¿Y los conectores?

¿Y los conectores?

por

Primero fue USB1.0, luego USB2.0 y finalmente USB3.0. Primero fue PATA, despues SATA1,5Gb y después SATA3Gb; Narrow SCSI, luego Wide SCSI y SAS. ¿Qué tienen en común todos estos estándares? El cable y sus conectores. En algunos casos son los mismos, en otros son distintos y no retro-compatibles. ¿Qué hay del futuro?

Un poco de historia

Corría el año 2003, cuando se lanzó la mítica placa ABIT NF7-S. En mi opinión personal, aparte de ser una de las mejores placas que ha salido en el mercado en toda la historia de la computación en cuanto al tema overclock, esa placa marcó una tendencia en el mundo de la computación que yo creo jamás se hubieran imaginado: Traía un nuevo estándar de conexión de discos duros y además de ser muy overclockera, fue también la primera en ofrecer este tipo de conexión, algo bastante nuevo considerando que no se había hecho una innovación tan grande en cuanto a conectores de disco duro en los 10 años anteriores a esa placa.

Ese estándar fue bautizado originalmente como SATA1,5Gbps y aunque se vio por primera vez en una placa hecha por ABIT, no fueron los primeros: tal como muchas empresas, ABIT le compró a NVIDIA el derecho de usar su chipset, el cual por casualidad traía este estándar.

Como apreciación personal, creo que los ingenieros de ABIT dijeron: "Bueno, si NVIDIA nos está regalando esta cosa, y queremos hacer una buena placa, mejor lo incluimos al tiro, diferenciando entre una NF7 (a secas, que no traía SATA) y una NF7-S".

Los nombres

Un capítulo especial se lleva una mención honrosa: la confusión de los nombres. Sucede querido lector, que en muchas tiendas se ofrecen discos como SATAI y SATAII, pero esos nombres no podrían estar más equivocados.

Si bien es cierto, en un principio el estándar se le llamaba SATAI, se le cambió el nombre cuando vieron que podía llevar a una gran confusión: La institución que está detrás del estándar SATA se llamaba SATA-II, lo cual podía ser fácilmente confundido con el nombre de un estándar.

Así que optaron por lo más sano: Además de cambiar el nombre de la compañía a SATA-IO, cambiaron el nombre de los estándares posponiéndole la tasa de transferencia máxima medida en Gigabits. Fue así como: SATAI se pasó a llamar SATA1,5Gbps y SATAII se pasó a llamar SATA3Gbps.

También es así como SATAIII se llamará (oficialmente) SATA6Gbps, lo cual significa que ese estándar será capaz de hacer transferencias continuas a una asombrosa velocidad de 600MBps, o bien 6Gbps.

Otra mención honrosa se lo lleva también la tasa de transferencia máxima. Todavía recuerdo cuando en el año 2005 hablamos al respecto con Amenadiel tocando este mismo tema, y ahora aprovecho de aclararlo al 100%:

En discos duros, tenemos primordialmente 3 aristas:

1. Tasa de transferencia continua: Es la tasa de transferencia que es capaz de entregar el disco siempre y cuando el arcivo sea contiguo; es decir, que un byte esté al lado del otro. En otras palabras, es la cantidad de bytes que es capaz de recoger el cabezal del disco duro en un segundo.

2. Tasa de transferencia máxima / burst speed: En la teoría, es la máxima tasa de transferencia que puede entregar un disco o que es capaz de aguantar la controladora SATA. Si se ve desde el punto de vista de la controladora, por lo general está en el límite justo que dice ser: es así como una controladora SATA1,5Gbps aguanta una tasa de transferencia máxima de 150MBps. (Ojo con prefijos, mayúsculas y minúsculas: 1,5Gbps es equivalente a decir 150MBps, tal como 3Gbps es lo mismo que 300MBps)

Pero si se ve desde el punto de vista del disco duro, por lo general está muy debajo de esta misma: esto se debe a que el disco no es capaz de entregar tantos datos en tan poco tiempo: si bien es cierto la controladora del disco está basado en la RAM y es muchísima más rápida que los platos en sí, por lo general es muy baja: en la actualidad, hay discos con controladoras con 32MB de buffer, lo cual es muy chico comparado con la totalidad de los platos: 500GB o más.

A menos que una aplicación siempre necesitara un mismo archivo, (y la controladora del disco duro y el sistema operativo permitiera esa operación), la vida sería perfecta, pero lamentablemente, vivimos en un mundo imperfecto, y de vez en cuando necesitamos tener acceso a contenido que sólo se encuentra almacenado en los platos.

3. Tiempo de acceso: Es el tiempo que se demora el disco en ubicar y entregar la primera secuencia de datos, se mide en micro/nanosegundos y no tiene nada que ver con los de arriba. Sólo valía la pena nombrarlo como componente fundamental de un disco duro.

El Futuro: Serial ATA International Organization: Serial ATA Revision 3.0

Aunque el nombre es largo, según la SATA-IO, éste sería el nuevo nombre oficial, y dicen que después de ocuparlo al menos una vez, recomiendan los nombres "SATA Revision 3.0" o "SATA 6Gb/s". Así que cuando les pregunten: "Has visto el nuevo disco sata 3?", ustedes responden: "Perdón estimado; ¿a qué revisión se refiere, a la 3.0 o a la 2.0?"

Después de harta historia, conceptos y otros métodos introductorios, nos vamos al grueso del artículo: El estándar SATA6Gbps va a salir quizás el 2010 y tendrá el doble de tasa de transferencia máxima que el estándar actual. Comenten en el foro y nos vemos en otro artículo. Ah, y el cable probablemente siga siendo el mismo.

Fuera de bromas: Como ya podrán suponer, las novedades que nos trae el nuevo estándar no son tan variadas como lo fue el estándar SATA3Gbps: Lo único nuevo es la mayor tasa de transferencia, un menor consumo de energía eléctrica y un nuevo logo, cosa que antes no tenía. Asimismo, se está trabajando en un nuevo comando para NCQ y también en energía directo para eSATA.

Sobre estos dos últimos puntos quisiera detenerme un poco:

1.- Nuevo comando para NCQ: Dicho en palabras simples, hoy en día no existe ningún comando que aborte una operación en curso si el dato requerido ya no se necesita: un caso particular (y por supuesto, trabajando con la imaginación) de esto podría ser que quisiéramos escuchar un mp3, pero en el nanosegundo que sigue nos damos cuenta que no era ése el que queriamos escuchar y seleccionamos otro. En este caso, según el modelo actual, dentro de la cola de prioridades del NCQ, estaría rescatar la primera secuencia de bytes de la canción A, pero como a último momento nos arrepentimos, debería de abortarse la operación actual en curso y cambiar la cola: es ésta la nueva característica que se quiere implementar.

2.- Línea de energía para eSATA: Todo el que alguna vez ha puesto en funcionamiento un disco mediante el conector eSATA, sabrá que no sólo necesita un cable de datos: también necesita una línea de corriente para alimentar el disco duro. Es este punto el que hace muy impráctico en la actualidad la masificación de este tipo de productos, y asimismo, es este punto el que se quiere mejorar. Si existiera la posibilidad de transportar tanto energía como datos por un mismo cable, sería total y absolutamente innecesario el conector de poder.

Ahora bien, ¿por qué lanzar un nuevo estándar si los discos comunes y corrientes ni siquiera alcanzan la tasa máxima de un SATA1,5Gbps? La respuesta a esta interrogante nos la entrega Amber Huffman, Ingeniero Principal en el grupo de Tecnologías de Almacenamiento de Intel además de otros seis puestos.

De acuerdo a su postura, este nuevo estándar obedece fundamentalmente a dos asuntos:

1.- SSD: Cada vez son más masivos, y cada vez son más rápidos, mucho más rápidos que los discos basados en platos. Si no se hace algo pronto, el estándar se verá copado rápidamente y existirá la limitante no del disco; sino de la controladora.

2.- SAS: Aunque hace tiempo atrás salió un artículo que hablaba sobre SAS, nunca entramos en las razones técnicas detrás de este estándar. Para aquellos que no sepan, les cuento que SAS hace rato que soporta una tasa de transferencia de 6Gbps, por lo que otro de los puntos fuertes del cambio sería este, para -de esta forma- asegurar mejor compatibilidad. (Además, los voltajes requeridos para SAS son mayores, principalmente debido a su mayor tasa de transferencia).

Conclusiones

Querido público, pueden quedar contentos: SATA6Gbps será retrocompatible ya que ocupa el mismo tipo de conector, y lo que es mejor todavía: ocupa el mismo tipo de cable, aunque se recomiendo en general que sean de buena calidad para no perder datos por corrupción debido a la alta velocidad y la alta exigencia que se le hace al mismo, y lo más importante: le saldrá más cómodo al usuario: cuando upgradee su disco duro, no va a tener que comprar ni adaptadores especiales ni tampoco cables nuevos.

Lo que sí sorprende, es que no exista ningún nombre todavía para el estándar que sigue: cuando estaba por salir SATA3Gbps, el nombre SATA6Gbps ya se rumereaba por los pasillos: a menos de un año de su lanzamiento final, todavía no existen ni luces ni posibles mejoras que hacerle a este nuevo estándar, así que creo, personalmente, creo que estamos pisando terreno con arena movediza y presiento que estamos viviendo los últimos días de los discos tal cual los conocemos hoy: qué es lo que vendrá después es la pregunta que todos se están haciendo: ¿Nos vamos por discos híbridos? ¿Seguimos utilizando la tecnología de los platos? o ¿Ahora se viene en serio la masificación del SSD?
Hasta el momento, ninguna propuesta presenta una solución a los tres cuellos de botella que se producen con el almacenamiento:

– Seguridad de los datos
– Capacidad de almacenamiento
– Velocidad en la escritura y lectura de los datos

Usted, querido lector… ¿Qué opina al respecto? ¿Cuál será la tecnología que se viene? ¿Cómo se viene el mercado? ¿Qué se beneficiará, la seguridad, la capacidad o la velocidad?

Fuentes:

SATA-IO
The TechReport

Comente este artículo