NVIDIA GeForce 9800GTX

NVIDIA GeForce 9800GTX

por

O las odias o las amas, pero las tarjetas de doble núcleo no pasan desapercibidas. Para el segmento que las odia, NVIDIA lanza la GeForce 9800GTX, la que se dice ser – y probablemente lo sea – la tarjeta de un solo procesador gráfico más rápida del mercado. 

El día de hoy NVIDIA anuncia con todos sus papeles en regla a la tarjeta de video single-GPU más rápida de su baraja a la fecha, la GeForce 9800 GTX, que ha pasado por un ciclo especialmente duro de críticas a medida que las noticias y rumores en torno a su lanzamiento la situaban casi al mismo nivel que las tarjetas high-end de la generación 8000, en particular con la 8800 GTS 512.


En este artículo veremos lo que NVIDIA promete con su 9800 GTX, las innovaciones que esta trae y, en definitiva, si su ya veterano núcleo G92-420 está listo para retirarse.

 

La solución single GPU más rápida del orbe

 

En la lucha por la corona del rendimiento, tanto AMD/ATI como NVIDIA han recurrido a las antiguas técnicas de estrujar dos núcleos gráficos en uno sólo de sus productos, y aunque la implementación de las Radeon HD 3870X2 y GeForce 9800 GX2 dista mucho entre sí, está claro que, tal y como lo dijo Jen-Hsun Huang en su momento, son soluciones poco elegantes en su implementación y poco eficientes para nuestros bolsillos.


Con esto nos quedamos frente a frente con la solución “tradicional”, una tarjeta de video con sólo un núcleo gráfico llevado hasta sus límites para ofrecer lo mejor que la compañía tiene para vender sin “hacer trampa”. Así llegamos al protagonista de nuestro artículo, la GeForce 9800 GTX de NVIDIA, lanzada un mes después que su hermana de serie, la 9600 GT.

 

Mirada técnica

Noticias y rumores de diversas fuentes ya nos advertían desde hace semanas de lo poco atrayente que parece ser la 9800 GTX desde un punto de vista técnico, pues bajo las pegatinas de héroes míticos y en medio de un PCB en un agresivo color nos encontramos con el conocido núcleo G92-420, cuyos ancestros se remontan a la popular 8800 GT en su sabor de 116 SP y que hoy lo vemos armado con algunos más, llegando a la cifra de 128 SP. Mirándolo desde otro punto de vista, es exactamente el mismo núcleo de la GeForce 8800 GTS 512, con su proceso de manufactura de 65 nm incluido.

Hablando en fríos números, el G92 de la 9800 GTX corre a una frecuencia de 675 MHz, mientras que sus Shaders Processors hacen lo propio a 1688 MHz. NVIDIA sigue apoyándose en memorias GDDR3, que en este caso brindan 512 MB de capacidad y una velocidad de 1,1 GHz. En comparación, la 8800 GTS 512 corre a 650 / 1625 / 970 MHz en núcleo, shaders y memorias, respectivamente, por lo que la competencia entre ambas es muy reñida. Cabe notar que la diferencia más fuerte entre ambas es en la velocidad en memorias, lo que parece justificar la teoría de que el G92 está hambriento por ancho de banda.


Para los conscientes del consumo eléctrico de su PC, la 9800 GTX utilizará unos 156 Watts, mientras que su longitud física rozará los 27 centímetros.


El tema de precio será especialmente sensible para la 9800 GTX, pues si se abre mucho de alas podría toparse por arriba con la solución dual GPU de AMD, la HD 3870 X2, que se deja ver en NewEgg entre los US$400 y US$420. Siendo congruentes con este nivel, NVIDIA propone un precio sugerido de entre US$300 y US$350 para tener un margen de respiro generoso.

El desempeño… según NVIDIA

Como en todo lanzamiento que se jacte de su dignidad, NVIDIA ha publicado los resultados que hipotéticamente obtuvieron al probar la 9800 GTX en sus laboratorios. Atrás quedaron las comparaciones con su generación anterior y con la competencia, el gráfico sólo muestra los resultados de la 9800 GTX sin punto de referencia. Sin mayores datos de la plataforma utilizada (fuera del procesador) y de la configuración particular de cada título, lo mejor es tomarse estos datos con cautela. Aún así, los resultados preliminares parecen ser más evolutivos que revolucionarios en comparación con sus antecesores.

Sin perder la oportunidad de lanzar golpes bajos contra Intel, NVIDIA nuevamente propone que un upgrade de tarjeta de video es mucho más rentable desde una perspectiva rendimiento/costo a hacer un cambio de procesador. Para comprobar su “hipótesis” comparan los resultados base recién expuestos (9800 GTX + Core 2 Duo E6750) con un upgrade de US$1080 (9800 GTX + QX9650) y el que propone NVIDIA, de sólo US$350 para comprar una segunda 9800 GTX y utilizar una configuración SLI.

El diablo está en los detalles

Como vimos hace un par de líneas, la 9800 GTX no parece ser a primera vista el bulldozer del desempeño que representó, por ejemplo, la serie 6 en su momento, pero tiene algunos ases bajo la manga que podrían justificar el salto generacional.

De hecho, son tres cartas las que NVIDIA tenía relativamente guardadas: Triple- SLI (3-way SLI), HybridPower y PureVideo HD, que pasamos a detallar ligeramente.

Triple / 3-Way SLI

Tal y como lo dice su nombre, el Triple SLI e ">s la técnica de combinar tres tarjetas gráficas de NVIDIA con el objetivo de dividir la carga entre los integrantes y así aumentar el desempeño del grupo como un todo. Hasta ahora NVIDIA había estado limitada a combinar dos VGAs (single-GPU) para ejecutar esta maniobra, pero esta restricción ha sido levantada por la 9800 GTX gracias a sus conectores SLI duales, con los que se puede comunicar con otras dos tarjetas de video.

La escalada en rendimiento al agregar una tercera gráfica a la ecuaci
ón no es tan drástica como el salto a SLI "normal”, pero NVIDIA propone resultados prometedores para los millonarios que quieran hacerse de dicha configuración.

Hybrid Power

La tecnología de Hybrid Power es parte de la iniciativa Hybrid-SLI de la que hablamos hace un tiempo. Este movimiento combina dos proyectos, el primero, GeForce Boost, busca utilizar una VGA integrada de NVIDIA (GeForce 8200) para aumentar el rendimiento de una tarjeta de video dedicada de gama media-baja. Como la 9800 GTX está lejos de esto, el trabajar en conjunto con una solución como la GeForce 8200 sólo limitaría su potencial por la enorme diferencia de poder entre ambas.


Lo que sí incorpora la 9800 GTX es Hybrid Power, la segunda mitad de la ecuación del SLI. Como hemos dicho en ocasiones anteriores, Hybrid Power promete apagar por completo la tarjeta de video dedicada del equipo y recurrir a su solución integrada cuando el nivel de carga gráfica sea bajo. Es por este motivo que NVIDIA empezará a incluir un chip gráfico integrado en todas sus lógicas, además de empezar a incorporar la circuitería necesaria en sus nuevas VGAs dedicadas para soportar esta capacidad.

PureVideo HD


La última jugada de la 9800 GTX es un motor de decodificación de video en alta definición bajo el nombre de PureVideo HD. En esta versión, PureVideo no sólo disminuirá la carga de trabajo sobre el procesador haciendo gran parte del trabajo de decodificación, sino que también podrá manejar hasta dos fuentes de video HD simultáneamente.


Algunas últimas gracias del PureVideo HD son un controlador de “contraste dinámico” y mejoras automáticas en variados tonos de color. Estas promesas hay que tomarlas con un grano de sal, pues el contraste dinámico es simplemente el control del brillo en pantalla a nivel de monitor o VGA dependiendo de la escena que se esté mostrando, con lo que se prometen “negros más negros” y cosas por el estilo. Lamentablemente la capacidad que tenga una tarjeta de video para desglosar una imagen al instante y hacer una evaluación precisa de lo que se requiere es cuestionable. El tema del balance de colores sigue una línea de razonamiento similar, que responde al interés del público en general de preferir colores más saturados a que sean más exactos, por lo que probablemente nos encontremos frente a una simple “corrección” gamma para hacer de la imagen algo más interesante.

Conclusión: ¿Qué trae de nuevo la 9800 GTX?


Al olvidarnos de su nombre y empezar a desglosarla, la 9800 GTX no pareciera ser la panacea del mundo del desempeño gráfico, basada en un chip que ya habíamos visto con anterioridad y sin mayores mejoras a nivel arquitectónico, hasta el punto de que extrañamos las extensas comparaciones que hacía NVIDIA antes del lanzamiento de un nuevo gran producto.


Las cosas nuevas que la 9800 GTX trae a la mesa son interesantes y útiles (PureVideo HD / Hybrid Power), o bien podrían ser un motivo poderoso de compra para ciertos individuos (3-Way SLI), pero a final de cuentas ninguna parece influenciar a primera vista la potencia que tenga esta tarjeta para mover un juego a altas resoluciones y con filtros al máximo, que es lo que busca el mercado objetivo de este segmento
.

 

Comente este artículo