Mucha más información de USB 3.0

por

El sucesor de, adivinen, 2.0

Universal Serial Bus tercera versión, más conocida como USB 3.0 para los panas, vendrá a ser la norma que reemplace a, como ya adivinaron, USB 2.0, pero tiene un par de trucos bajo la manga, de los que hablaremos luego.

¿Recuerdan la disputa de AMD y NVIDIA contra Intel sobre la no entrega de las especificaciones de USB 3.0, para que ellos pudieran desarrollar sus propios chips? Bueno, una de las cosas que estaba sucediendo era que AMD y NVIDIA habían amenazado con crear su propio estándar USB 3.0 si Intel no entregaba las especificaciones y no creaba un estándar abierto y sin necesidad de pagar tributo (royalty-fee). En poco tiempo Intel decidió que eso no era bueno, de modo que abrió el estándar, y lanzó las especificaciones del Extensive Host Controller Interface (xHCI, Interfaz Extensiva del Controlador del Huésped, en una de las peores traducciones que se me han ocurrido) para todos aquellos aliados que quieran crear sus propios chipsets e implementar la misma.

Pero volvamos a la médula de la noticia. ¡Buenas noticias! USB 3.0 será compatible hacia atrás con USB 2.0, lo que significa que podrás conectar un terminal USB 3.0 en un conector 2.0 sin riesgo de crear tu propia reacción nuclear. Ahora claro, debido a que técnicamente el cable de USB 3.0 es diferente para soportar el mayor (10 veces mayor) ancho de banda, no podrás usar las velocidades de USB 3.0 al conectar uno de esos cables a un puerto 2.0.

Ya que hablamos de ancho de banda, tendremos ahí otra buena noticia: USB 3.0 posee un ancho de banda teórico de 4.8 Gbps, lo cual es 10 veces mayor al ancho de banda teórico de USB 2.0, 480 Mbps. Para hacerse una idea, transferir una película de alta definición de 27 GB a un dispositivo tomaría 15 minutos aprox. para el viejo estándar, mientras que el nuevo estándar lo haría en 70 segundos, suponiendo que el dispositivo al que mandas esa película sea capaz de escribir los datos tan rápidamente (lo cual no ocurre con muchos discos externos actuales).

Otro notable es que USB 3.0 puede transmitir y enviar datos de forma simultánea, gracias a dos nuevos pares de líneas en el cable mismo que permiten una transmisión bidireccional de datos, en donde USB 2.0 sólo era unidireccional ya que usaba un sólo cable de datos. Debido a esto, el cable de la nueva especificación será notoriamente más grueso.

Una de las características más interesantes a mi gusto es que el nuevo estándar está diseñado para permitir la carga de dispositivos mediante USB de manera más rápida. ¿Han notado que cargar un celular por USB tarda años? Bueno, eso se debe a los 100 miliamperes de poder que entrega el vejete estándar, mientras que el próximo a estrenarse en sociedad posee un poder de 900 miliamperes, lo cual además permitirá conectar más de 4 dispositivos en un sólo hub.

Finalmente, USB 3.0 será mas energéticamente eficiente con los dispositivos, ya que rompe el esquema de 2.0 -en donde hay una búsqueda activa de transferencia de datos por parte del controlador USB hacia el dispositivo, que utiliza la energía del mismo- en favor de un sistema basado en una señal hacia el controlador, lo cual lo notificará para iniciar una transferencia de datos e iniciar el tráfico activo. Cuando no haya tráfico activo, USB 3.0 simplemente dejará de hacer gastar energía a los dispositivos… digamos que los dejará tranquilos.

No queda más que desearle mucha suerte a USB 3.0 y a Intel, el gran impulsor del mismo. Aunque espero que algún día se puedan desprender de la arquitectura basada en un controlador huésped… aunque la alternativa podría significar una subida de precios para los dispositivos (estilo Firewire).

Fuente: MaxiumPC (con un artículo muy interesante sobre USB 3.0)