Osito de peluche recargado

por

La terapia física es uno de los factores claves en la recuperación de ciertas enfermedades, especialmente en el caso de los niños.

Con esto en mente, un grupo de genios del Media Lab del MIT han desarrollado una versión recargada del clásico osito de peluche. Esta versión cuenta con 1.500 sensores, micrófonos en los oídos, cámaras en los ojos y un computador adentro (por no decir su corazón).

Estos sensores y micrófonos permiten que el osito de peluche pueda interactuar y poner atención al niño. Pero lo más interesante son sus ojos. Una vez que lo pones dentro de la habitación, mira alrededor para ubicarse y armar una imágen panorámica de su entorno. Luego, gracias a su software, es capaz de distinguir rostros dentro de este entorno e interactuar con las personas.

Volviendo a sus 1.500 sensores, hechos de silicona, estos pueden registrar cuando el osito está siendo tocado y de que manera, lo que le permite reaccionar de distintas formas, contra una base de datos.

Si bien falta para poder verlo en acción cumpliendo su misión de acompañar a niños enfermos, me sorprende lo rápido que se hizo -casi- realidad  el osito de la película Inteligencia Artificial.

Notable trabajo del Media Lab del MIT, ya que estas tecnologías no solo servirán para este osito, sino que pueden ser aplicadas en un sinfín de otras cosas (sí, muñecas incluídas). Otro video después del salto.

Link: MIT’s Huggable Robot Teddy is a Therapeutic Toy in the Making (Wired Gadget Lab)