SCO pierde juicio con Novell

SCO pierde juicio con Novell

por

SCO ha perdido el juicio contra Novell, en donde reclamaba ser dueña del código fuente de Unix SVRX. Con ello una de las batallas en la larga guerra que SCO inició ha terminado nuevamente con un veredicto en su contra.

La historia de SCO es una historia larga, extraña y digna de una novela (pero de las malas). Primero hay que aclarar que en realidad la historia comienza con Caldera Systems, la cual posteriormente adquirió SCO y cambio su propio nombre a SCO.

Así que empecemos con la historia, Caldera Systems es un proyecto que nace en los 90s como un outsourcing de Novell, que buscaba la creación de un escritorio por red. Como base para el sistema, se eligió Linux ya que la red estaba basada principalmente en Unix y sus similitudes lo hacían el candidato ideal. De esta forma Caldera Systems se pone manos a la obra, desarrollando los distintos componentes necesarios, como una versión de IPX para Linux, el sistema de APIS de Windows llamado Willow, etc.

Luego, se lanza el sistema por el cual Caldera es más recordado y es su distribución de Linux profesional, que combinada software libre con aplicaciones comerciales, tales como en ves de Xfree86, así como versiones para Linux de WordPerfect (que en ese momento pertenecía a Novell), StarOffice (que aun no pertenecía a SUN), además del cliente Critrix ICA entre otros.

Por sus características especiales, la principal competencia de Caldera no era Red Hat o SUSE, sino CSO Unix, el cual tenía una red de distribución internacional, pero perdía terreno continuamente con Caldera, a su ves Caldera no tenía una red de distribución adecuada para poder globalizarse, pero tenía buen flujo de caja y además millones de dólares obtenidos de una demanda contra Microsoft por malas practicas comerciales, relativas a Dr-DOS (el cual obtuvo al comprarlo a Novell), esto permitió que Caldera adquiriera SCO el 2001 conviertiendose primero en Caldera International y luego el 2002 en SCO Group que es el nombre por el cual es conocido hoy.

Caldera tenía todo para ganar, sin embargo descuidaron un aspecto que hasta el momento consideraban irrelevante: la comunidad. Las diversas practicas comerciales de la empresa y especialmente, el hecho que Calera tuviera un sistema de licenciamiento por cliente, hizo que la comunidad del software libre le diera la espalda, la empresa realizó pataleos de ahogado como la creación de , el cual era un esfuerzo conjunto con SUSE (ahora de Novell), TurboLinux y Conectiva (ahora de Mandriva), el proyecto aunque se vendía como una forma de estandarizar linux, en el fondo era un intento por agruparse y dejar de lado a Red Hat, pero el intento no resulto y Caldera siguió hundiéndose.

En este escenario optaron por enfocarse en el negocio Unix recientemente adquirido de SCO, una estrategia extraña si me preguntan, ya que lograron comprar SCO precisamente por que sus ventas se reducían cada vez más. Dentro de su nueva estrategia Unix, incluso en un momento lanzarón un Caldera Linux que no incluía el kernel de Linux sino uno de Unix. Como era de esperarse esto tampoco les resulto, así que el ahora SCO Group veía como sus finanzas se iban reduciendo, al final optaron por hacer lo único que realmente les dejo dinero en el pasado: demandar.

SCO declaró que era dueña de Linux, ya que este estaba basado en Unix y ellos a su vez eran dueños de Unix. Enviaron masivas cartas a diversos clientes de sistemas Linux, alegando que debían pagarles licenciamiento por utilizar Linux, la estrategia no tuvo mucho éxito, sin embargo lograron un cliente importante, Microsoft, el cual les pagó 17 millones de dólares en licencias de Unix (para un uso no especificado), con este dinero realizaron una demanda billonaría a IBM, quienes a su juicio habían incorporado enormes porciones del código de Unix al kernel de Linux. La demanda presentaba varios problemas:

Primero, el supuesto código que IBM habría traspasado a Linux, habría sido desarrollado por el mismo IBM, sin embargo de acuerdo a SCO todo el código desarrollado para Unix, les pertenecía aun cuando lo desarrollaran otros.

Segundo, SCO no tenía prueba alguna, simplemente lanzaron una demanda suponiendo que lo anterior ocurría.

Tercero, SCO cuando se llamaba Caldera, liberó y vendió sistemas operativos, con el kernel de Linux que contenían el supuesto código robado, bajo licencia GPL y por tanto aun cuando tuvieran razón, si ellos eran los dueños, ellos mismos habría liberado el código. SCO argüía aquí que simplemente la GPL era ilegal y anti americana (si, así tal cual, anti americana) y por tanto eso no era valido.

En medio de la demanda contra IBM, fueron demandados por Novell, ya que de acuerdo a Novell en realidad Unix les pertenecía a ellos y solo había licenciado una porción a SCO. Los motivos de Novell, para entrar en el baile apuntaban a su reciente adquisición de SUSE Linux ya que los alegatos de SCO de ser dueños de Linux y que por tanto todos le debían licencias para su uso, le hacían daño al nuevo negocio en donde Novell quería entrar.

El juicio contra IBM ha tomado años, finalmente las investigaciones mostraron que no había programa alguno de Unix en Linux, sin embargo si habían algunas cabeceras de programas (algo así como los títulos), los cuales por lo demás también se encontraban en diversos libros de texto, ya que se consideraban genéricos. Este juicio fue congelado hasta tener un veredicto final del juicio de Novell.

La finanzas de SCO no han hecho sino empeorar y aun cuando han logrado atraer algunos inversionistas de riesgo, el alto costo que tienen los juicios, aceleraron un proceso que se veía venir, por lo cual se tuvieron que declarar en bancarrota el 2007, aun así decidieron continuar con los juicios, tal ves su único has de esperanza en un futuro que se ve negro.

Ahora el juicio de Novell vs SCO ha terminado y nuevamente SCO ha perdido, incluso debe pagar a Novell 2.5 millones de dólares más intereses por enriquecerse con un producto que no les pertenece. Con esto aun cuando el juez del juicio contra IBM les encontrará razón y determinará que la GPL es ilegal y anti americana y que el tener algunas librerías con el mismo titulo aun cuando el código mismo sea totalmente distinto es equivalente a robar código, el beneficio no sería para SCO, sino para Novell.

Desde mi punto de vista, SCO no murió por el juicio contra IBM o Novell, murió por que no supo adaptar su modelo de negocios al open source en el cual estaba fundado su principal producto, murió además por que ante esto, en ves de enmendar el rumbo decidieron dedicarse al negocio de una compañía que lograron comprar precisamente por que sus ventas decaían día con día, la estrategía comercial de SCO/Caldera fue lo que finalmente los mató.

Fuente: Groklaw – Final Judgment in SCO v. Novell: SCO Loses Again

Comente este artículo