AMD cierra el año con un duro golpe

por

Despidos y ajuste contable

El caso de AMD es particular: de alguna manera siempre se las arregla para andar a tumbos. No importa cuántos inventos geniales tenga: Opteron, Athlon 64, Barcelona, Phenom II y para qué hablar de las Radeon 4800. Puras maravillas pero la empresa siempre vive en situación delicada.

En la presente noticia les contaremos que AMD anunció el despido de 600 empleados, una cifra que supera a la predicción más pesimista que apuntaba a la reducción de 500 puestos de trabajo.

Por otro lado, en el balance de fin de año AMD anotará lo que se llama “Goodwill Impairment” por ATI, un asiento contable que cuenta como pérdida cuando se ha pagado de más por un activo. En este caso particular, más de dos años después de haber adquirido a la firma canadiense AMD anotará en su balance que de los 5.840 millones que pagó, más de la mitad fue simple sobrevaloración.

A estas alturas suena casi ingrato andar diciendo que pagaron por ATi más de lo que valía. Primero, nadie los obligó y, segundo, de todas sus líneas de producto ATi aporta los más exitosos. Sin embargo hay que entender el goodwill impairment como un recurso contable para ajustarse a las circunstancias actuales del mercado. La venta de tarjetas de video se mantiene relativamente estable, la fortaleza de los adaptadores ATi probablemente se extienda al menos durante la primera mitad del 2009, y si AMD ha decidido anotar como pérdida la sobrevaloración es únicamente un ejercicio para pagar menos impuestos y ponerse el parche antes de la herida.

Fuente: Ars Technica