X4, lo que Samsung anhela de SanDisk

por

En todas partes se cuecen habas

Todo empezó cuando hace poco tiempo se empezó a rumorear un fuerte interés de la firma coreana Samsung por Sandisk, ofrecieron comprar la compañía pagando USD 26 por acción, lo cual es bueno para el valor en que se cotizan hoy pero malo si consideramos el valor histórico. Al final, esa oferta fue rechazada.

Lo que no sabíamos era que Samsung tiene un interes clave en SanDisk no tanto por los activos generales de la compañía (que de todos modos son apetitosos) sino por una tecnología llamada X4.

Verán, las primeras memorias flash eran binarias. Cada transistor almacenaba 1 bit que podía ser un 1 o un 0, y la manera de leerlo es detectar el nivel de carga del transistor. Este sistema, llamado SLC (Single Level Cell) está siendo reemplazado por MLC (Multi Level Cell) en el cual el nivel de carga varía entre cuatro estados, lo que permite almacenar 2 bits. Con esto aumenta la densidad de información y bajan los costos. Mientras es más complejo leer un MLC (y su vida útil es en teoría menor), el avance en la tecnología ha llevado a que tanto la lectura como la vida útil de un MLC ya no sean una real desventaja frente al SLC.

Así las cosas, la firma israelí M-Systems inventó un sistema de 16 estados que permite almacenar 4 bits por transistor. Esta tecnología fue licenciada por Samsung el año 2003 pero luego de que irrespetaran algunas cláusulas M-Systems les revocó la licencia. Y entonces quiso el destino que poco tiempo después SanDisk adquiriera M-Systems heredando la patente de X4 y la pelea con Samsung.

Samsung sabe que X4 es el futuro de la memoria Flash, y ha intentado tanto por comités arbitrales como en las cortes de justicia el recuperar el derecho a utilizarla, invocando que la licencia con M-Systems fue mal revocada. Ante los reiterados fracasos, su último recurso es comprar SanDisk.

Nadie dice que no puedan hacerlo, pero esto explica por qué SanDisk no está dispuesto a venderse barato.

Fuente: Ars Technica