Primera prueba empírica de Swiftshader

Primera prueba empírica de Swiftshader

por

Un software renderer que funciona

En ausencia de una tarjeta de video decente, Windows tiene un renderer basado en software que, si hay que compararlo con una tarjeta de video, equivale más o menos a una Geforce 7300GT… una a la cual le hubieran sacado el GPU con un alicate y luego le hubieran pasado un tren por encima. En otras palabras, no anda ni para atrás.

Sin embargo, lo anterior no significa que no se pueda hacer, y hace pocos días la empresa Transgaming (que produce Cedega para Linux y CIDER para Mac) presentó Swiftshader, un producto que cae dentro de su especialidad: un middleware que opera entre el juego y la aceleración 3D, interceptando las llamadas en forma transparente, y adaptándolas para ser resueltas en el CPU de una manera que claro, no rivaliza con una verdadera VGA pero, a diferencia del soft renderer de Windows, sí funciona, y es tan simple como copiar el D3D9.dll a la carpeta de la aplicación. Más transparente, imposible.

A su vez, el sitio alemán PCGamesHardware probó empíricamente el swiftshader, comprobando que aunque ofrece resultados humildes, funciona, y eso ya es un gran paso. A continuación podemos ver cómo un equipo que no posee un adaptador gráfico mínimamente decente es capaz de pasar 3DMark2003.

Ahora bien, aterricemos un poco la cosa. Estamos viendo Core 2 Duo y Core 2 Quad, lo cual nos indica que, como mínimo, es una placa con PCIe o con video integrado, y en ambos casos necesariamente hay soporte para DX9. Sin embargo, el uso de swiftshader indica que ese adaptador no está operando. En otras palabras: todo el puntaje que hemos visto es mérito del software. Podemos concluir que swiftshader sólo tiene sentido en máquinas potentes que además no tengan un adaptador capaz de hacer DX9. Ya veremos si se quedan con una combinación tan escasa o perfeccionan la idea para que la potencia del CPU y la del GPU sean combinables.

Fuente: PCGamesHardware