Estonia se queda con el título mundial en lanzamiento de móviles

De seguro, esta era tu idea y te la ganaron. Ya lejos de la fiebre olímpica y las medallas, esta disciplina reune a ciudadanos comunes y corrientes que, por un día al año, se visten de atletas y lanzan sus móviles como si de eso dependiera la economía de sus países.

Tal como lo lees… Esto en verdad existe, y tiene sede cada año durante el penúltimo fin de semana de agosto. El Campeonato Mundial del Lanzamiento del Móvil es una barbárica fiesta deportiva donde los competidores lanzan teléfonos inmisericordemente a largas distancias para discernir el título. Según sus organizadores, este es “el único deporte donde se pueden arreglar cuentas con la frustración generada por este instrumento moderno”.


Las reglas de este genial deporte son muy simples: El que llega más lejos sin golpear a nadie, gana. (Suena infinitamente más entretenido que el golf, ¿no?)

Este fin de semana se disputó la versión número nueve de este extraño concurso en el hermoso Castillo de Narva, donde 27 competidores de distintas partes del mundo -principalmente nórdicos- bregaron por quedarse con el honor de ser el mejor lanzador en las distintas categorías individuales: hombres, mujeres, junior y libre.

Cada participante tiene libertad de escoger el celular que desea lanzar, siendo libre su peso, marca, modelo y valor. La idea es desquitarse en un momento de liberación por los incontables momentos de sufrimiento y frustración que la vida les pueda haber causado en el lapso entre competencia y competencia.

Y fue Estonia el país que cosechó la mayor cantidad de medallas en el certamen, adjudicándose 3 de las 4 categorías de tiro celular.

El primer lugar en hombres lo ganó el nuevo ídolo local, un tal Timmo Lilium, con un desopilante lanzamiento de 85 metros (casi 11 metros más corto que el récord mundial de 95.83 metros). Más atrás quedaron unos tipos llamados Roman Valuiskihh y Renno Remmel con sendos tiros de 77 y 76 metros respectivamente.

En mujeres, la ganadora fue una tia llamada Valeria Kadorova con 47 metros, seguida por la escasamente conocida Natalia Moskaliova con un tiro de 36 y por otra mujer llamada Viktoria Palgi con 22 metros.

En juniors, la hegemonía estonia fue rota por el finlandés Riku Kankkunen, que lanzó su pobre teléfono a 55 metros de distancia. Segundo terminó un pequeño llamado Sten Aamer -estonio- con un tiro de 50 metros y terceros -empatados en 29 metros- llegaron dos mocosos llamados Topias Huotari y Martin Lill.

La novedad de este año fue la inclusión de la categoría individual libre, donde la ganadora fue Cara, una perra que hizo un lanzamiento de 30 centímetros. En esta categoría se premia el estilo más que la distancia, por lo que el can logró un puntaje perfecto -6 puntos- con su tiro.

¿Ridículo? ¿Liberador? ¿Un deporte? Lo cierto es que la competición va ganando adeptos alrededor del mundo y que, de a poco, comienzan a disputarse clasificatorias nacionales para este campeonato. Y no se si en Chile seremos sede alguna vez de este torneo, pero de seguro que muchos clientes de Claro estarán tentados de tirar lejos su iPhone 3G cuando revisen bien las cláusulas escondidas en sus contratos. Quizás, solo quizás, tengamos un nuevo récord mundial por estos lados.

Link: Dog is a winner in mobile phone throwing contest (The China Post)