Apple: Beneficios y costos de su valoración

Apple: Beneficios y costos de su valoración

por

Apple, esa manzana querida por muchos, es el creador de inventos que han dado un golpe a la cátedra como el Macintosh y más tarde el iPod. Hace ya más de un año incursiono en la telefonía celular con un gran éxito. ¿Sera este el ultimo de sus grandes inventos?

En enero del año pasado durante el MacWorld Expo, Steve Jobs CEO de Apple Inc. estaba introduciendo el producto más deseado desde hacía ya un buen tiempo por las personas que son apasionadas por esa marca: el iPhone. Durante el lanzamiento, Jobs hizo una introducción brillante del producto de donde se destaca lo siguiente:

“Cada cierto tiempo un producto revolucionario entra al mercado que lo cambia todo. Uno es afortunado si puede trabajar en solo uno de ellos durante su carrera. Apple ha sido muy afortunado y ha podido introducir algunos de ellos al mundo. 1984, introdujimos el Macintosh. No solo cambio a Apple, cambio a toda la industria de computadores. En el 2001 introdujimos el primer iPod y no solo cambio la forma como escuchamos música, cambio toda la industria de la música…hoy Apple va a reinventar el teléfono.”

Tenía mucha razón en sus palabras, pues efectivamente son muy pocas las empresas que producen productos revolucionarios durante su existencia. Apple ha sido capaz de estar en el momento adecuado y con el producto correcto efectivamente en las tres ocasiones señaladas por Jobs, algo sin precedentes en una industria tan dinámica como la de la tecnología. No solo esto, sino que además tuvo la suerte de lanzar los últimos dos en un periodo de tiempo relativamente corto. Gracias a ellos y a una excelente ejecución de la estrategia de la empresa, la acción de Apple (y por ende su valoración bursátil) llego a niveles impensados. Es tan así, que hoy en día la valoración de Apple es de aproximadamente 140 mil millones de dólares contra la valoración de 116 mil millones de Intel. A primera vista esto parece ilógico, pues Apple no tiene tantos activos físicos como Intel, ni mucho menos la capacidad de producir productos electrónicos complejos. Sin embargo, si uno incluye el valor intangible de la innovación de Apple que pareciese sin límites, junto con darse cuenta que aquellos que aprecian la marca son verdaderos fanáticos de ella, puede ser más compresible su valoración actual.

Otra característica muy común de la acción de Apple hasta hace algún tiempo atrás era que durante y después de los keynotes de Jobs la acción subía en porcentajes considerables. Sin embargo, últimamente la acción de la empresa ha sufrido dos cambios fundamentales: el crecimiento desmedido de la acción se está frenando y ya los keynotes causan que la acción baje (estas tendencias toman en cuenta la pérdida de valor del dólar y el pesimismo en el mercado bursátil en general).

¿Qué puede estar pasando con la empresa de la manzana? Retirando los agentes especuladores del mercado que han inflado el valor de la acción y considerando a aquellos que los analizan en el largo plazo, se puede ver que su lectura indica que el futuro ya no es tan lleno de buenos augurios como en otras épocas.

A primera vista, semejante conclusión resulta poco creíble pues Apple sigue muy fuerte y con posibilidades de crecimiento importantes en los mercados que participa. Sin embargo, una lectura detenida indica que Apple está perdiendo parte de su fortaleza. Por una parte el iPod, tal como lo conocemos (un reproductor de MP3 a precios premium) es un producto en vías de extinción, pues está siendo suplantado por dos competidores muy fuertes: reproductores que cumplen las mismas funciones a precios considerablemente más bajos y teléfonos celulares con capacidad almacenar muchas canciones en su memoria. El estatus “exclusivo” que tenía el iPod se está perdiendo y con el tiempo, pasara a ser uno más dentro de una amplia gama de productos.

No hay mucho más que se pueda innovar en estos productos. De hecho, el mejor y más significativo avance de innovación en esta clase de productos fue el iPhone. Este último junto con los demás teléfonos desplazaran al iPod por una razón sencilla: se tienen las funciones que se necesitan en un solo aparato. El resumen de la evolución del iPod hasta convertirse en iPhone ser resume en una sola palabra: convergencia y ya alcanzamos el punto máximo, de aquí en adelante solo queda que el producto evolucione, no que revolucione.

Algo similar ha pasado con su línea de computadores, entre labores de convergencia y aumento de rendimiento, es poco lo que se puede innovar para mejorar la oferta actual. Si, se pueden poner procesadores más rápidos, capacidad GPU computing, Blu-ray, pantallas OLED, hacerlos más delgados, reconocimiento de voz y gestos, pantallas táctiles, SSDs entre otros, pero no se vislumbra un cambio revolucionario en este sector. Además, el crecimiento en cuanto a participación de mercado es muy limitado pues Apple hace dos cosas que a la gran mayoría del mercado no le gustan: un sistema cerrado en donde solo una empresa produce el hardware y el sistema operativo de una plataforma computacional y poca preocupación por mantener la compatibilidad. Esto le cierra mucho las puertas del crecimiento a la empresa.

Haciendo un resumen de tres de sus cuatro negocios principales, se ve como uno va a desaparecer (iPod) y los otros dos solo podrán evolucionar (sus computadores y el iPhone). El cuarto negocio, iTunes, también se está estabilizando y solo crecerá en la medida que se agreguen más países y un poco más de contenido (en videos particularmente), pero esto también tiene su tiempo muy contado. ¿Qué le queda a la empresa, para mantener su valoración de mercado actual? Innovar para desarrollar un producto similar a los que Jobs menciono cuando lanzo el iPhone.

¿Existe dicho producto? Como se menciono anteriormente, la convergencia es clave dado que vivimos en la actualidad en un mundo en el cual existen todo tipo de aparatos electrónicos que satisfacen las funciones que quiere la gente (descontando la naturaleza de querer que ellos mejoren en rendimiento, capacidad etc.). El ideal es un aparato que cumpla muchas funciones de forma muy fácil. Analizando los mercados tecnológicos, el único lugar donde no hay un claro vencedor es el living de la casa, no hay ningún producto que gravite, ni Apple TV, ni la Xbox 360 ni el PS3. Por ahí pudiese aparecer la siguiente innovación de Apple.

Pareciera ser que estamos en una situación muy particular en la cual no hay mucho espacio para revolucionar. Apple está luchando para mantener la valoración de mercado de largo plazo que se ha ganado por su innovación, pero a diferencia de otras épocas cuando la empresa no sentía esta presión, el futuro no se puede anticipar tan claramente y esto fue demostrado con la recepción agridulce que recibió el MacBook Air. ¿Podrá Apple sorprendernos nuevamente o será hora de comenzar a desesperanzarse pues la tecnología esta tan avanzada para nuestras necesidades actuales que ya no hay espacio para las revoluciones y acciones sobrevaloradas? Solo el tiempo nos responderá esta pregunta.

 

Comente este artículo