[NB Labs] Afro Samurai [NB Labs] Afro Samurai

Afro llega al PS3 y Xbox 360 con el mismo estilo y violencia, del animé en el que se basa.

[NB Labs] Afro Samurai

Afro llega al PS3 y Xbox 360 con el mismo estilo y violencia, del animé en el que se basa.

Afro Samurai: Un peleador con katana y mucho estilo.

Las grandes compañías distribuidoras y desarolladoras japonesas de videojuegos, se han dado cuenta que los requerimientos y gustos de los jugadores europeos y americanos son distintos, es así que Namco Bandai ha puesto cartas en el asunto con la creación de Surge, el primer estudio dedicado a hacer videojuegos para nosotros, los occidentales.

Irónicamente el primer trabajo de Surge se basa en el animé japonés del mismo nombre: Afro Samurai, y utiliza recursos netamente de occidente como la voz de Samuel L. Jackson y la música de RZA. La producción, sin duda, no escatimó en hacer atractivo este juego, pero ¿realmente es divertido? Porque al final del día, lo que nos interesa en un juego eso, que sea divertido. Nosotros ya lo jugamos y te damos nuestras impresiones.

Ninja Ninja lleva la voz de Samuel L. Jackson

Fanáticos del animé, son bienvenidos

Puse las manos en Afro Samurai sin haber visto el animé y solo la voz de Samuel L. Jackson fue suficiente para venderme la idea que un samurai de color tendría lo suficiente para divertirme y descuartizar a cuanto se me pusiera enfrente. Y así fue, pero siendo totalmente honesto poco me importó que Afro buscará vengar a su padre muerto, y quisiera por cualquier medio hacerse da la banda para la cabeza Número 2. Estoy totalmente seguro que los conocen las caricaturas de este particular personaje, disfrutarán mucho la experiencia en donde se supone nos cuentan la misma historia, pero desde otro punto de vista.

Sin embargo como punto a favor, las actuaciones de las voces merecen una ovación. Quizás esté exagerando, pero escuchar a Samuel L. Jackson decir sus clásicos “Fuck you” y “Mother fucker” es algo que no tiene precio. Ron Perlman también hace una digna aparición en un personaje donde su grave voz queda perfecta.

La acción es una constante de principio a fin… y la sangre también.

Katana, acción y sangre

En cuanto al juego, el sistema usado es el de un beat-em up, que castellanizado sería algo así como de ir avanzando y golpeando. Aunque no innova, la implementación es efectiva. Afro es es capaz de utilizar distintos tipo de ataque: ligero, fuerte, patada, defensa y salto. No hay mayor complicación, pero la combinación de todos estos movimientos permite ejecutar combos destructivos con la katana, que lleva el personaje en todo momento.

El mayor pecado del juego es caer en la sencillez de apretar a diestra y siniestra los botones, pero a cambio la violencia se deja ver con sangre que salpicará hasta el monitor o la pantalla donde lo juegues. No puedo negar que disfruto muchísimo cercenar a los enemigos ya sea sus pies, cabeza, sus brazos, o la parte superior del cráneo. Se escucha peor de lo que realmente es. En serio.

Existen ataques llamados Focus; conforme ejecutemos combos, podremos activar este tipo de ataque que consiste en poner a cámara lenta, y a colores en grises, la acción para poder apuntar nuestra katana y liberar un ataque mortal a la parte del cuerpo que queramos. Es visualmente gratificante. Finalmente Overfocus pone a Afro en un estado de violencia extrema que, aunque por pocos segundos, resulta en ataques devastadores. Sí, el juego tiene clasificación M para mayores de 17 años.

Ni un filete tiene ese corte tan preciso.

El juego está libre de indicadores. Me costó trabajo reconocer cuando necesitaba recuperarme o ubicar con precisión el estado de salud de mis contrincantes, y solo después atiné que conforme se recibe daño, cada personaje le aparece un pequeño halo rojo que se intensifica conforme los katanazos lleguen. Afro tiene, además, una ayuda auditiva que permite escuchar las palpitaciones de su corazón cuando su salud es crítica.

En un intento de diferenciarse del resto, Afro puede subir de nivel conforme vayas avanzando en los niveles y ejecutes combos. Se supone que esto permite tener un ataque Focus más largo, o un nivel de vida mayor, pero en la práctica poco se notan estos cambios.

La cámara es un arma de dos filos. Pocos juegos con vista en tercera persona tienen éxito y Afro Samurai es una mezcla que podrá acomodar a unos, pero otros lo sufrirán. Con los pads análogos se puede ajustar la mira de la cámara tanto en el eje X, como en el Y. Básicamente puedes acomodarte a este sistema, cosa que viniendo del mundo de los FPS no causará mayor problema, o sufrir por tener los peores ángulos para destazar ninjas.

Afro Samurai es divertido, pero cae en la repetición y poco hace para mejorar conforme pasa el tiempo. Los enemigos empiezan a repetirse una y otra vez y realmente no hay avances significativos en la jugabilidad, esto a larga causa tedio y la violencia gratuita pierde sentido. Esto no quiere decir que sea un mal juego, solo que después de un par de horas de juego, prácticamente habremos visto todo.

Alguien va a llegar a casa en dos partes.

Inspirado en el animé, influenciado por occidente

A nivel gráfico, Afro Samurai maneja un estilo estilizado copiando al animé en el que se basa. La sangre me hizo recordar la película Kill Bill y en general todo está en orden. De no ser por el manejo artístico de los escenarios y los personajes, no aportaría nada nuevo a nivel visual, pero gracias a una buena dirección resulta en una experiencia muy llamativa con una personalidad única muy fuerte. Aquí no podemos, sino felicitar a Surge.

En el aspecto auditivo, como ya mencioné, la actuación de las voces es muy buena y la música no podía quedarse atrás con canciones inspiradas en RZA. Sin embargo los tracks incluidos no son suficientes y de un momento a otro, estaremos escuchando las mismas canciones una y otra vez. La ambientación es regular, hay escenarios o niveles que pierden impacto, sencillamente por que el audio que acompaña es muy débil. De igual manera escucharemos tantas veces “Mathafucka!” cuando aniquilemos enemigos, que pronto se perderá ese grito entre el resto de los sonidos del juego.

Conclusiones

Me gustaría decir que Afro Samurai es un juego excelente, porque a pesar de sus debilidades, disfruté mucho tener a un personaje con katana tan cool como Afro, bajo mi mando, además la presentación y la producción son de alto nivel. Pero en el fondo la jugabilidad se repite tanto que puede llegar cansar e incluso hartar, con el riesgo que implica quitar el juego y olvidarlo en el cajón de las cosas que ya no usas.

Los que conocen el animé, seguro que disfrutarán como les narran la historia de este peculiar personaje, y los que gustan de escuchar “Motherfucker” de la voz de Samuel L. Jackson, encontrarán aquí mucho de eso. Es curioso, pero Afro Sumurai pudo haber sido EL gran juego de acción, pero solo se quedo como un juego de acción más.

¡Prueba el sabor de mi Katana!

Lo Imperdible

  • Es fiel al animé en el que se basa, aunque a su manera.
  • La actuación de las voces es de primer nivel.
  • El manejo artístico de las gráficas es muy bueno.
  • Poder cercenar partes del cuerpo específicas de los enemigos no tiene precio.
  • Mucha acción todo el tiempo.

Lo Impresentable

  • El juego es repetitivo, repetitivo, repetitivo, repetitivo, repetitivo…
  • Si no no has visto el animé, la historia parecerá muy confusa.
  • Las pantallas de loading son tan originales, que parecen fuera de lugar. ¿Realmente nos importan tantos datos acerca de los osos?