W Labs: Módem 3,5G USB Huawei E226

W Labs: Módem 3,5G USB Huawei E226

Seguimos en la ráfaga de revisiones de aparatos que sirven para conectarnos a internet usando las ondas del celular.

Hoy, la víctima es un módem que se asemeja a un jabón uno de los más masivos en su distribución a nivel nacional, probablemente siendo el caballito de batalla en lo que a masificación de conexiones 3G se refiere: Huawei E226.

El Equipo – Huawei E226

El E226 -terminal del que te contamos nuestras opiniones a primera vista en FW hace un tiempo- es un aparatito cuya conectividad GSM a 850/900/1800/1900 MHz y HSDPA-UTMS-WCDMA a 2100/1900/850 MHz te permitirá aprovechar sus capacidades 3,5G para pasear por la red a máxima velocidad, sin importar dónde te encuentres.

Es pequeño, pues mide 8,9 centímetros de largo x 4,3 de ancho y 1,45 de alto. Es liviano, ya que pesa menos de 50 gramos; y es rápido, pues te da velocidades máximas de hasta 3,6 Mbps sin siquiera arrugarse.

Según el fabricante, este aparato funciona -mínimo- con un computador basado en Pentium 4 de 1 GHz, 128 MB de RAM y 50 MB de disco duro disponibles para la instalación de lo necesario para hacer su magia; todo esto corriendo bajo un sistema operativo Windows XP, 2000 o Vista… en todo caso, lo probamos en OS X y no hubo mayores problemas. En Linux no, pero ha de conectar con un poco más de trabajo.

La forma en que el aparato viene envuelto es muy llamativa. Un poco más gruesa que la caja dura de un DVD, en su interior encontramos gran cantidad de papelería -manual de uso, póliza de garantía, un par de stickers, un trozo de velcro ideal para anclarlo tras la pantalla de un notebook- y un par de cables… uno de ellos largo y con dos conexiones USB que se juntan en un mini-USB (el segundo se conecta para suministrar más poder al aparato), mientras que el otro es sencillo y corto… ese es el que usé para esta prueba.

Pero el rey de la caja es, sin duda, el Huawei. A primera vista vemos un óvalo blanco brillante hecho de un plástico que parece barato, lo que da la impresión de otorgar poca resistencia a golpes y rayones. En la tapa de encima tiene un LED multicolor que indica el tipo de red al que estamos conectándonos: Azul si es WCDMA, celeste si es HSDPA y verde si estamos conectados a EDGE o GPRS.

Detrás tenemos a disposición información como el número de serie y el IMEI… borrado, porque no quieres saberlo.

Instalación y Software

Preparar el equipo para la conexión no puede ser más fácil. Como puedes ver, tienes acceso al chip haciendo palanca con tu uña por el costado: lo pones en la posición correcta, lo cierras, conectas el cable… y sería todo.

Una de las ventajas del Huawei es que sus drivers y programas de uso no vienen en discos aparte, sino que están incorporados dentro de una pequeña memoria flash interna que almacena instaladores de conexión para Windows y Mac OS X.

Lograr la conexión con este último sistema operativo puede ser un poco complejo, pero los distintos operadores tienen software necesario colgado en sus respectivas páginas, así como también han implementado guías para solucionar cualquier problema surgido en el proceso.

De todo lo anterior se desprende que el sistema de conexión es Plug n’ Play.

Si lo conectas en un dispositivo que funcione con Windows, la interfaz mostrada -muchas veces incluye los logos de alguna compañía- te muestra múltiples opciones para monitorear lo que pase con tu conexión en tiempo real: nivel de señal de recepción, tipo de conexión que estamos usando, cantidad de datos transferidos y hasta SMS (sí, mensajería corta).

En caso de conectarlo a Mac OS X Tiger no debieras tener mayores problemas. La aplicación ‘Mobile Connect’ hace las veces de gestor para la navegación sin sobresaltos y con casi todas las funciones que tienes en Windows, pero tendrás que hipotecar la posibilidad de enviar mensajes de texto para habilitaciones temporales de servicio, algo primordial si lo usas en modalidad prepago. Lo instalas haciendo doble clic encima del ícono del programa, y el resto es cosa de algunos clics para comenzar a navegar.

Leopard podría darte un par de dolores de cabeza, pero si el equipo que adquieras fue construído hace poco tiempo, podrías tener la suerte de no tener que complicarte para lograr que el módem se comunique con tu computador.

Abajo, un pantallazo de cómo se ve el ‘Mobile Connect’ trabajando en una manzanita.

Ni hablar de Linux, pero en estos casos toca aplicar un dicho que reza ¡Googlea y vencerás!

Experiencia de uso

Cuando lo enchufas -y la instalación automática va sobre ruedas- el aparato te entrega una sólida conexión. Estamos hablando de la posibilidad de usar internet en cualquier lado, a un precio relativamente más accesible que otras opciones.

Al tener un cable USB cuya parte plástica del conector es de grosor estándar, no existe ningún tipo de problema con respecto a la posición final en el conector versus el alto del computador. Esto permite despreocuparte de la posibilidad de forzar el enchufe y romper algo al interior del Huawei o en tu computador. De todas maneras, se debe tener sumo cuidado al manipular este periférico -y cualquier otro- mientras te mueves con tu notebook.

Un punto en contra es la baja recepción de señal 3G que otorga en ciertos casos el Huawei en comparación con otros dispositivos. En distintos lugares, el módem navegaba feliz de la vida vía EDGE mientras en un iPhone otro aparato 3G que no empieza con i, tenía full cobertura 3G… y eso que Dicen™ que no tiene buena recepción.

Cuento aparte es el velcro de sujeción para el Huawei. No, en serio… ¿De verdad quieren que yo le pegue un velcro a mi computador para andar trayendo el módem “amarrado” al respaldo de la pantalla? No sé ustedes, pero a mí no me gusta pegarle nada más que stickers a mi computador, por lo que me rehusé a adosarle ese pedazo de fibra peluda, y preferí seguir por la vida con el aparato colgando (seguimos hablando del módem, por supuesto).

Otro tema importante a tener en cuenta a la hora de decantarte por este -y cualquier otro- módem 3G es que aumentará considerablemente el consumo de energía de tu computador. Si lo usas en un notebook y sales a navegar sin tu cargador, podrías pasar un mal rato como yo.

Por último, algo menor. Es llamativa la forma en que se recalienta el módem cuando llevamos un rato largo usándolo. No se va a derretir ni te va a quemar, pero se torna preocupante la cantidad de calor que genera este pequeño aparato.

Conclusión

Estamos ante un aparato realmente útil, que te ofrece toda la independencia que se requiere para navegar sin tener que mirarle la cara a nadie, lo que no quiere decir que se destaque comparativamente con las otras opciones que se ofrecen en el mercado.

El Huawei es un modelo relativamente antiguo -aunque totalmente vigente-, pero fue un pionero al ser el primero de una oleada de aparatos que llegaron junto con la masificación de la internet móvil.

Cuando las compañías dejaron de exigir ser un semidios para poder tener internet en todos lados, fueron equipos como el Huawei los que ayudaron a rebajar la barrera de entrada ofreciendo terminales resistentes, con diseño minimalista y tan fáciles de instalar como de usar… lo mejor, asociados a planes no-prohibitivos o incluso en modalidad prepago. Power to the people!

En general, todos los productos que te hemos presentado en los sucesivos Labs de módem 3G ofrecen una experiencia similar de navegación, matizada por las interfaces y los servicios que presten los operadores que los distribuyen. Finalmente, la combinación que escojas determinará las variantes que harán de tu experiencia en internet móvil más o menos placentera. Infórmate y decide en conciencia.

Lo Imperdible™

  • Libertad de conexión en todos lados, a toda hora y en cualquier momento. Priceless.
  • Fácil de instalar, fácil de usar.
  • La resistencia -aunque no lo parezca- de su estructura.

Lo Impresentable™

  • ¡El velcro!
  • Las complicaciones para usarlo con Leopard (insisto, Huawei ha trabajado en eso, pero aún hay equipos con dificultades en el mercado).
  • La falta de un gestor de SMS en el software incluído para Mac.

Disponibilidad y precio

  • En Claro, está disponible en su versión prepago por CLP$69.900 y en modalidad de suscripción desde CLP$19.900.
  • En Movistar puedes conseguirlo solo firmando un contrato de banda ancha móvil. El precio de la cuota inicial de arriendo es de CLP$29.900; y si quieres que el equipo sea tuyo, tendrás que desembolsar CLP$80.900. Era ofrecido hasta hace como prepago, pero ya no… De todas maneras, si tienes la suerte de encontrar un pack resagado en grandes tiendas, tendrás que pagar CLP$84.900 por él.
  • Mientras tanto, Entel PCS también te lo entrega asociado a un contrato. Por él -al igual que en Movistar- tendrás que pagar un inicial de CLP$29.900 o un total de CLP$89.900.

Más fotos en la galería.

Link: Página oficial del producto (Huawei)