Juez falla a favor de RAMBUS

por

Ahora terminarán cobrando royalties

Esta es la historia de una empresa que desarrollaba tecnologías de memoria RAM y que incluso en una época introdujo un tipo propietario de memorias, las cuales logró enchufarle a Intel. El resultado no fue que Intel le ayudara a Rambus a masificar su producto, sino que Rambus le bajó las ventas a Intel en su malogrado socket 423.

Pero no es ese el meollo de la historia. Sucede que, según una facción de los litigantes, cuando Rambus fue parte de la JEDEC, el grupo de interés que define los estándares para la memoria RAM, por debajo iba patentando tecnologías que en su calidad de miembro sabía que se masificarían, y años después, cuando había abandonado este organismo, aprovechó de demandar a los fabricantes por usar “su invento”.

Rambus, por su parte, dice que sus patentes eran anteriores a su presencia en la JEDEC, y que según el estatuto del organismo, los miembros no están obligados a revelar qué patentes poseen.

Para mí está claro que en cualquiera de los dos casos, Rambus usó y abusó de su presencia en la JEDEC para convertir sus patentes en estándares o bien los estándares en patentes suyas, pero un juez de San Francisco determinó que no hay mala fe y que Rambus tiene el legítimo derecho de recibir royalties de parte de los fabricantes.

Considerando que las memorias están en un nivel tan bajo de precios, puede que esta medida saque del mercado a los fabricantes más pequeños.

Fuente: Tech Report