El efecto Creative

El efecto Creative

por

Los usuarios molestos de todo el mundo se están manifestando contra la empresa que alguna vez fue una gran compañía, en un mundo donde la lógica de vender gato por liebre ya no resulta. Esto es el "Efecto Creative", morderle la mano a quien da de comer: tus clientes.

Admito no tener los suficientes años para recordar la primera época deo Creative, pero sí puedo decir que sus productos han marcado la historia al punto de convertir la palabra Soundblaster  casi en un apelativo genérico para las tarjetas de sonido porque ¿Quien no tuvo una Sound Blaster? Por lo menos, como dice Amenadiel "en una época tenía fichas en la venta de CD ROMs, CDRW, VGAs, tarjetas decodificadoras de DVD y, obviamente, tarjetas de sonido".

Pero el tiempo pasa. Creative Labs pasó a ser de una buena empresa a una rancia empresa con sus productos. Lo que están leyendo en la internet como "Maten a Creative", es quizás la gota que rebalsó el vaso.

Sangre en el ojo

Eso es exactamente lo que tenían la mayoría de los clientes con Creative, clientes como tú, yo, el vecino de mi polola y el ingeniero en sonido en su estudio.

Primero que nada, los últimos drivers/controladores de Creative hace rato que son un dolor en el trasero, y éste se agudizó con Windows Vista. Los usuarios notaron que sus tarjetas de sonido "Vista Ready" en realidad funcionaban como soluciones integradas, a todas luces peor que en Windows XP. Ya no tenías las principales gracias de la tarjeta: Dolby® Digital, señales DTS™, Sonido 5.1, Stereo Surround, etc. A lo mucho podías devolver el sonido multi-canal a ciertos juegos en Vista, con Creative Alchemy, programa que costaba US$ 10. Lucrar con falencias de tus productos suena bastante poco amigable.

 

Todo era tinieblas, hasta que apareció el salvador, llamado Daniel Kawakami. Este hábil programador logró hacer casi 90% funcionales los controladres inservibles de Creative, colocándolos en el foro de Creative y detallando su instalación y contenido. Durante varios meses sirvió a la gran comunidad de clientes furiosos de la combinación Creative + Vista, incluso aceptando donaciones por su trabajo, hasta hoy.

El aleteo de una mariposa en Japón…

Phil O’Shaughnessy, el VicePresidente de Comunicación Corporacional de Creative, le pidió a Daniel en el mismo foro cesar la distribucion de sus controladores modificados, ya que la propiedad intelectual del software no es de él sino de la compañía. De hecho, lo cubrimos como Noticia Breve.

Rápidamente Daniel aceptó retirar todo el material, sin embargo, los usuarios demostraron su pesar sobre el material del único tipo que estaba haciendo las cosas bien, mejor que una compañía con números. La palabra se empezó a propagar y el resultado es una debacle global para Creative.

Todo partió con los usuarios molestos diciendo no adquirir más productos Creative, hasta flood en los foros con frases "Creative está PERDIDO" que son borrados minutos después. Eventualmente, en la era de la Internet, fácilmente puedes informarle a millones de usuarios cómo es Creative con sus ya-no-tan-fieles usuarios.

La furia de todos no se hizo esperar, especialmente los seguidores. Vender un pedazo de silicio casi inservible tiene sus consecuencias tarde o temprano. La actitud de hoy es no comprar productos Creative, que en palabras de sus mismos clientes, es una empresa que no se preocupa por ellos.

También otras actitudes como romper la tarjeta de sonido, y esparcir los últimos controladores que creó Daniel por toda la web – especialmente The Pirate Bay – son la tónica del día. Mientras algunos optarán por soluciones integradas que, mal que mal, ya no parecen tan malas, los entendidos, que de todos modos requieren soluciones de alto nivel, optarán por  una Diamond Extreme 7.1 o Xonar DX.

En Chile, perfectamente podrías devolver tu tarjeta de sonido porque se niega a funcionar en su totalidad en Windows Vista. Es perfectamente legal, según la Ley del Consumidor (PDF Warning). Si no me creen, cito textualmente, del artículo 20, los puntos c y d:

Artículo 20.- En los casos que a continuación se señalan, sin perjuicio de la indemnización por los daños ocasionados, el consumidor podrá optar entre la reparación gratuita del bien o, previa restitución, su reposición o la devolución de la cantidad pagada:

c) Cuando cualquier producto, por deficiencias de fabricación, elaboración, materiales, partes, piezas, elementos, sustancias, ingredientes, estructura, calidad o condiciones sanitarias, en su caso, no sea enteramente apto para el uso o consumo al que está destinado o al que el proveedor hubiese señalado en su publicidad;

f) Cuando la cosa objeto del contrato tenga defectos o vicios ocultos que imposibiliten el uso a que habitualmente se destine;

No tengo idea si en otros países será lo mismo, por lo que tendrán que leer bien lo que dice la ley en su respectivo país. 

Miremos la bolita de cristal

No tomaría tan a la ligera este suceso, y espero que tampoco Creative lo haga. Es muy difícil que ésta empresa llegue a la bancarrota total a corto o mediano plazo después de ésto. Es como en la película de Pearl Harbor: "Esto será sólo un pinchazo, pero directo en sus corazones".

Probablemente veamos cómo las acciones en la bolsa caen bajo los $4.45. Algo impensable hace unos 14 años atrás, cuando había alcanzado los US$ 37 dólares.

Entre otras noticias, gracias a éste mensaje y la autenticidad del e-mail de registro, se rumorea que NewEgg, uno de los más grandes e-tailers del globo, saque de su catálogo todos los productos "Vista Ready" de la compañía hasta que la situación se normalice.

Se me olvidó decir que hoy estamos a 31 de marzo, y que existe una pequeña posibilidad de que todo sea una elaboradísima broma de Apri’ls Fools (la analogía anglo del día de los inocentes). ¿Será todo simplemente una farsa? ¿Al menos será falso lo de NewEgg? Lo que sí está claro es que la imagen de Creative está por los suelos, broma o no.

¿Realmente es posible hacer una broma que  haga caer tus acciones en un 15%? Salvo para pensar en una enfermiza estrategia de recompra, la verdad, nos inclinamos por pensar que todo esto es cierto, y que es un asun
to terriblemente serio.

 

Comente este artículo