Starbucks dejaría de vender música

por

Se enfocarían al café del día

Starbucks es una de las marcas más reconocidas, respetadas y onderas de la cultura occidental, y a diferencia de la cultura chatarra que uno identifica con los Estados Unidos transmite un aire más intelectual y por lo mismo se gana el respeto incluso de los que aborrecen la plástica idiosincracia del norte.

Por sus características, la dirección de la cadena de cafeterías ha luchado mucho tiempo para convertirla en más, mucho más, que una simple cadena de cafeterías. Tal como ellos lo describieron una vez, su objetivo era hacer de Starbucks un “entertainment hub”, un lugar en donde el café sea sólo un accesorio para la experiencia de ir a compartir, conversar, navegar y comprar merchandising.

Hoy nos enteramos de que la directiva ha decidido terminar con la venta de CDs en la tienda, y no seguir intentando explotar la supuesta sinergía de la entretención entregando vouchers promocionales para iTunes, aunque sí quieren seguir ofreciendo WiFi gratuito para los clientes con iPhone. ¿La razón? Básicamente porque era un gasto de tiempo, esfuerzo y espacio físico y reportaba poca o ninguna ganancia.

Esta noticia es un ejemplo más de que el concepto de sinergía no genera valor por sí mismo, y que es fácil pensar -a priori- que dos actividades se potenciarán cuando en la práctica terminan más bien estorbándose. En este caso particular, Starbucks persiguió ser un poco Web 2.0 pero en el mundo real… y no le resultó.

Fuente: Silicon Alley Insider