A partir de abril se registrarán todos los celulares en México para combatir el crimen

En México se ha dado un fenómeno muy curioso para extorsionar a la gente, que ha causado grandes pérdidas económicas a las personas que sucumben ante los criminales, sin contar con la angustia que implica ser amenazado vía telefónica. Las extorsiones comienzan con llamadas de personas que dicen tener secuestrado a un ser querido, incluso pasan la bocina a la persona que supuestamente está bajo el dominio de los secuestradores. En la mayoría de los casos resulta ser falso, pero para cuando familiares y autoridades se dan cuenta, una cantidad de dinero se le ha extraído vía depósito bancario o se ha dejado algún lugar de la ciudad de acuerdo a las instrucciones de los criminales.

Para evitar este tipo de extorsión, en México se llevará un registro de todos los usuarios que tienen un teléfono celular, dicho registro llevará, incluso, las huellas digitales del propietario. Esta nueva ley tendrá vigor a partir de abril y las operadoras de telefonía celular, tendrán hasta un año para completar su base de datos de usuarios. La idea, será comparar las llamadas de los criminales, con el del propietario del teléfono.

Este problema se originó, en gran parte, gracias a que 80 millones de celulares en México usan el sistema de prepago, los cuales pueden ser comprados sin requerimiento alguno de identificación.

Estoy ansioso de ver como manejan las bases de datos las grandes operadoras mexicanas, seguro más de uno se quejará. Y los muy puristas dirán que es una invasión a la privacidad, aunque con Google, ¿quién tiene vida privada?

Link: Mexico to fingerprint phone users in crime fight (Reuters)