Biostar TPower i45 v/s Gigabyte EP45 Extreme

Biostar TPower i45 v/s Gigabyte EP45 Extreme

por

Ya ha avanzado el tiempo desde que el Intel P45 vio la luz de las vitrinas mundiales y es momento de poner en la parrilla a dos placas madres que se perfilan como las favoritas de quienes desean una placa completa sin un precio excesivo.

Así es como Biostar, reconocido antes por su hardware barato y para mercados menos exigentes ha dado que hablar desde que lanzó la serie TForce y hoy con la TPower continua la senda marcada por sus placas madres con altos niveles de overclock y precios más que razonables. Actualmente el récord de FSB para Core 2 Duo lo tiene la TPower I45, esto nos da un buen presagio de lo que puede tener esta revisión.

Por su parte la Gigabyte EP45 Extreme dice ser hecha para los usuarios extremos, incluyendo un apoteósico sistema de refrigeración compuesto (agua y muchas aletas de cobre), además promete tener más opciones en el BIOS de las que realmente necesitas y por último deja perplejo a cualquiera con el gran número de fases de poder que hay para las partes más importantes de la placa madre como lo son el procesador, el puente norte y las memorias.

Cada fabricante dice tener la joya perdida del Nilo, pero solo nosotros ustedes podremos decir si esto es así o solo es un lindo parafraseo.

Bueno, no queda más que invitarlos a seguir leyendo una nueva revisión de CHW

Biostar TPower I45

La caja de TPower es bastante ostentosa pero a la vez sobria. Lo principal en la caja es la T, que deja a la vista que esta placa es parte de la T-Series.

Algo que Biostar no quiso dejar al azar fue que su placa alcanza con facilidad los 600MHz de FSB. También como si fuera poco trae un disipador junto con un ventilador.

Por la parte trasera hay un detalle completo del BIO-TEX, el conjunto de tecnologías que definen a la T-Series de Biostar. También vemos una foto de la placa madre con un pequeño detalle de la compatibilidad de esta. En la parte inferior hay una imagen del BIO-watch, el sistema de monitoreo y configuración a través de Windows de Biostar.

El paquete de accesorios comienza con el manual, el disco de controladores, la placa protectora del panel trasero y un par de salidas digitales de audio.

Continuamos con los cables, que son bastante numerosos. Haciendo un recuento tenemos seis cables SATA con sus respectivos adaptadores de energía y un cable IDE.

Ahora, una de las protagonistas de esta revisión, la Biostar TPower I45.

Haciendo un recuento tenemos dos puertos PCIe 1x, dos puertos PCIe 16x que trabajan a 8x cuando se mueven los puentes manuales de color rojo para el modo CrossFire. Más abajo están los dos puertos PCIe junto con el puerto para la disquetera. A la derecha nos encontramos con el puente sur y sus periféricos. A la vista están los seis puertos USB, seis puertos SATA perfectamente ubicados para no entorpecer el uso de grandes tarjetas de video, el puerto IDE junto a los interruptores iluminados que incorpora la placa y por último un panel alfanumérico que indica el estado durante la partida de la placa madre para luego desplegar en tiempo real la temperatura del procesador.

La parte superior de la placa madre está ocupada por el centro neurálgico del sistema, compuesto por el zócalo LGA 775 con sus respectivas fases de poder, el puente norte P45 y las cuatro ranuras para memoria RAM. El sistema de refrigeración es pequeño y pasivo, mientras no se le instale el ventilador que trae en el paquete de accesorios.

El panel trasero tiene todo lo que esperaríamos y en su justa medida. Lo que ya se hace casi algo común en este segmento de placas madre son los dos puertos eSATA que trae.

El Realtek RTL8111C es el controlador del puerto LAN RJ45 que posee el panel trasero. Este chip es muy utilizado en la actualidad por un gran número de fabricantes.

Ya que le ICH10R no incorpora un puerto IDE se hace necesario instalar un controlador de un tercero, que en este caso es el Marvell 88SE6121.

El control I/O está a cargo del Fintek F7188.

Los relojes necesariamente deben ser generados por un chip, y como no sería un ICS, que en este caso corresponde al 9LPRS926EGLF.

El sonido se encuentra al mando de otro viejo conocido, el Realtek ALC888S, entregando 8+2 canales de alta definición.

El puente sur ya lo han visto en otras placas madres y no se trata más que del ICH10R, también utilizado en la nueva micro-arquitectura Nehalem.

El P45 Eaglelake es la evolución directa del P35 Bearlake, ya que este chipset ha permitido subir de forma sustantiva los niveles de overclock mediante FSB que se manejaban normalmente con chipset antecesores a este.

Una vista general de la placa madre sin el sistema de refrigeración, todo se ve muy bien ubicado, los conectores de poder están en los bordes, los puertos SATA están perfectamente ubicados para no entorpecer el uso de estos mismos en conjunto con una tarjeta de video de gran envergadura, nada parece ser al azar en esta placa madre y se agradece la preocupación que han puesto en su diseño.

El procesador junto a sus cuatro fases de poder. Parece un número algo pobre, pero no se desanimen, esta placa tiene fama de romper récords con poco.

El sistema de refrigeración principal de la placa madre es completamente pasivo, compuesto por un heatpipe que comparte el disipador del puente norte con el de los mosfets de las fases de poder del procesador además del pequeño disipador del ICH10R. Queda a la vista que todo este sistema está construido en cobre y esto le entrega la capacidad de disipar de forma más eficiente mayor cantidad de calor.

Este es el ventilador que se incluye en el paquete de accesorios. De buenas a primeras parece ser un gran acierto y nos entusiasma ver que Biostar lo incluyera, pero luego de probarlo en el sistema notamos algo extraño que comentaremos en el apartado temperatura.

Fuera de su empaque podemos ver que tiene un heatpipe unido a su cuerpo de cobre (que lo más probable es que sea de Chile), un ventilador y por la parte inferior un parche térmico de esos que tienen una larga duración junto con un buen rendimiento.

Por la parte posterior del disipador se pueden apreciar las aletas y el heatpipe que posee.


Gigabyte EP45 Extreme

Para la Gigabyte EP45 Extreme necesariamente tuvimos que partir con una imagen de la placa madre despojada por completo de su sistema de refrigeración, ya que este tiene un trabajo muy acabado y no queremos quitarle protagonismo a la invitada de honor. Además, la placa madre que no llego es una muestra temprana a la que tuvimos acceso, solo viene en una caja blanca sin nada que la acompañe.

Como pueden ver la disposición de los componentes en la EP45 Extreme es similar a la que tiene la TPower I45, pero a su vez posee diferencias que pueden jugar en contra, como lo es la ubicación de los puertos PCI y la posición de los puerto SATA.

Si aprobaron satisfactoriamente el curso de matemáticas en la escuela podrán contar la friolera de 12 fases de poder para el procesador, tres veces más que en la TPower I45. También el tipo de mosfet utilizado difiere, ya que estos poseen una tecnología más avanzada que disminuye el ruido y la disipación térmica.

Aprovechando el desnudo total de la placa madre vemos que el P45 también cuenta con un número poco común de fases de poder, empinándose sin mayor esfuerzo por las tres fases de poder. Gigabyte no reparó en gastos cuando concibió esta placa madre.

Las ranuras de memorias al igual que en la TPower están debidamente coloreadas y son acompañadas de cerca por conector de 24 pines. Continuando con las cuentas, tenemos a la vista las tres fases de poder para las memorias, lo que asegura voltajes muy estables con un ruido mínimo y además tenemos la posibilidad de, literalmente, freír las memorias.

Como les comentamos anteriormente la disposición de cuatro de los puertos SATA es la peor que podríamos esperar, ya que al colocar un tarjeta de video de un tamaño considerable quedan completamente inútiles, ni siquiera los conectores SATA en 90º sirven ya que la tarjeta de video se monta sobre estos sin poder descender a su posición habitual. Por tratarse de una placa madre preparada para overclockeros tenemos el agrado de tener botones de inicio y reinicio incorporados en la placa madre. También vemos el panel alfanumérico con que cuenta la placa, que permite ver el estado en que se encuentra al iniciar el sistema. El puerto IDE esta en un vivo color verde, directamente al lado de los conectores para el panel frontal.

Al mirar la imagen ustedes se preguntarán porque hay gran cantidad de chips cerca del puente sur y la explicación para esto es simple. Esta placa madre incorpora un sistema de compensación para los componentes más importantes, detectando cuando se necesita mayor cantidad de este y también permitiendo ahorrar energía al activar dicha opción, mejorando la entrega de energía. La placa cuenta con numerosos diodos leds que indican el nivel de voltaje que se está aplicando a partes importantes del sistema, siendo estos de color verde, amarillo y rojo. El verde es un nivel seguro de voltaje, el amarillo corresponde a uno no tan seguro pero no peligroso, mientras que el rojo es casi significado que estas fundiendo o que pronto lo harás. Nosotros tapamos con cinta adhesiva estos indicadores, ya que no le tememos a nada .

El ICH10R posando para las cámaras. Por la derecha de este vemos los dos chips BIOS con que cuenta la placa madre, esto siempre ha sido uno de los grandes aciertos de Gigabyte, incluyendo en sus placas madre la protección del BIOS con un respaldo en un chip secundario en caso de falla catastrófica del chip primario.

Los puertos de expansión para tarjetas vienen codificados con colores, comenzando por un puerto PCIe 1x en color negro, tres puertos PCI en color blanco, un puerto PCIe 16x, otro PCIe 8x con un tamaño PCIe 16x y en la parte más baja un puerto de PCIe 4x con largo de 16x. Los puertos USB y Firewire están a la orden del día contabilizando cuatro USB y tres IEEE 1394. En la esquina inferior hay un solitario puerto COM que nunca es despreciado por los compradores, pero que esta algo olvidado del cariño de los fabricantes.

El generador de relojes de la placa madre es un ya clásico controlador ICS, en su versión 9LPRS914EKL.

El sonido está al mando del gigante Realtek, que se hace presente con el ALC889A. Es habitual encontrarse con un chip Realtek en las placas madres actuales, ya que estos muchachos son uno de los gigantes en semiconductores dedicados al sonido y muchas otras áreas más. Al lado izquierdo vemos claramente que esta placa tiene corazón Taiwanés.

La puerta LAN RJ45 esta comandada por el Realtek RTL8111C, entregando un ancho de banda máximo de 1Gb/s.

El ITE IT8213F y el Texas Instruments TSB43AB23 son los responsables de todos los puertos Firewire que posee esta placa.

El panel trasero es bastante más completo que el de la TPower, pero se entiende, ya que esta placa madre está orientada a un segmento un poco más alto que la hija prodiga de Biostar, aunque ambas están inmersas en los límites del mercado medio-alto.

Lo que más resalta del panel es botón de Clear CMOS, muy útil para cuando es necesario corregir algún problema de configuraciones de BIOS sin tener que desarmar el computador.

El sistema de refrigeración parece ser una evolución de los antiguas fortalezas de heatpipes que acompañaban a placas de la serie DQ6, pero en este caso tenemos un número mucho más cómodo de configuraciones posibles para poder refrigerar eficientemente nuestra placa madre.

Como es posible ver, el sistema está compuesto por heatpipes y múltiples aletas de cobre.

Así luce el sistema montado en la placa madre y despojado de cualquier artefacto secundario de refrigeración incluido.

Luego de montar el bloque de refrigeración líquida comenzamos a ganar capacidad de disipación térmica.

Hybrid Silent-Pipe, así lo llamo Gigabyte, producto de que tenemos un sistema de refrigeración pasivo y otro activo, pudiendo ambos funcionar al mismo tiempo.

Al instalar el disipador pasivo vemos que es de gran tamaño y está diseñado para no entorpecer el uso de ningún puerto de la placa madre.

Una vista más general de uno de los sistemas de refrigeración con mejor facha que hemos tenido entre nuestras manos. Además este sistema promete un gran rendimiento gracias a la inclusión de un bloque de refrigeración líquida.


BIOS TPower I45

El BIOS de este tipo de placas madre es algo que hemos visto con anterioridad, por lo que no entraremos en detalles oscuros y escabrosos que los hagan cerrar los parpados o saltar a la próxima página.

Lo primero que vemos es un trozo del globo terráqueo con el logo T-POWER de fondo, muy conceptual. BIO-TEX2 es el conjunto de tecnologías que hacen única a esta serie de placas madre bajo el alero Biostar.

El proveedor del BIOS en esta placa es American Megatrends Inc, uno de los grandes en este negocio.

En las configuraciones avanzadas podemos hacer todo lo que nos pegue la gana, desde configurar los parámetros del procesador hasta ver el monitor del hardware.

Un vistazo al apartado del procesador, donde pueden ver que usamos un E8400 a su frecuencia de fábrica para las pruebas.

El monitor del sistema es bastante simple y entrega gran cantidad de información útil, todo en su justa medida.

Entrando en arenas pesadas nos vamos al menú O.N.E, donde es posible modificar un número importante de parámetros para dejar como un reloj suizo el sistema.

Para los menos expertos siempre hay una opción que es configurar y listo, overclock automático, en este caso Biostar dispuso tres niveles de overclock, cual motor de automóvil lo nombraron V6, V8 y V12, entendiéndose que mientras más cilindros (haciendo una analogía con los motores) tiene más potencia tendrá tu sistema.

El bus frontal tiene un rango desde los 100 a los 800MHz y sabemos que esta placa puede superar los 700MHz con la refrigeración adecuada, nada de mal.

La configuración del Latch entre el FSB y el chipset puede ser de 800, 1066 y 1333MHz.

Esta placa cuenta con una amplia variedad de configuraciones para las memorias y notamos que también esta los 1333MHz DDR2, que muy pocos kits son capaces de entregar de forma normal, solo los mejores chips DDR2 escogidos a mano son capaces de hacer esta gracia.

Los tiempos de memoria son los que cualquier mortal puede necesitar y es más, sobran. Ahora, quienes buscan hasta la milésima de segundo en un benchmark también puede tener un buen rato de entretención configurando todos los parámetros correspondientes a las memorias.

La frecuencia de los puertos PCIe es posible configurarla desde el menú Clock Gen, donde también es posible configurar el Skew para el procesador, el puente norte y el además manejo de relojes para el procesador. Estos valores en algunos casos brindan esa estabilidad que escasea cuando el sistema está al límite o cuando se espera romper algún récord.

La cantidad de voltajes que podemos manipular es la justa y suficiente para una experiencia de overclock no traumática, ya que en la medida que se aumenta la cantidad de valores configurables la dificultad del overclock aumenta.

Los voltajes máximos son suficientes para freír por completo el procesador y las memorias, ya que sobre el voltaje por defecto se aplica el voltaje en color rojo. ¿Cómo se vería su procesador con 2.5 volts?

Algo práctico de este BIOS es que podemos guardar las configuraciones que deseemos en distintos bancos de memoria, de tal forma que cuando hacemos Clear CMOS podremos configurar rápidamente el sistema sin mayores complicaciones, todo un acierto por parte de Biostar.


BIOS EP45 Extreme

La primera captura del BIOS deja claro que esta placa está hecha para cosas extremas, memorias DDR2 1333+ y mucho overclock.

El BIOS Award se distingue a leguas, si disposición ya es algo a lo que estamos realmente acostumbrados. El primer menú disponible es el M.I.T, donde se puede configurar todo lo relacionado con el overclock.

Entrando en materia, vemos que el M.I.T tiene opciones muy similares a las vistas en la TPower, pero con otros nombres.

La gran cantidad de voltajes disponibles para configurar nos obligo a confeccionar una tabla, ya que ni ustedes ni nosotros queríamos ver 24 capturas del BIOS con los voltajes.

Resumiendo para los voltajes tenemos una cantidad sustantiva configuraciones, los valores máximos en algunos casos son suficientes para tostar el hardware y los pasos son acorde a la cantidad e fases de poder que tiene la placa madre para sus componentes clave.

La frecuencia del Bus Frontal puede ser configurada desde unos conservadores 100MHz hasta unos extremos 1200MHz, los que ciertamente son más ilusión que realidad hoy en día.

Al igual que en la TPower esta placa posee un control avanzado de los relojes más importantes del sistema, lo que puede darte ese pequeño salto en estabilidad para romper algún récord personal o mundial.

La configuración de memoria tiene incorporado un sistema de overclock y configuración de tiempos automática, en el que podemos escoger tres modos diferentes. Cada uno está directamente relacionado con las memorias que se instalen en la plataforma.

También tenemos la posibilidad de usar los perfiles X.M.P. que el fabricante incorporo en las memorias, esto podría entregarte un mejor rendimiento y la estabilidad que necesitas para poder trabajar con tu nueva placa madre.

El Latch entre el FSB y el Chipset puede ser de 800, 1066, 1333 y 1600MHz.

El multiplicador para las memorias obedece a dos configuraciones, siendo la primera el strapping utilizado (800, 1066, 1333, 1600MHz) y luego el multiplicador con el que obtendremos la frecuencia final para las memorias.

La configuración de los tiempos de memoria tiene dos etapas. La primera es donde es posible configurar los más importantes y generales, mientras que la segunda etapa es donde se comienza a hilar más fino y se busca el máximo rendimiento o la máxima estabilidad.

El monitor de sistema posee gran cantidad de los parámetros que deseamos monitorear, pero extrañamos el sensor de voltaje del puente norte.

Al igual que en la TPower podemos guardar configuraciones en el BIOS y luego leerlas cuando sean necesarias. Cada día esta característica es más explotada por los fabricantes y como no si estas placas están construidas para personas que utilizan distintas configuraciones en su sistema o que están constantemente cambiando de hardware.

Algo muy útil es el acceso directo desde el BIOS al Q-Flash, la utilidad integrada de Gigabyte para cambiar el programa BIOS a la placa madre sin necesidad de un disco de 3,5″ ni nada estrafalario.

El Q-Flash es muy intuitivo. Solo es necesario colocar el archivo BIOS en un pendrive, activar la compatibilidad por BIOS para que los pendrives sean considerados como un disco duro y voila.


Plataforma y Metodología de Pruebas

Hardware

Biostar TPower I45
Gigabyte EP45 Extreme
Intel Core 2 Duo E8400 @ 3000MHz
A-Data 1066MHz 5-5-5-15 2T
Nvidia GeForce GTX280
Xigmatek 750W
Auras LPT-709
Evercool WC-221
Hitachi Desktar SATAII 82GB

Software

Microsoft Windows Vista Ultimate 32-bit SP1
Intel INF v8.4
NVIDIA GeForce drivers 178.24 WHQL
Adobe Photoshop CS2
Cinebench R10
CPUz 1.46
Everest Ultimate Edition v4.6
Futuremark 3DMark 2006
Futuremark PCMark05
HDTach 3.0.4.0
Mainconcept H.264
Pov-Ray v3.7 beta 29
ScienceMark v2.0
SiSoft Sandra 2008
SuperPi Mod XS 1.5
WinRAR 3.6
Crysis v1.2

Metodología de Pruebas

Para esta revisión y por tratarse de un versus haremos pruebas comparativas de ambas placas madres en distintos escenarios, nada a lo que no estén acostumbrados a ver en nuestras revisiones.

En cuanto a configuraciones utilizaremos las memorias con los tiempos detallados en la plataforma de pruebas y para ambos sistemas se mantuvieron las mismas configuraciones tanto en frecuencias y latencias. Por su parte el E8400 estará configurado a su frecuencia por defecto y durante las pruebas de sistema no se modificara, siendo solo en el apartado overclock donde le sacaremos el jugo al procesador y a cada placa madre.

La configuración gráfica del juego será una coherente con el procesador utilizado, siendo esta de 1280×960 pixeles con alta calidad sin filtros.

Para la temperatura utilizaremos una sonda instalada en el puente norte para medir la temperatura y en conjunto con la medición de la temperatura ambiente se entregara un gráfico de delta de temperatura ambiente-temperatura del chipset.

Pruebas de Sistema

Ya que utilizamos el mismo procesador en ambas plataformas y el puente norte es el P45 el rendimiento en Cinebench es prácticamente el mismo para el procesador, tanto en un hilo como multi-hilo.

Acá se nota un trabajo más acabado en las configuraciones del chipset P45 en la placa Gigabyte, siendo posible a que la TPower para alcanzar altas frecuencias necesita relajar sus tiempos internos.

El ancho de banda en las memorias es casi un empate, ya que la EP45 Extreme escribe más rápido que la TPower y esta última lee más rápido que la Gigabyte. Decimos casi porque si bien cada placa se lleva un trozo de la presea, el mejor rendimiento promedio lo tiene la placa Gigabyte.

Las latencias de memorias son levemente mejores para la placa Biostar y esto no es al azar, y que los muchachos de Biostar le pusieron mucho trabajo a esta placa madre para destacar en este tipo de arenas.

La codificación de un video en H.264 es por poco más rápida en la EP45 Extreme, son casi 8 segundos menos que pueden deberse al mayor ancho de banda de las memorias para la placa Gigabyte.

El rendimiento del disco duro está limitado por el disco duro utilizado, pero no es nada grave.

El rendimiento general del sistema se vuelca a la Gigabyte EP45 Extreme por unos pocos puntos, pero para nosotros la diferencia en rendimiento es imperceptible.

El raytracing en la EP45 Extreme deslumbra por sus más de 80 segundos de ventaja por sobre la TPower, si lo tuyo es el raytracing la placa Gigabyte es tu opción.

La prueba de distorsión radial en Photoshop CS2 nuevamente es más rápida en la EP45 Extreme, pero esta vez es por poco. La TPower no lo hace nada de mal quedándose solo 4 segundos atrás.

Los cálculos de punto flotante y enteros en Sandra son lo casi lo mismo en ambas placas, con diferencias que no superan el 0,5%.

En las arenas científicas ambas plataformas alcanzan el mismo rendimiento, todo indica que cualquiera de estas dos placas madre serían una excelente opción para quienes buscan en el hardware el sustento para sus trabajos científicos.

Sin modificar ni optimizar nada la plataforma Gigabyte se despega en SuperPi 2M por algo más de 5 segundos, pero esto no indica que una u otra placa madre sea mejor.

Para finalizar las pruebas de sistema tenemos que la compresión de datos en la TPower es 500KB/s más rápida que en la EP45 Extreme.


Pruebas de Juegos

Futuremark 3DMark 2006 es una de las dos pruebas gráficas que probamos en ambas placas madre, siendo la gran diferencia entre ambas plataformas el rendimiento en Shader Model 2.0 y 3.0, por su parte el procesador responde de forma análoga en las dos placas madre.

El rendimiento en uno de los juegos más exigentes es dispar en ambas plataformas, ya que en el caso de la TPower el rendimiento promedio bordea los 70FPS, mientras que el mínimo es muy bajo. Por otra parte, la EP45 Extreme se mantiene sobre los 30FPS y bajo los 50, con lo que tenemos un rendimiento más estable y asegura que no se sufrirán sobresaltos en el juego.


Overclock

Biostar TPower I45

Para probar cuan estable era el overclock en ambas plataformas quisimos ir un poco más allá de SuperPi y decidimos usar la prueba de procesador de 3DMark 2006, que para este caso fue suficiente para demostrar cuan estable era la plataforma completa.

El máximo overclock de FSB que alcanzamos en la TPower bajo 3DMark fue de 590MHz, se acerca bastante a los 600MHz que nos prometen en la caja de la placa madre, pero veremos que tal nos va en otras arenas.

Este fue el valor máximo de FSB, del cual no aseguramos su estabilidad.

Queriendo ver el máximo overclock por frecuencia del procesador llegamos a la no despreciable frecuencia de 4663MHz estables en aire y sin voltajes insanos.

Una captura suicida con un sistema de refrigeración líquida. Creemos que con un poco más de frío podríamos lograr más de 5000MHz con este E8400.

El BIO-watch en todo su esplendor, desplegando sus brazos con toda la información importante que debemos saber cuando estamos exigiendo más de lo normal a la plataforma.

Gigabyte EP45 Extreme

Por su parte la EP45 Extreme alcanzo una frecuencia en FSB mayor a la TPower, pero a su vez no pudo llegar a más de 4545MHz bajo ninguna circunstancia, ni el voltaje ni el frío ayudaron a subir, simplemente se colgaba la plataforma sin mayor aviso.

.

Temperatura

Ahora veremos que tan eficientes son los sistemas de refrigeración con 20,6ºC ambientales.

La disipación monstruosa de la EP45 Extreme juega a favor de las bajas temperaturas, mientras que en la TPower el pequeño sistema de disipación mantiene más cálido el sistema.

Al activar el sistema de refrigeración activa vemos que el bloque de refrigeración líquida le da una paliza al ventilador incluido en la TPower, además vemos que este último presenta una mejora poco significativa, lo que convierte a este ventilador y disipador en un bonito adorno.


Conclusión

Haciendo una retrospectiva sobre la batería de pruebas y los resultados obtenidos, pensamos que ambas placas madre son una excelente opción para trabajos pequeños y para personas que no estarán escarbando en cada uno de los recovecos del BIOS. Subiendo al siguiente nivel vemos que ambas placas madres prometen lo mejor para el mundo de los overclockeros y vemos que cada una tiene lo suyo. La Gigabyte EP45 Extreme con sus 12 fases de poder para el procesador nos entrega un vdroop muy insignificante en carga mientras que para la TPower tenemos que decir que sus pocas fases de poder penan cuando subimos la frecuencia del procesador, haciendo que la variación del voltaje de este sea muy considerable, pero en ningún caso fatal para el hardware.

Siguiendo con el overclock, vemos que a pesar de tener pocas fases de poder, la TPower logra frecuencias mucho más altas en el procesador que la EP45 Extreme, esto puede llevar a muchos compradores a escoger la hija prodiga de Biostar, a pesar de no ofrecerles todos los lujos de la placa Gigabyte.

En cuanto a la disipación, Gigabyte puso mucho esfuerzo en el sistema de refrigeración híbrido y se nota. Tenemos temperaturas entre 10 y 14ºC más bajas que en la TPower, todo un logro para quienes gustan de mantener lo más fríos posible sus computadores. El ruido no es algo por lo que deban preocuparse en la EP45 Extreme, mientras que el ventilador de la TPower gira a altas revoluciones, convirtiéndolo en un secador de pelo en tu placa madre.

En resumidas cuentas si quieres un tener una alta frecuencia final tu opción es la Biostar TPower i45, ahora, si deseas un alto overclock de FSB y un buen rendimiento en el diario vivir la Gigabyte EP45 Extreme te está esperando.

Biostar TPower i45

Lo Bueno

– Excelente disposición de los componentes.
– Alto nivel de overclock para la frecuencia del procesador.
– Soporta memorias DDR2 1333MHz.
– El BIOS es simple e intuitivo.
– Los puertos SATA están perfectamente ubicados.
– Tiene botones de encendido y reinicio integrados a la placa madre.

Lo Malo

– No fue tan simple llegar a los 600MHz de FSB como lo propone Biostar.
– La variación de voltaje para el procesador puede ser el karma del overclocker extremo.
– Pocas fases de poder para el procesador.

Lo Feo

– El ventilador incluido es un lindo adorno.

Gigabyte EP45 Extreme

Lo Bueno

– Alto nivel de overclock del FSB.
– Tiene botones integrados a la placa madre para el encendido y el reinicio.
– Gran cantidad de parámetros en el BIOS para quienes disfrutan configurando todo manualmente.
– El sistema de refrigeración es silencioso y muy eficiente.
– Tiene un bloque para refrigeración líquida en el puente norte, mejorando aún más el desempeño.
– Posee un buen número de fases de poder para los componentes cruciales del sistema.

Lo Malo

– La placa se negó a superar los 4545MHz con un procesador que seguro daba 4800MHz.
– Tuvimos que pasar por más de 5 BIOS diferentes hasta dar con el indicado.

Lo Feo

– La placa no es tan extrema como decía la primera imagen del BIOS.

Comente este análisis