Newsflash: golpe histórico al SPAM

Newsflash: golpe histórico al SPAM

por

No diga duro, diga durísimo

Después de mucho investigar, la policía de San Jose, California, le bajó la cortina a McColo Corp. (el nombre parece broma pero no lo es). McColo era una empresa de hosting o alojamiento que en la mentada ciudad tenía oficinas en un lujoso edificio con exterior de cristal (o esa imitación fea que usan en Santiago), sillones de cuero, secretaria bonita y un pulcro datacenter que en apariencia sostenía un negocio legítimo.

Lo malo, estimado lector, es que McColo proveía de alojamiento y servicio a empresas dedicadas a lucrar con el spam. No empresitas sino mafias, corporaciones criminales, contando entre sus clientes a distinguidos y connotados expertos en técnicas como difundir gusanos para convertir a las víctimas en servidores SMTP, ofrecer productos falsificados, medicamentos controlados y hasta redes de pedofilia.

Ahora, lean bien. Después de que los dos ISP que le daban servicio materialmente desconectaran a McColo de la internet, el tráfico de spam monitoreado en los estados unidos bajó un 66%. SpamCop, una consultora independiente que periódicamente publica estudios al respecto, dijo que en sus estadísticas la baja era del 75%.

De verdad me cuesta creerlo. ¿Acaso todos los criminales que hacen usufructo de la infraestructura que usted y yo pagamos, fueron tan estúpidos como para poner los huevos en la misma canasta? ¿Ha sido esto como destruir la Estrella de la Muerte del SPAM?

Estoy tan sorprendido de haber leído esto que todavía no estoy seguro de estar escribiéndolo. Doy en pensar repetitivamente en un paseo a la playa de la semana novata de 1997 en la cual me enfrenté a una garrafa de Valdepeñas y ahora que lo considero seriamente, todo lo que he vivido desde entonces incluyendo la creación de CHW a lo mejor es sólo un sueño inducido por esa pésima imitación de vino. Pero si acaso es verdad, y la gente honrada le dio una paliza a la mafia del SPAM, este ha sido Amenadiel, Press VP, desde el lugar de los hechos.

Adelante estudios.

Fuentes: Ars Technica