPG las armas tienen una vida útil. Tener guerreros que han pasado tres o cuatro niveles ganando experiencia es obligatorio, o el juego se pone casi imposible.

Para hacerlo aún mas complicado (e interesante) no todas las unidades avanzan en las mismas dimensiones: los guerreros montados a caballo son capaces de avanzar mas espacios por turno mientras que los de armadura pesada son lentos como un tanque. Luego de perder un par de partidas uno se da cuenta que hay una ciencia tras avanzar: no podemos dejar atrás a los compañeros mas débiles y muchas veces esperar al enemigo es mas efectivo. Además no todos las clases atacan en la misma dirección, por ejemplo los arqueros atacan en diagonal como los peones, entonces hay que fijarse muy bien donde vamos a poner cada unidad.

Y no para ahí: hay factores como el tipo de terreno, ventajas de ciertas armas versus otras (lanzas hachas y espadas funcionan como piedra papel y tijeras) y la calidad del armamento, que se puede modificar en la tienda del herrero. Todas esas reglas, si las tenemos claras en la cabeza, son la clave del éxito. La escencia de este juego es que cada acción debe ser muy bien pensada y pasaremos muchos momentos mirando la pantalla sin hacer nada y repitiendo “que hago, que hago, que hago…”. Por lo mismo, este no es un juego para cualquiera, mucho menos para quienes prefieren la acción y el button-mashing (no es que tenga nada en contra de eso). Lo bueno es que el juego parte con un excelente tutorial que explica todo de forma muy sencilla y con las manos en la masa. Todo está bien simbolizado y se construyó de la forma mas intuitiva que este genero mutante permite. Los primeros niveles son fáciles y permiten tomarle el gusto al juego, partiendo con pocas reglas y subiendo de dificultad a un buen ritmo.

Una guerra de bolsillo

Shadow Dragon no es el primer Fire Emblem publicado fuera de Japón. hay dos juegos de Gameboy Advance, uno para Gamecube y otro en Wii que no son tan distintos y no han llamado mucho la atención, pero el hardware de Nintendo DS le agrega mucho valor a este juego convirtiendolo en una nueva experiencia: mientras navegamos el mapa en la pantalla de abajo, arriba podemos ver informacion sobre cada unidad que si bien al principio no entendemos mucho después se hace vital. usar el lápiz es mucho mas comodo para posicionar unidades y tenemos el poder de suspender/reanudar las batallas en cualquier lugar y cualquier momento, lo que es importante cuando hay niveles que pueden durar mas de una hora resolver.

Es un juego largo y fácilmente puede tomar 20 horas de juego o más terminarlo, todo depende de las decisiones y si le pones atención a la historia del principe Marth, el hilo conductor del juego que nos ayuda a imaginarnos el universo de Fire Emblem pero es completamente opcional.

Aparte de los 25 grandiosos niveles de aventura, hay seis mapas para jugar en multiplayer, que tiene otra lógica: cada jugador debe defender su torre con su ejercito de 5 guerreros, en 10 turnos, en 5 minutos. esto es porque las partidas normales de Fire Emblem son muy largas y cada quien juega a su propio ritmo, entonces no mantiene la magia de jugar contra el CPU, a quien no le molesta que te tomes un par minutos para pensar.

Conclusiones

Claramente Fire Emblem: Shadow Dragon no es un juego para cualquier persona, y quienes mas lo disfrutarán son los mas fanáticos de los juegos de estrategia o quienes vienen del mundo del rol. De todas formas es un juego bastante fuera de lo común y cualquiera dispuesto a experiencias nuevas (incluso si no ha jugado estrategia antes) puede quedar atrapado en el universo de los mini guerreros de bolsillo.

Lo imperdible

  • Muchas horas de estrategia dura
  • El tutorial es un gran logro
  • Es la mejor forma de jugar Fire Emblem

Lo impresentable

  • El sistema de manejo de items es innecesariamente confuso
  • El modo multiplayer es muy limitado
  • Es insoportable ver morir a tu mejor soldado