Seamos justos: Dell se equivocó y errar es Humano

Seamos justos: Dell se equivocó y errar es Humano

[El siguiente artículo es la opinión personal de Alexander Schek y no es una noticia. Tampoco nos solicitaron escribirlo ni hemos sido contactados por Dell jamás, mucho menos en relación a este tema. — Leo Prieto]

Dejé pasar unos días antes de escribir sobre este tema, porque quería ver como se desarrollaba en el tiempo. Lamentablemente sucedió lo que me temía…

Ya sé que tenemos derechos como compradores y aplaudo al Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) en Chile por velar por nosotros. Sin embargo, creo que no es justo abusar de un error.

Lo que sucedió la semana pasada con los famosos portátiles de Dell, fue un simple error. No fue una trampa comercial, no fue un engaño deliberado, a nadie le robaron dinero ni nadie recibió un trozo de madera habiendo pagado por una computadora.

Lo más importante es que este error no le causó ningún daño a nadie, ni al tipo que compró 50 unidades de un tirón para abusar aprovechar el error la supuesta oferta, ni a la persona que inconscientemente hizo la compra por tener un portátil en su casa.

Seamos justos, no creo que 4.000 personas estaban en el sitio de Dell por casualidad al mismo tiempo mientras duró el error. Todo esto fue producto del boca en boca: Unos cuantos descubrieron el traspié, y de ahí en adelante comenzó el efecto de pasarse el dato entre los amigos y conocidos. Algo así como:

“Dell se equivocó, aquí está el link, compra uno antes de que se den cuenta!”

Y esto lo puedo confirmar ya que me llegaron más de veinte de esos correos y mensajes de amigos.

Tampoco es correcto abordar este tema como si fuera nuestro derecho como consumidores tener que luchar por algo que desde un principio no nos correspondía.

Claro está que Dell tiene que hacer algo al respecto, ya sea enviar un regalo, o un suculento descuento adicional a los afectados. Uno tiene que hacerse responsable de sus errores, pero no necesariamente con sangre.

Ahora, y esto entre líneas, es obvio que los reales beneficiarios son los abogados de los consumidores y el Sernac. Los primeros no trabajan gratis, y los segundos son los nuevos héroes que nos defienden de los villanos que se quieren apoderar de nuestros bolsillos.

Beneficiarse de un error no es correcto, e insistir en el tema más allá de nuestros límites como simples Seres Humanos esta simplemente mal.

Link:  El camino que deben seguir los compradores de los notebooks Dell (La Tercera)