Rumor: ¿PCMark favoreciendo a Intel?

Rumor: ¿PCMark favoreciendo a Intel?

por

Rumor: la lucha libre es de mentira

Hay cosas que nunca se comprobaron pero como que se dan por hechas. Que Alejandro Magno era gay, que el atentado de las Torres Gemelas fue arreglado por la CIA, que la lucha libre es de mentira y bueno, que PCMark favorece a Intel. Aunque actualmente sea difícil notarlo, durante toda la generación Pentium 4 vs Athlon 64 nos tocó ver cómo en casi todas las pruebas el producto de AMD barría con el de Intel, salvo en Futuremark PCMark2005. Nunca nos detuvimos a pensar la razón, pero asumimos que por ahí alguna optimización misteriosa inclinaba la balanza hacia el lado azul. Hasta hoy.

En un trabajo similar al que hizo HardOCP comparando al VIA NANO con un Intel Atom, en Ars Technica corrieron una tanda similar de pruebas pero se dieron el lujo de hacer un experimento extra. A diferencia de los CPU Intel, en donde el CPUID “GenuineIntel” está escrito en duro y no puede cambiarte, y de los CPUAMD en donde el CPUID “AuthenticAMD” tampoco puede alterarse, el CPUID de un procesador VIA viene por defecto como “CentaurHaul” pero puede cambiarse.

¿Y qué pasa cuando se cambia? No debiera pasar nada, es sólo un sobrenombre para el CPU… pero en PCMark2005, específicamente en la prueba de memoria, sí cambia:

Como verán, dependiendo de qué CPU crea tener en frente, PCMark entrega distintos resultados. Ahora bien, si alguien nos dice que PCMark2005 no conoce el VIA Nano y, asumiendo que es un modelo viejo, no usa instrucciones SSE2, les podemos creer. Pero PCMark2005 conoce perfectamente a los procesadores K8 de AMD y tiene que saber que corren los mismos sets de instrucciones. En otras palabras, aquí Futuremark tiene mucho que explicar, porque acaban de probar empíricamente que PCMark2005 como mínimo no usa todas las optimizaciones posibles en procesadores AMD, o si le buscamos el lado feo, le sube artificialmente el puntaje a los procesadores Intel en desmedro de su rival.

Futuremark, pronúnciense.

Fuente: Ars Technica