Corpus Clock: Comiéndose el tiempo un minuto a la vez

por

El “Grasshopper Escapement” es un mecanismo de relojería que fue inventado por el inglés John Harrison por allá en 1722. Grasshopper es la palabra en inglés para saltamontes (chapulín para mis amigos mexicanos), mientras que “escapament” se refiere a un mecanismo usado en los relojes de péndulo que permite convertir el movimiento de rotación continua en un movimiento oscilante.

286 años después, el físico Stephen Hawking fue el encargado de develar en la Universidad británica de Cambridg el Corpus Clock, una versión estilizada del Grasshopper Escapement la cual fue diseñada por John Taylor. El saltamontes que mencionábamos anteriormente va sobre el reloj y es el encargado de tragarse los minutos y las horas, lo cual es marcado por el movimiento de la mandíbula y de la cola del insecto. En lugar de manecillas, hay LEDs de color azul indicando el paso de las horas, minutos y segundos, pero no te engañes, que a pesar de estas modernas luces todo el sistema que permite que estas se vean es mecánico, al igual que el resto del reloj. Taylor dice que el Corpus Clock es una manera de recordarnos que el tiempo no está de nuestro lado y que cada vez que el saltamontes se traga un minuto de tu vida, ya está esperando comerse el siguiente. Una vez que un minuto se fue, ya no puedes recuperarlo.

El Corpus Clock es fascinantemente hipnótico y más les valía, ya que hacerlo realidad significó una inversión de dos millones dólares.

Link: Stephen Hawking unveils time-eating clock (TG Daily)