Patriot WARP: SSD / 2,5″ / 128 GB

Patriot WARP: SSD / 2,5″ / 128 GB

por

En el primero de una serie de análisis que veremos de discos duros y dispositivos de estado solido, presentamos el Patriot WARP, un SSD de 128 GB y 2,5″ de tamaño. Acompáñanos a ver si ya es momento de subirse al carro de los SSD o si aun no es tiempo de jubilar tu disco duro.

Para muchos puede parecer que los discos de estado sólido traen consigo todo nuevo bajo el capot, pero para otros pocos que se mantienen al día saben que las memorias NAND están con nosotros hace mucho tiempo. Dispositivos como los pendrives de alta velocidad tienen en sus entrañas memorias NAND Flash, que los hacen ser tan rápidos que el bus USB 2.0 se queda corto en ancho de banda para satisfacer la rapidez de la memoria.

Luego de que los discos duros rígidos comenzaron a llegar al extremo superior de su velocidad de transferencia salieron al paso los discos de estado sólido, prometiendo velocidades que solo estaban disponibles para los arreglos RAID. Es así como hoy vemos discos que son capaces de superar los 200MB/s ocupando un espacio ínfimo comparado con el necesario para que los actuales discos rígidos hagan lo mismo.

El tiempo a pasado y lentamente los discos de estado sólido se adentran más y más en el mercado computacional, comenzando por los netbooks, un fenómeno que ha traspasado mercados, generaciones y a muchos usuarios.

Los discos NAND Flash pueden ser de dos tipos, unos basados en memorias de tipo SLC y otras de tipo MLC. Ambos tienen sus ventajas y desventajas, pero actualmente la que trae menor costo asociado son las de tipo MLC. Más adelante les contaremos un poco sobre cada tipo de memorias NAND y el porque se prefiere utilizar unas envés de otras.

En favor de su curiosidad por ver el primero de muchos discos de estado sólido al que le pondremos las manos encima, los invitamos a seguir leyendo esta nueva revisión de CHW, con el gentil auspicio de Patriot Memory con su WARP V.2.


Primera Mirada

Es raro ver un empaque tan elaborado en un componente que para muchos es secundario y no es importante en cuanto a marca, velocidad y prestaciones, solo importa la capacidad, mientras más grande mejor. Los SSD vienen a romper ese esquema, con modelos que van desde modestos 8GB hasta discos tan grandes como 512GB. Es cierto que el tamaño importa y muchos lo saben, pero la velocidad también importa cuando el disco duro es el componente más lento en el diario vivir, excluyendo los lectores ópticos, pendrives y a la antiquísima disquetera.

Bajo consumo, resistente a impactos y vibraciones, operación 100% silenciosa, libre de revisiones técnicas, compatible con SATA I y II, 2.5 pulgadas de puro poder SSD, eso es el Patriot WARP.

La presentación del WARP es en un acabado metálico de color negro, no es liso, tiene textura el cofre que protege al disco en si. Lo único que acompaña a este pequeño pero potente disco es un díptico con datos técnicos y con cortas pero precisas instrucciones para instalar el WARP en tu compatudor de escritorio y portátil. Por desgracia y a pesar de que pudimos montar el disco en un notebook fue imposible instalar el sistema operativo ya que la la controladora no detectaba correctamente el disco duro en la instalación del sistema operativo, a pesar de ser configurado correctamente por el BIOS. Al probar las capacidades del WARP bajo Windows Vista fue necesario colocar el controlador de los puertos SATA para que pudieramos siquiera instalar el SO.

Por el reverso vemos un acabo en negro mate con inscripciones y las pegatinas que nos informan que si las removemos perderemos la garantía, pero como nosotros no le tememos a nada, hacemos caso omiso de esta advertencia solo por destripar este, el primer SSD que tenemos en nuestras manos.

Más de cerca vemos que el WARP es fabricado en Taiwan, y que sus conectores cumplen con los estándares impuestos para el estándar SATA(Serial Advanced Technology Attachment).

Luego de pasar por alto las advertencias que nos castigarán con las peores penas del infierno destapamos el Patriot WARP y nos encontramos con lo que esperábamos, memorias, memorias y más memorias.

Haciendo un acercamiento vemos que la controladora del disco duro es JMicron, con su modelo JMF602, responsable de el bajo rendimiento en escritura que presenta el WARP, debido a que la memoria interna que posee para hacer la escritura y lectura es solo de 16KB, muy lejos de los 256KB de memoria SRAM que poseen las controladoras Intel. JMicron tiene en planes lanzar una nueva controladora con un procesador ARM incorporado, que maneje de forma externa la memoria para así paliar en parte este problema, pero a pesar de esto los dispositivos basados en la controladora JMF602 seguiran sufriendo el mismo problema. A pesar de esto, la experiencia de uso con este disco de estado sólido es mucho mejor que la posible de obtener con un solo disco duro rígido.

Más abajo de la controladora, están las memorias Samsung K9HCG8U1M NAND Flash de 64Gbit, o sea, 8GB. Estas memorias corresponden a las de tipo MLC-large Block(Multi Level Cell-large Block), que no son más que memoria de multi nivel, en palabras simples, es como hacer un sandwich de silicio con los chips de memoria, apilandolos uno sobre otro para obtener mayor densidad en la misma superficie, lo que se traduce en módulos más económicos que uno SLC(Single Level Cell). A pesar de que un disco compuesto por módulos SLC es superior en velocidad, tiempo de acceso, vida útil y consumo tiene la desventaja de poseer una menor densidad que un chip MLC, es por esto que los discos SLC de gran tamaño son tan costosos, mientras que sus homónimos MLC poseen un coste menor por cada GB.

Haciendo un recuento de memorias por ambos lados de la placa del disco tenemos 16 chips NAND Flash de 8GB cada uno, para un total de 128GB.


Plataforma y Metodología

Plataforma de Pruebas

Intel Core i7 Extreme 965
ECS X58B-A
Patriot DDR3 @ 1066MHz 7-7-7-20 1.5V
Super Talent Project X DDR3 @ 1066 7-7-7-20 1.5V
NVIDIA GeForce GTX 280
Noctua NH-U12P LGA 1366
CoolerMaster Real Power Pro 850W
Patriot WARP SSD 2,5″
Fujitsu MHV2040BH 40GB 2,5″ 5400 R.P.M.
Seagate Barracuda 7200.10 ST3250310AS 250GB 3,5″ 7200 R.P.M.

Microsoft Windows Vista Ultimate 32-bit SP1
Intel INF 9.1.0.1007
NVIDIA GeForce drivers 181.20 WHQL
Futuremark PCMark Vantage
HD Tune Pro 3.00

Metodología de Pruebas

Debido a las altas velocidades de transferencia de datos que posee este disco de estado sólido en especial se hace difícil medir su rendimiento como acostumbramos transfiriendo gran cantidad de archivos entre distintas unidades o moviendo archivos de gran tamaño. Ni siquiera un RAID-0 que tiene como media los 125MB/s fue capaz de hacerle el peso al Patriot WARP y es por esto que en esta, la primera revisión de un disco de estado sólido, conocidos como SSD, nos vemos en la obligación de mostrarles solo resultados puntuales del disco en revisión y de otros dos discos para que tomen referencia de cual es el comportamiento estimado en condiciones controladas.

Tendremos en nuestra parrilla de pruebas al debutante HD Tune Pro 3.00, una utilidad muy práctica que al igual que HD Tach permite medir variados parámetros que determinan las capacidades de un disco duro. También utilizaremos la Suite para disco duro que posee 3DMark Vantage, donde se estresa de forma constante durante más de 20 minutos al disco duro, haciendo extensas pruebas de manejo de datos y tareas diarias que puede sobrecargar a un disco duro.

Todas las pruebas se ejecutaron tres veces luego que el resultado se hizo estable, de tal forma de evitar errores. En algunos casos pueden parecer extraños los resultados, pero estos fueron corroborados una y otra vez llegando al mismo punto de partida.

Pruebas

La primera prueba de la batería es la Suite para discos duros de PCMark Vantage, donde vemos que el Patriot WARP apla sta a los dos discos duros rígidos, el Seagate es un clásico disco de 3,5″ de los más rápidos del mercado en 7200 R.P.M., mientras que el Fujitsu es un disco duro de notebook de 5400 R.P.M.

Con esto pueden ver claramente que el rendimiento de un notebook puede elevarse sustancialmente si es que lo combinamos con un disco de estado sólido, ahora, el único inconveniente es el costo de este cambio, que ciertamente no es menor.

Continuando con HD Tune Pro, tenemos la primera prueba, correspondiente al rendimiento en modo de Lectura de los discos duros. El Seagate Barracuda es un disco duro muy rápido, a pesar de ser rígido, pero el WARP es una bala sin freno que tiene como media los 132MB/s, mucho mejor que un solo disco rígido. Ahora, es claro pensar que con dos discos duros como el Barracuda podemos superar al WARP, pero eso ya es una arena distinta y podríamos decir que dos WARP en RAID-0 terminarían de arrasar con todo a su paso.

El tiempo de acceso del WARP es casi instantáneo, mientras que su velocidad de transferencia fluctúa entre un mínimo y un máximo de forma casi constante a lo largo del tiempo, mientrás que el disco rígido va disminuyendo su velocidad de transfenrecia a medida que avanza el tiempo, de forma opuesta el tiempo de acceso en un disco rígido aumenta a medida que avanza el tiempo.

Patriot WARP

Seagate Barracuda ST3250310AS

En la prueba de Escritura el WARP es algo débil, mostrando un comportamiento en altos y bajos como se aprecia en la captura de HD Tune Pro y en el gráfico. De forma totalmente opuesta el disco rígido va disminuyendo su velocidad de escritura a medida que avanza el tiempo, pero esto le juega a favor ya que la velocidad mínima de escritura se situa en aproximadamente 78MB/s, mientras que el disco de estado sólido tiene bajones que llegan a los 10MB/s. Es posible que sea responsabilidad de la controladora del disco, de la controladora SATA de la placa madre o simplemente una ineptitud del sistema operativo para manejar correctamente un disco de estado sólido.

Patriot WARP

Seagate Barracuda ST3250310AS

La última prueba es la del tiempo de acceso, tiempo que tarda el disco duro en accesar a la información contenida en él. Como es de suponer en los discos de estado sólido, compuestos por memorias y no por platos rotatorios como en los discos rígidos, la información esta a mano en todo momento, solo la velocidad de la luz y la construcción de los transistores limitan la velocidad de acceso, en cambio en un disco rígido la velocidad de rotación de los platos, el movimiento del cabezal y la controladora son las limitantes de cuan rápido se encuentran y entregan los datos.

Entre los discos rígidos no hay mucha diferencia entre 5400 y 7200 R.P.M., pero entre estos últimos y el disco de estado sólido hay un cambio abismal, siempre en favor del SSD Patriot WARP.


Conclusión

A primera vista el Patriot WARP trae innovaciones que un disco rígido difícilmente podra tener en el corto plazo, pero así como trae innovaciones que lo hacen mejor también trae consigo el témido costo asociado y las dificultades propias de una nueva tecnología.

Muchos intentaron hacer discos con memorias y hemos sido testigos de inventos como el Gigabyte I-Ram, que a base de modulos de memoria convencionales y junto con una batería mantenian la información en una placa PCI. Todos sabemos que el avancen no iba por ese camino, pero ese tipo de tropiezos tecnológicos son los que finalmente llevan a productos tan elaborados como los discos de estado sólido.

Es cierto que aún siguen existiendo limitaciones técnicas en los discos de estado sólido, como su limitado número de escrituras, a pesar de que los discos rígidos también cuentan con este límite, muchos ven con temor que su preciada información pueda perderse para siempre solo porque al disco se le ocurrió no leer más. Esto es algo que los fabricantes han dejado en claro diciendo que cuando el disco detecta un sector propenso a falla o en derechamente en falla lo bloquea para que este no pueda ser utilizado nunca más y así resguardar la información.

Otra de las limitaciones técnicas de esta nueva camada de dispositivos de almacenamiento es la controladora que maneja las memorias que componen el arreglo, que en muchos casos es la causante de el “bajo” desempeño en algunos ambientes. Decimos “bajo” porque realmente para lo que estamos acostumbrados no es bajo, pero para un disco basado en memoria NAND si lo es.

Luego de concluir las pruebas vemos que los discos de estado sólido llegaron para quedarse y a medida que pasen los años la tecnología tras estos dispositivos madurara lo suficiente para dejar en el pasado problemas tan simples como que la controladora se vea sobre pasada y entre en un loop hasta completar la tarea. También veremos que el costo de fabricación debe ir disminuyendo conforme los años avanzan, ya que las técnicas litográficas utilizadas se van haciendo más eficientes y porque no pensar que se descubre una nueva técnica 10, 100 o 1000 veces más eficiente para fabricar memorias NAND, soñar no cuesta nada.

En resumen podemos decir que el Patriot WARP se describe así:

Lo Bueno

– Gran velocidad de lectura.
– Tiempo de acceso ridiculamente pequeño.
– Resistente a impactos y vibraciones.
– 100% silencioso.
– Bajo consumo.

Lo Malo

– Limitación de escrituras en el disco.
– Aún posee un alto costo.
– La controladora del disco límita a las memorias NAND Flash.

Lo Feo

– No pudimos instalar el sistema operativo en un notebook, a pesar que el disco dice soportar instalación en un portátil.

Comente este análisis