José Miguel Piquer: "No sé si Android sea la respuesta"

José Miguel Piquer: "No sé si Android sea la respuesta"


Guerra de titanes, lo nuevo y lo consolidado… Android y Symbian se vieron las caras, se sacaron la lengua y se hicieron morisquetas esta mañana en un Workshop realizado por Entel PCS y la Universidad de Chile en el auditorio de la Torre Entel, evento al que fuimos cordialmente invitados.

La idea del encuentro era comer sandwiches y tomar café gratis crear una introducción al nuevo sistema operativo nacido al alero de la gran G, mostrando sus virtudes y defectos en relación a Symbian OS. En la oportunidad, dos desarrolladores del NIC Labs -uno de cada plataforma- ilustraron a los asistentes en distintos aspectos relativos al desarrollo de aplicaciones para cada sistema operativo, su usabilidad y proyecciones a futuro de ambos.

Lo cierto es que, contrario a lo que puedan decir las cifras, Symbian no está para nada confiado de su posición dominante, tanto así que comenzó a rebajar los requerimientos para aceptar nuevos desarrolladores oficiales creando aplicaciones para su plataforma. El problema era la inmensa barrera de entrada que esto implicaba, pues convertirse en un desarrollador Symbian implica tener una serie de conocimientos complejos, siendo -según propias palabras de quien exponía- un proceso frustrante.

Las ventajas van de la mano con la multiplicidad de opciones que ofrece el sistema operativo y el lenguaje Symbian C++ -que se utiliza para crear aplicaciones- que permiten manipular de forma integral cada aspecto del teléfono, sin hipotecar en performance.

Sí, puede ser tortuoso aprender este lenguaje, pero crear o portar aplicaciones para Symbian es un excelente negocio. El publico destinatario es, por parte baja, 100 millones de usuarios alrededor del mundo.

Por su parte, Android plantea la llegada de una plataforma 100% abierta que ofrece la libertad para que una creciente comunidad de desarrolladores utilicen un SDK muy intuitivo para crear aplicaciones -basadas en Java- que SIEMPRE serán gratuitas, alimentando un aumento exponencial en el número de programas que cubren necesidades específicas día a día.

Dentro de las demostraciones que fueron presentadas a la prensa, pudimos ver un servicio orientado a periodistas basados en androidpor medio del cual se puede enviar audios e imágenes de forma instantánea a una portal personal tipo fotolog con solo apretar un botón del teléfono. Esta aplicación se vale de una conexión de datos 3G o EDGE y es fruto de la cooperación de la operadora con la Universidad de Chile.

Este joint-venture, en palabras de Claudio Cerda -Subgerente de Ingeniería y Desarrollo de sistemas- tiene por objeto anticiparse, sondear tendencias e ir un paso adelante en lo que a nuevas tecnologias se refiere, desarrollando en conjunto soluciones móviles con el fin de estudiar el impacto de su aplicación al mercado chileno. De paso, confirmó que Entel PCS está en conversaciones para distribuir equipos basados en Android a través de su línea Blue en un plazo indefinido.

Tras el taller, conversamos con un personaje que ha escrito parte de la historia grande de Internet en Chile. José Miguel Piquer, profesor del Departamento de Computación de la Universidad de Chile, plantea que "para los grandes es mucho más difícil adaptarse que para los nuevos jugadores. Android no tiene nada que perder y por lo tanto puede inventar todo de nuevo para ofrecerte cualquier cosa… total, no tienen que preocuparse de compatibilidad cerrada ni nada."

Revisa en extenso el audio de la amena conversación que este académico tuvo con Wayerless, solo presiona Play abajo.

[audio:http://www.wayerless.com/wp-content/uploads/2008/10/workshop1.mp3]

En resumen, Symbian es un sistema operativo eficiente con la mejor tasa de penetración en el mercado móvil, es una plataforma que se encuentra disponible y que no plantea ningún tipo de incógnita para el usuario, tiene detrás una comunidad madura que ha seguido paso a paso su evolución y se adapta a ella de forma rápida; así mismo, Android entrega una plataforma basada en código abierto (al menos, parcialmente), que se encuentra basado en Linux, con un SDK accesible y aplicaciones escritas en Java lo que le da una potencial extensibilidad, siendo relativamente fácil de usar.

Sus desventajas van de la mano, en el caso de Symbian, con la enorme cantidad de conocimientos requeridos para transformarse en desarrollador, así como la imposibilidad de portar aplicaciones desde y hacia otros sistemas operativos móviles… al menos, no sin re-estructurarlos completamente. Mientras el Androide tiene todos los pecados que un OS nuevo puede tener: tiene un SDK poco maduro, una documentación aún deficiente, muchas características no implementadas o que funcionan de manera erronea, demanda muchos recursos de hardware y tiene más bugs que los que quisiéramos traer en nuestro bolsillo.

Otro punto a tener en cuenta a futuro es el costo que tiene capacitar a un programador que trabaje específicamente para plataformas cerradas, en comparación la libertad que tiene alguien que crea programas de forma freelance para ser distribuidas a costo cero en una comunidad de usuarios. El valor del hardware baja día a día, ampliando las capacidades que los dispositivos móviles tienen cada cierto tiempo y ante el boom de sistemas de desarrollo fáciles e intuitivos de usar, van poniendo en jaque el modelo de negocio de quienes lucran con software propietario, licenciado y cerrado.

Solamente el tiempo dirá si estas proyecciones tienen asidero. Lo único cierto es que cualquier comparación entre Android y Symbian es absolutamente injusta. Tocará darle un tiempo prudente al recién llegado, ver su evolución y luego corresponde que los usuarios enjuicien y decidan cuál es la opción que acerque el aún elevado concepto de convergencia al mundo de la persona común, decidiéndose por el que satisfaga de mejor manera sus necesidades de comunicación a todo nivel.

Además, tal como están las cosas, quizás ni Android ni Symbian sean quienes se queden con el cetro despues de todo… ¡Chán!