VMWare queda sin cabeza

por

Pasa hasta en las mejores familias

Ayer por la tarde despidieron a Diane Green, la CEO y cofundadora de VMWare. Esta señora, de profesión ingeniero, corazón geek y personalidad perfeccionista, fundó la empresa junto a su marido y otros socios en 1998 y la vendió a EMC, fabricante de soluciones SAN de almacenamiento de nivel corporativo, en el año 2003.

Hasta ahora, la existencia de VMWare como una subsidiaria de EMC permitió que la empresa creciera gracias a la combinación entre el buen trabajo ingenieril de la señora Green y el buen trabajo de márketing de EMC que logró dar a conocer el trabajo excelente pero casi desconocido que VMWare venía realizando. Esta combinación permitió que VMWare creciera entre un 80 y un 100% al año desde entonces, pero una espina se alojaba en lo más profundo de la corporación.

Joe Tucci, CEO de EMC, nunca hizo buenas migas con Diane Green. No es que ella lo hiciera mal, pero sencillamente había diferencias a nivel personal que se acrecentaron a medida que ella fue apoyando cada vez más la idea de algunos accionistas que querían que VMWare se independizara para explotar sin el lastre de la acción de EMC que está estancada hace años en USD 14.

Como decíamos, VMWare venía creciendo a un ritmo de entre un 80 y un 100% anual desde hace años, pero este año, con una economía mundial en plena contracción, el pronóstico de las ganancias de VMWare mostró “sólo” un 49% de crecimiento respecto del 2007. Como resultado Tucci aprovechó de despedir a Diane Green.

Los accionistas, que no son mansas ovejas, resintieron inmediatamente el cambio y no picaron con el anuncio del nuevo CEO, Paul Maritz, proveniente de Microsoft. Producto de la salida de Green, las acciones de VMWare bajaron un 30% y las de EMC, un 10%. Pero, en fin, Diane se va para su casa convertida en multimillonaria, a lo mejor siempre supo que las cosas terminarían así cuando gracias a su trabajo VMWare se abrió a la bolsa marcando un éxito bursátil, al punto que su capitalización rivalizó en algunos momentos con la de EMC hiriendo el ego de Tucci.

Fuente: The Register