Cómo no defender los derechos de autor

por

Festín en The Pirate Bay

Si vas a sacar a alguien al pizarrón (eufemismo para decir que quieres tapar a alguien a insultos en lo posible en público para maximizar la humillación) asegúrate de que sea alguien que te respeta o al menos te tema, o te puedes llevar desagradables sorpresas.

Lo anterior lo comprobó hace un par de años el panel del programa SQP cuando intentó vilipendiar en cámara al administrador del Antro (TC) sin considerar que él no los respetaba por lo que, lejos de amilanarse por ser emplazado desde la TV, se burló del panel completo durante media hora.

Algo bastante similar aunque, a esta altura, atestiguado por millones de personas, pasó en The Pirate Bay cuando alguien -puntualmente el representante de un sello escocés- pensó que la sección de quejas realmente era para quejas y escribió:

Le pedimos que el archivo en cuestión sea removido inmediatamente pues tiene copyright legal, y no hay autorización para liberarlo como una descarga ilegal.

Lo que siguió fue un festival de burlas en las que el admin de TPB, Peter Sunde, contesta con frases de antología como

¿Es acaso posible autorizar algo para ser descargado ilegalmente? ¿No es cierto que de ser autorizado dejaría de ser ilegal?

El derrotero de mofas de Sunde se vuelve aún más frontal cuando la misma artista cuyo disco está siendo compartido -Indiana Gregg- entra a terciar en la discusión citando la DMCA la cual es una ley de los Estados Unidos y por cierto no tiene validez en Escocia ni en Suecia. Un desastre.

Hay una segunda lección que extraer de todo esto y es que tanto los representantes de las disqueras como los autores muestran una ignorancia supina en temas de defensa de sus derechos de autor, lo cual es preocupante pero no precisamente para nosotros, sino para toda la industria de la música, que parece vivir en una especie de sueño febril en donde la MPAA demanda estudiantes, los cantantes le mandan mails al tracker más popular del planeta y los representantes de las disqueras apelan a la compasión del admin.

Están tan perdidos que casi dan ganas de ayudarlos un poco, al menos aconsejándoles no exponerse al ridículo.

Fuente: TorrentFreak