Intel Tolapai, el mundo en un chip

Intel Tolapai, el mundo en un chip

por

Aunque todavía le falta para poder decir que tiene un producto que compita con ARM en electrónica de consumo, Intel está un paso más cerca con el lanzamiento de Tolapai, su nuevo System on Chip cuya esencia y propósito te contaremos en este artículo.

 

Con ustedes: EP80579

Hoy Intel ha lanzado por fin su Intel EP80579 Integrated Processor Family a la cual por conveniencia nos referiremos, de aquí en adelante, como plataforma Tolapai, (bautizada así por Tolapai Springs, AZ) un SoC o System on Chip del cual les contamos por vez primera a principios del 2007 definiéndolo, en ese momento, como un chip que agrupa CPU, Northbridge y Southbridge en un mismo empaque.

Se trata de un procesador basado en X86 pero diseñado de manera tan minimalista que ubica a la firma azul un paso más cerca de competir con ARM, la arquitectura que tal como les contamos en el artículo sobre Atom, domina y tiene con qué seguir dominando en el mercado de los reproductores y aparatos embebidos. Cuando decimos aparatos embebidos la idea es aludir al concepto que tiene Intel, de ofrecer algo igual de ligero pero más poderoso que lo que existe hoy, algo que reune lo mejor de los dos mundos y a lo cual se refieren como MID por Mobile Internet Devices.

 El término MID, según Doug Davis (vicepresidente de Intel’s Digital Enterprise Group) es un dispositivo muy liviano, sencillo y energéticamente ahorrativo,  capaz de ofrecer la misma experiencia de navegación y uso de internet en general que un dispositivo  más completo como puede ser un notebook, un corte donde la piedra de tope son las aplicaciones de internet diseñadas pensando en plataformas x86 con trabajo intensivo en la máquina virtual de Java y ese tipo de tareas que hasta hoy separan aguas entre poder y portabilidad.

Intel sabe que este mercado está destinado a crecer explosivamente en los próximos años, y en este sentido NVIDIA le lleva ventaja con Tegra, que tiene todo lo bueno de las plataformas ARM (baratas, de ínfimo consumo) y corrige sus debilidades al adicionar aceleración de video para atraer con mejores argumentos al público de reproductores portátiles.

Lo que quiere hacer Intel tiene mucho sentido. Básicamente su meta es mantener la potencia de una plataforma x86 pero acortando al máximo la brecha de consumo y portabilidad que tiene contra dispositivos ARM, MIPS y PowerPC. Sigue siendo una brecha gigante considerando que el Tolapai se basa en el proceso de manufactura de 65nm del Pentium M. Seguiría siendo gigante incluso transformando el proceso de manufactura a su tecnología actual de 45nm, pero Intel no pretende pararse ahí y puede que en el paso a 32nm o menos termine por anular la diferencia.

 

Adentrándonos en la parte técnica

 Cuando decimos que la plataforma Tolapai se erige en torno a un SoC o System con Chip, es necesario imaginar una placa madre completa contenida dentro de un mismo empaque de silicio. En este SoC tenemos en primer lugar  un CPU de núcleo Pentium M, junto con un chipset (controlador de memoria y dispositivos I/O) y un módulo opcional denominado Acceleration Services Unit (ASU o Unidad de Aceleracion de Servicios, cuyo nombre de marketing es QuickAssist).

Este último punto es el aspecto increíblemente interesante del diseño, pues el ASU es un modulo Field Programmable Gate Array (FPGA o arreglo de puertas programables). Cuando la circuitería esta diseñada bajo FPGA, esta se puede literalmente programar a gusto, para que cumpla funciones especificas. Por ejemplo, un FPGA se puede programar para que actúe como un GPU o también se puede programar para que funcione como un motor de encriptación. En el restaurant de Intel, el menú incluye potencia específica y a la carta, nada menos.

Esto significa que Tolapai tiene un coprocesador  que acelera ciertos tipos de instrucciones dependiendo de cómo sea programado. Por ejemplo, si consideramos un router, el ASU puede ser configurado como el motor de encriptación, acelerando estas transacciones y liberando la carga del núcleo del CPU, lo que representa no sólo un aumento de rendimiento, sino una disminución en el consumo energético del chip.

Esta plataforma aun cuando incluye todos los componentes en un solo chip y además tiene una unidad programable, todavía consume mucho en comparación con sistemas basados en ARM. El Tolapai consumiría un techo de 21W mientras un ARM no sube de 2W. Aunque la diferencia en el consumo promedio probablemente será menos que 19W, sigue siendo un salto demasiado amplio.

Ahora bien, volviendo sobre nuestros pasos, les habíamos mencionado que este SoC está basado en el núcleo Pentium M. Probablemente no sea idéntico, pero estamos hablando de una arquitectura de hace dos años o más que no cuenta con todos los avances que Intel ha desarrollado entre esa época y el Atom, el cual a nuestro juicio sería mejor compañero como CPU para un SoC de bajo consumo.

Sin embargo, Intel apuesta a que este SoC no sea el producto definitivo, sino una primera aproximación o prueba de que el concepto funciona y atacará estas dos variables que afectan el consumo en sus nuevas revisiones implementando un núcleo Atom y miniaturizando el chip a 45, 32 y 22nm. Este último punto es similar a la estrategia real con Atom, la cual por su consumo todavía no compite con ARM, pero a medida que el CPU sea mas pequeño la plataforma se tornará más competitiva. Para esto Intel cuenta al menos con la ventaja de haber sido hasta ahora líder y pionero en  procesos de miniaturización.

Dado lo anterior, se puede decir que esta plataforma es más un diseño hacia el futuro que algo ideal para aplicaciones en la actualidad. Así como Intel lidera hoy la guerra de arquitecturas de CPUs x86 desarrollando chips cada vez mas rápidos y más pequeños, la empresa apuesta al desarrollo a largo plazo de este chip para competir de igual a igual con arquitecturas como ARM. El desarrollo de un concepto tan novedoso como QuickAssist será la ventaja competitiva que le podrá dar el liderazgo en rendimiento pues el chip será más flexible que el planteamiento de NVIDIA cuyo propósito parece definido -y por tanto limitado- de antemano.

Aunque la tarea no es sencilla, recuerden que cuando Intel realmente se propone irrumpir en un mercado tiene recursos y empuje para atropellar cualquier intento de resistencia, como bien comprobó AMD cuando después de los años dorados del Athlon 64 de pronto se encontró cara a cara con el Conroe.
 

Todos quieren esa torta

Sólo para que no piensen que se nos está escapando del panorama general, está claro que todos quieren un pedazo de esta torta. Si bien hay muchos aspectos hacia los cuales el mercado está creciendo, y es rigurosamente cierto que los notebooks están tomándose el mercado de los computadores, sería bastante miope o delataría un campo visual muy estrecho enfocarse únicamente en dominar ese mercado.

Por el contrario, hasta
ahora el mercado que Intel define como MID y que para nosotros en realidad abarca toda la electrónica de consumo ha tenido nada más que saltos cuánticos, variaciones bruscas que delatan que está en pañales. Decimos esto porque un mercado maduro como el de los notebooks no lo puedes alterar con un invento brillante. Puedes causar una gran expectación, cosechar los elogios de la prensa, lucirte en las revistas especializadas y si nos mandas una unidad, también los de CHW. Pero no vas a revolucionar el mercado y, en cambio, miren lo que pasó con el iPhone. ¿Cuan joven e inmaduro debe ser ese mercado para que una sola invención pueda revolucionarlo?

Por lo anterior, doy en pensar que el mercado de los notebooks es como Pandillas de Nueva York, un territorio ocupado pero en expansión en donde ganas terreno en parte combatiendo y quitándoselo a otras facciones y expandiendo tu influencia en general. En contraposición, el mercado de los MIDs es como la película Un horizonte lejano (Far and Away) en donde hay millones de verdes llanuras inhabitadas y sólo tienes que llegar y reclamarlas. Hay terreno para todos pero la guerra la ganarán los que lleguen primero y/o los que lleguen mejor, en general las cosas son un equilibrio de ambos aspectos.

Tenemos por un lado a Intel llegando a estas llanuras deshabitadas con Tolapai, a NVIDIA con Tegra. El panorama se completa considerando alguna variante de VIA Nano, y finalmente AMD Bobcat. Aunque VIA tiene una capacidad de producción y promoción muy limitada, y el diseño de AMD parece existir sólo en el papel, ambas soluciones superan a la de Intel en el apartado consumo, pero esto debiera cambiar cuando -al comprobar que funciona- Intel de el salto definitivo añadiendo Atom a la ecuación de Tolapai.

 

Redondeando…

Se podría decir que mientras Intel ha trabajado incesantemente por alistar un misil teledirigido al núcleo del negocio NVIDIA con su solución gráfica Larrabee, en la trinchera de NVIDIA supieron desde siempre que las tarjetas gráficas eran un yacimiento que eventualmente se agotaría, y en paralelo desarrollaron una estrategia de salida que traspase paulatinamente su negocio a los dispositivos embebidos pero no como los concebimos ahora sino como ellos quieren pintárselo al mundo.

Es en este esfuerzo que tanto Intel como NVIDIA, AMD y VIA puede que terminen -por omisión- trabajando en conjunto para mostrarle a la gente que buena parte de lo que necesitan hacer informáticamente en su vida diaria -básicamente navegar y enviar correos- se puede hacer en una nueva familia de dispositivos portátiles, lo que Intel da en llamar MID por Mobile Internet Device y que explicamos cuando les contamos sobre el concepto de Mike Arrington sobre lo que debe hacer un internet table. Básicamente, se trata enseñarle a la gente -y a la industria- que para ciertas tareas no se necesita un computador portátil, que para ciertos usos menos es más y que lo que importa no es el tiempo que haga el Atom en SuperPi, sino que seas capaz de realizar con comodidad las tareas que debes realizar consumiendo lo mínimo.

 

Fuente: Ars Technica

 

Comente este artículo