Qimonda logra salvarse de la bancarrota

Qimonda logra salvarse de la bancarrota

por

Con un préstamo gigante

Qimonda se formó en el 2006 a partir de Infineon, quien creó esta empresa para deshacerse de su negocio de memorias RAM pensando que así éste tomaría incluso más vuelo y le permitiría pasar del segundo al primer lugar del planeta.

Las cosas han cambiado mucho desde ese año y hoy, ocupando el cuarto lugar, atraviesan al mismo tiempo por la cotización bursátil más baja de su existencia, con sus acciones a menos del 4% de lo que costaban en enero.

Con la palabra “quiebra” en el horizonte, el accionista mayoritario -que sigue siendo, por mucho, Infineon- salió a pedir ayuda gubernamental en atención a que sus plantas en Portugal y Alemania emplean en conjunto a unas 5500 personas.

Asi pues, Qimonda logró asegurar una inyección de fondos de 150 millones de euros por parte del estado de Sajonia -donde está su planta de Dresden- más 100 millones de euros por parte de la Caixa Geral de Depósitos -en nombre del gobierno portugués- y finalmente 75 millones de Infineon que todavía controla 77.5% del alicaído vástago.

Para haber anunciado que en el 2009 ya habría cedido el control de su spin-off, tal parece que Infineon tendrá que mantenerse velando por Qimonda por mucho tiempo más.

Fuente: The Inquirer