Motorola RAZR salva la vida a su dueño

Ronald Richard, un residente de Nueva Orleans, le debe la vida a su teléfono celular: un Motorola RAZR.

Richard sintió un golpe muy fuerte en su pecho, y cuando se revisó, se dio cuenta que su RAZR había absorbido el impacto de una bala calibre .45. Tuvo la fortuna de que el ángulo del disparo, así como el material del celular, reunieron las condiciones suficientes para evitar una herida grave, o incluso la muerte.

El RAZR, en cambio, quedo inservible. Pero al menos murió en el servicio del deber.

Link: RAZR stops a bullet, its owner reports “feeling lucky, punk.” (Engadget Mobile)