El punto de inflexión de AMD

El punto de inflexión de AMD

por

Hoy Héctor Ruiz cede la capitanía en los verdes de Sunnyvale y en su puesto se queda Dirk Meyer, COO, Presidente de la Compañía y para casi todo el mundo el número fijo a la hora de reemplazar a Ruiz. Sin embargo lo que aparece como un simple cambio deja una estela que nos permite divertirnos con algo de especulación.

No hablaremos mucho de historia, de eso encontrarán ya mucho en nuestro portal y sólo seria caer en redundancias, por lo tanto vamos a comprimir el antecedente al acto que hoy nos convoca. AMD es una compañía de microprocesadores, es la segunda más grande en su nicho pero siempre ha tenido el pedazo más pequeño de la torta.

Héctor Ruiz llegó a la cabeza de la compañía reemplazando a Jerry Sanders III, su co-fundador y para muchos un excéntrico magnate. Con el mexicano a cargo, AMD brilló e hizo ruido por primera vez, en varias ocasiones y durante varios años. Tal vez el mayor aporte de Ruiz haya sido comandar, a su vez, al joven Dirk Meyer, quien creó el la arquitectura K8, un producto tan exitoso que hizo temblar a su competidor directo, Intel, el pedazo grande de la torta.

K8 fue un muy buen producto, pero nada dura para siempre y su época pasó. Intel se las arregló para recuperar el cetro del rendimiento con su generación Core 2 Duo, y pese a la fama de usureros demostró con el correr de los meses que tenía las ganas y las ventajas comparativas como para competir además en segmentos económicos, gracias a su capacidad de manufacturar chips con un costo radicalmente más económico.

Fue aquí donde AMD analizó todas las variables y acertó en el hecho de que el futuro de la computación no está en el rendimiento puro, sino en el valor agregado y asi es como decidió comprar ATi Technologies.

ATi Technologies no fue una adquisición barata, y para una compañía no tan grande como era y es AMD una compra de esa envergadura es una operación inmensamente riesgosa. Si AMD hubiese estado en un ciclo bueno, gozando de una participación ascendente, con una arquitectura promisoria bajo la manga, con las arcas llenas y un competidor debilitado, probablemente la compra de ATi hubiese sido un simple paseo. Pero las cosas eran muy distintas, y la empresa que afrontó la adquisición de ATi era un AMD con muchos problemas en ciernes y un escenario de mediano plazo nada favorable. Estas oscuras perspectivas se hicieron realidad, y en los meses siguientes vimos a AMD tambalear por diversos incidentes. Como no queremos entrar en detalles, haremos un listado de los malos días para Hector y su pandilla:

 

AMD repentinamente se vio sin productos, sin dinero y sin una estrategia de salida. Por ende necesitaban una solución, y esa solución terminó por ser conocida como Asset Light, de la cual hablamos hace un tiempo y cuyo despliegue comienza hoy mismo.

 

El nuevo Hector Ruiz

 

Ser CEO de una compañía de tecnología es como ser el presidente de un país pequeño. No importa si sales bien o sales mal, tienes asegurada una vida de lujos por el resto de tu vida. Esto es lo que hace Craig Barret, quien fuese CEO de Intel, hoy presidente del directorio: viajar por el mundo y tener reuniones con gente influyente. Eso es parte de lo que hará Hector Ruiz, viajar y reunirse con socios estratégicos importantes y entes gubernamentales.

Pero esta no es su tarea más importante. El núcleo detrás de esta decisión – en forma figurada – es que Dirk Meyer se haga cargo de AMD Inc. y Hector Ruiz de AMD MAD LLC, que si aun no leen el articulo de Asset Light, son las fundiciones de silicio en la mano de capitales Árabes.

Por supuesto esto no es del todo oficial. Lo oficial hoy es que Hector ya no es CEO, que se tomara el cargo de presidente ejecutivo del directorio, y que se encargara del Asset Light. El punto es que nadie sabe que es Asset Light y de acuerdo a nosotros solo es el nombre “comercial” de AMD MAD LLC.

 

¿Esto es bueno o es malo?

 

Seamos claros, AMD tiene solo dos cartas bajo la manga. Una es Asset Light, de lo cual lo único que sabemos – y de forma extra-oficial nuevamente – es lo que ya escribimos. Lo segundo es Fusion, el procesador con gráficos integrados que debiese aparecer el 2009-2010. ATi, bueno, esta haciendo muy buenas tarjetas gráficas pero aun en el mejor de los escenarios no es un negocio importante en comparación al potencial actual del mercado x86.

En conclusión, cualquier cambio es para mejor en AMD. Esta en una posición delicada – sin contar su área gráfica – y cualquier intento, como el cambiar el CEO, puede ser interesante y traernos algo para sorprendernos. Porque al menos haciendo nada, no veremos el AMD que vimos durante la época K8.

 

Comente este artículo